Menu

15-M: La crisis neoliberal, que la pague el capital

8 juny, 2011 - Moviment 15M

Francisco Morote – ATTAC Canarias
Movimiento 15-M, Spanish revolution, Primavera española, Mayo español… Son varios los nombres y con ellos los significados y los ecos que estos nombres evocan. Sea cual sea el nombre que se escoja y el tiempo seguramente destacará alguno, la pregunta clave es, ¿ qué consecuencias tendrá?
Difícil contestar tan pronto a esta pregunta, porque el movimiento 15-M, la Spanish revolution, la Primavera española, el Mayo español están aún en marcha e, incluso, puede que todavía no haya terminado el impulso de su expansión, que de española pretende, nada menos, que pasar a ser mundial.
Ahora bien, a mi juicio, el movimiento social iniciado en España por Democracia Real Ya, para alcanzar una dimensión mundial que pueda ser asumida por todos los pueblos ha de fijarse un objetivo común, en el que toda la ciudadanía universal se reconozca, y es, que la crisis general provocada por el neoliberalismo la pague quién la provocó, es decir, el capital.
Ese objetivo implica comprometer a los partidos con responsabilidades de gobierno a dar un giro copernicano a la antipopular salida de la crisis. Y caso de que esos partidos no asuman el compromiso con una salida que haga recaer el peso de los esfuerzos, que no de los sacrificios, sobre el capital – en 2010 el uno por ciento de la población millonaria mundial poseía el 39% de la riqueza del planeta, según la consultora The Boston Consulting Group -, veremos aparecer o crecer, de un modo natural, nuevas fuerzas políticas y propuestas que respondan a las demandas de los pueblos en lucha por la justicia universal.
¿ Es difícil la tarea? Casi imposible y, sin embargo, viviendo en una época en la que el sistema capitalista está dando pruebas de estar llegando a los límites de lo posible y lo razonable, la esperanza no es una quimera.
El capital mundial, los propietarios, gestores y administradores del capital, atrincherados en sus privilegios no cederán fácilmente, pero los partidos con responsabilidades de gobierno o los gobiernos pueden estar seguros de que si no revierten la situación, los movimientos 15-M y sus campamentos democráticos, en un mundo de ciudades y ciudadanos empobrecidos, proliferarán como hongos a lo largo de todo el siglo XXI.

ATTAC Mallorca no s'identifica necessàriament amb els continguts publicats, excepte quan estan signats per la pròpia organizació.