La crisis económica mundial: una oportunidad histórica de transformación

24 octubre 2008 | Categorías: Comunicats | 3.985 lecturas |

Una primera respuesta de individuos, movimientos sociales y organizaciones no gubernamentales que apoyan un programa transicional para una transformación económica radical.

Preámbulo

Aprovechando la oportunidad que tanta gente de distintos movimientos y ONGs se encontraban reunidos durante el Foro de los Pueblos Asia-Europa (AEPF) en Pekín, el Transnational Institute y Focus on Global South, convocaron una serie de reuniones nocturnas informales entre el 13 y 15 de octubre de 2008. Durante las mismas, examinamos el significado de la crisis económica global actual y la oportunidad que nos ofrece para hacer llegar al dominio público algunas de las alternativas inspiradoras y factibles en las que muchos de nosotros hemos estado trabajando durante décadas. Este manifiesto representa el resultado colectivo de nuestras noches de Pekín. Nosotros, los firmantes iniciales, queremos que sea una contribución a los esfuerzos para formular propuestas alrededor de las cuales nuestros movimientos pueden organizarse, como base para la creación de un orden político y económico radicalmente diferente. Para evitar duplicaciones en la firma del Manifiesto, por favor agregue su nombre y/o organización en la sección de comentarios de la versión en inglés.

La Crisis

El sistema financiero mundial se está desmoronando a gran velocidad. Esto sucede en medio de múltiples crisis: energética, alimentaria y climática. El poder de los EE.UU. y la UE, y las instituciones globales que dominan, particularmente el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial y la Organización Mundial de Comercio se están debilitando seriamente. No sólo está siendo cuestionado la legitimidad del paradigma neo-liberal, sino el propio futuro de capitalismo en sí mismo.

Tal es el caos del sistema financiero global que los gobiernos del hemisferio norte han recurrido a tomar medidas por las que nuestros movimientos y organizaciones hemos abogado durante años, como ser la nacionalización bancaria. Estos movimientos, sin embargo, son medidas de estabilización a corto plazo y una vez que se aclare la tormenta, es probable que se devuelvan los bancos al sector privado. Tenemos una corta ventana de oportunidad para movilizarnos e impedir que esto ocurra.

El desafío y la oportunidad

Esta coyuntura de crisis profunda nos hace entrar en terreno desconocido. Los efectos de de la crisis financiera serán graves. Se está empujando a la gente a sentirse profundamente insegura; la miseria y las dificultades aumentarán en todas partes, impactando especialmente en los más pobres. No debemos ceder este momento a grupos fascistas, populistas de derecha o xenófobos, quienes seguramente intentarán aprovecharse del miedo y de la cólera de la gente para sus fines extremistas y reaccionarios.

A lo largo de muchas décadas se han formado movimientos poderosos contra el neoliberalismo. Estos crecerán conforme la información crítica de la crisis llegue a más gente, gente que ya está indignada porque los fondos públicos se desvían para pagar problemas que ellos no han creado, gente que ya estaba preocupada por la crisis ecológica y el aumento de los precios – especialmente de los alimentos y de la energía. Los movimientos crecerán aun más a medida que la recesión empiece a notarse y las economías comiencen a hundirse en la depresión.

Hay una nueva apertura a las alternativas, y para que tengan la atención y el apoyo de la gente tienen que ser prácticas y factibles de forma inmediata. Tenemos ya en marcha alternativas convincentes y tenemos otras muchas buenas ideas que se intentaron en el pasado pero fueron desestimadas. Nuestras alternativas se centran en el bienestar de la gente y del planeta. Por ello, se necesita un control democrático de las instituciones financieras y económicas. Este es el hilo conductor que conecta las propuestas presentadas a continuación.

Propuestas para el debate, la elaboración y la acción

Sector financiero

  • Socialización completa de los bancos, no sólo la nacionalización de los activos malos.
  • Creación de instituciones bancarias basadas en las necesidades de la gente y consolidación de las formas populares que ya existen de préstamos basados en la reciprocidad y solidaridad.
  • Institucionalizar la transparencia total dentro del sistema financiero con la apertura de los libros de cuentas al público, facilitada por organizaciones ciudadanas y de los trabajadores.
  • Introducir la supervisión del parlamento y de los ciudadanos sobre del sistema bancario existente
  • Aplicar criterios sociales (incluyendo las condiciones laborales) y ambientales en todos los préstamos, incluyendo aquellos con propósitos comerciales.
  • Dar prioridad a los préstamos, con tipos de interés mínimos, para cubrir necesidades sociales y ambientales y para ampliar la ya creciente economía social.
  • Reformar los bancos centrales en base a objetivos sociales y ambientales democráticamente determinados, y hacer estas instituciones responsables ante los ciudadanos.
  • Proteger las remesas de los inmigrantes a sus familias e introducir legislación que restrinja las comisiones e impuestos en las transferencias.

