Menu

Soluciones sostenibles para las crisis globales. ¡Basta de retórica!

10 Setembre, 2009 - Comunicats, Portada

Comunicado de ATTAC Austria El crash financiero ha estado provocando inquietud en todo el planeta durante más de un año y se ha extendido sobre toda la economía real, sin que hayan ocurrido aún los peores impactos sobre la gente. El desempleo está