Impuestos

  • Cierre de todos los paraísos fiscales
  • Acabar con las rebajas de impuestos para las compañías de combustibles fósiles y nucleares.
  • Aplicar rigurosos sistemas fiscales progresivos
  • Introducir un sistema tributario global para evitar la transferencia de precios y la evasión de impuestos
  • Introducir una recaudación en los beneficios de los bancos nacionalizados con la que se podrán establecer fondos de inversión ciudadanos (véase más abajo).
  • Imponer impuestos progresivos rigurosos a aquellos con una huella energética de carbón más elevada.
  • Adopción de controles, como la Tasa Tobin, sobre los movimientos del capital especulativo.
  • Reintroducir las tarifas y los impuestos en las importaciones de mercancías de lujo y otras mercancías producidas localmente como medio para aumentar la base fiscal del estado, con el fin también de apoyar la producción local y poder reducir así las emisiones globales de carbono.

Gasto público e inversión

  • Reducir radicalmente el gasto militar
  • Redirigir el gasto público utilizado para rescatar a los bancos y destinarlo a garantizar las rentas básicas y la Seguridad Social, y a proporcionar servicios sociales básicos para todos como vivienda, agua, electricidad, salud, educación, cuidado de niños, acceso a Internet y otras instalaciones de comunicación públicas.
  • Utilizar los fondos ciudadanos (véase arriba) para apoyar a las comunidades más pobres
  • Asegurarse de que a la gente en riesgo de perder sus hogares debido a los defectos en las hipotecas causadas por la crisis se le ofrece una renegociación de las condiciones de pago
  • Detener las privatizaciones de los servicios públicos
  • Establecer empresas públicas bajo control de los parlamentos, de las comunidades locales y/o de los trabajadores para aumentar el empleo
  • Mejorar el funcionamiento de empresas públicas mediante la democratización de la dirección, y animar a los responsables de los servicios públicos, al personal, a los sindicatos y a las organizaciones de consumidores para que colaboren con este fin.
  • Introducir el sistema de presupuesto públicos participativos a todos los niveles posibles.
  • Inversión masiva en mejorar el rendimiento energético, en transporte público con bajos niveles de emisiones de carbono, energías renovables y restauración ambiental.
  • Controlar o subvencionar los precios de los artículos de primera necesidad.

Comercio internacional y finanzas

  • Aplicar una prohibición global permanente a la venta a corto plazo de acciones
  • Prohibir el comercio de derivados
  • Prohibir toda especulación con los alimentos básicos.
  • Cancelar la deuda de todos los países en vías de desarrollo – que está aumentando ya que la crisis ha disminuido el valor de las monedas en el hemisferio sur.
  • Apoyar al llamamiento de las Naciones Unidas a implicarse en los debates sobre cómo resolver la crisis, que va a tener un impacto mucho más grande en las economías del Sur de lo que se está reconociendo actualmente.
  • Eliminar el Banco mundial, el Fondo Monetario Internacional, y la Organización Mundial de Comercio
  • Eliminar el dólar americano como la moneda de reserva internacional
  • Establecer una investigación popular de los mecanismos necesarios para establecer un sistema monetario internacional justo.
  • Asegurar que las transferencias humanitarias no decaigan como resultado de la crisis
  • Suprimir la ayuda condicionada
  • Suprimir las condicionalidades neoliberales en los programas de ayuda
  • Eliminar el paradigma del desarrollo orientado a la exportación, y reenfocar el desarrollo sostenible en la producción para el mercado local y regional.
  • Incentivar los productos producidos para el mercado local o cercano.
  • Cancelar todas las negociaciones de Tratados de Libre Comercio (TLCs) y los Acuerdos de Partenariado Económico.
  • Promover acuerdos regionales de cooperación económica, como UNASUR, la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA), el Tratado de Comercio de los Pueblos (TCP) y otros, que animen el desarrollo genuino y poner fin a la pobreza.

Medio Ambiente

  • Introducir un sistema global de compensación para los países que no exploten las reservas del combustible fósil en el interés global de limitar efectos sobre el clima, tal y como ha propuesto Ecuador.
  • Pagar indemnizaciones a los países del Sur por la destrucción ecológica llevada a cabo por el Norte para que puedan ocuparse debidamente del cambio climático y de otras crisis ambientales.
  • Aplicar estrictamente el “principio de precaución” de la declaración de la O.N.U de derecho al desarrollo como condición para todos los proyectos ambientales y de desarrollo.
  • Detener los préstamos para los proyectos de “Mecanismo de Desarrollo Limpio” del Protocolo de Kioto que sean ambientalmente destructivos, ej. monocultivos de eucalipto, de soja y de aceite del palma.
  • Parar el desarrollo del comercio de emisiones de carbono y todos aquellos otros que sean contraproducentes ambientalmente, como los de captura y secuestro del carbón, los biocombustibles, energía atómica y tecnología “de carbón limpio”.
  • Adoptar estrategias para reducir radicalmente el consumo de los países ricos, mientras se promueve el desarrollo sostenible en países más pobres.
  • Introducir la dirección democrática de todos los mecanismos internacionales de financiación para la mitigación del cambio climático, con fuerte participación de los países del Sur y de la sociedad civil.

Agricultura e industria

  • Eliminar el paradigma pernicioso del desarrollo industrial, que exprime el sector rural para obtener los recursos necesarios para la industrialización y la urbanización
  • Promover estrategias agrícolas que busquen la seguridad y soberanía alimentaria, así como la agricultura orgánica.
  • Promover reformas agrarias y otras medidas que apoyen al pequeño agricultor y mantengan las comunidades campesinas e indígenas.
  • Parar la expansión de empresas del agro-negocio que promueven monocultivos social y ambientalmente destructivos.
  • Parar la reforma de la legislación laboral que tiene como objetivo ampliar el horario de trabajo y que facilitan el despido o traslado de los trabajadores.
  • Asegurar el trabajo ilegalizando aquellos trabajos precarios mal pagados.
  • Garantizar la igualdad de salario a las mujeres en las mismas condiciones laborales- como principio básico y para ayudar a contrarrestar la recesión aumentando la capacidad de consumo de los trabajadores.
  • Proteger los derechos de los trabajadores inmigrantes en el caso de pérdida de empleo, asegurando la vuelta y reintegración a sus países de origen. Para aquellos que no puedan volver, no debe haber retorno forzoso, debe garantizarse su seguridad, y se les debe proporcionar empleo o una renta mínima básica.

Conclusión

Todas estas propuestas son prácticas y de sentido común. Algunas iniciativas ya están en curso y han demostrado ser factibles. Su éxito tiene que ser publicado y popularizado para inspirar su puesta en práctica en otros lugares. Otras es poco probable que se lleven a la práctica basándose solamente en sus méritos objetivos. Se requiere voluntad política. Implícitamente, por lo tanto, cada propuesta es una llamada a la acción.

Hemos escrito lo que entendemos es un documento vivo que se desarrollará y enriquecerá con los aportes de todos nosotros. Para evitar duplicaciones en la firma del Manifiesto, por favor agregue su nombre y/o organización en la sección de comentarios de la versión en inglés.

La próxima oportunidad para reunirnos y trabajar juntos en las acciones necesarias para hacer realidad estas y otras ideas será en el Foro Social del Mundo en Belem, Brasil a finales de enero de 2009.

¡Tenemos la experiencia y las ideas – hagamos frente al desafío del actual desorden y mantengamos el impulso hacia un orden alternativo!

Pekín, 15 de octubre de 2008

Traducción: Ecologistas en Acción

Para firmar el Manifiesto, y ver la lista actualizada de firmantes, pinche aquí

ATTAC Mallorca no s'identifica necessàriament amb els continguts publicats, excepte quan són signats per la pròpia organització.

ATTAC TV

Segueix-nos

Segueix el nostre RSS Segueix-nos a Facebook Segueix-nos a Twitter Contacta'ns
Canal de Telegram

Economía para la ciudadanía

Libros recomendados:

ATTAC Mallorca dóna suport

Crida


PAH

Campanyes d’ATTAC

 


 

A la calle sin miedo

 

A la calle sin miedo

 


 

 

 


 

 


ILP Renta Básica

No a todos los machismos - Forges

Notícies d’ATTAC España

Convocatòria

Convocatòria a reunió ordinària d'ATTAC Mallorca, que se celebrarà dilluns 2 de setembre de 2019 a les 18.30 hores, a la seu d'ATTAC Mallorca.

LLOC: Seu d’ATTAC Mallorca, carrer Francesc de Borja Moll, 10, entresòl B, Palma.

Arxiu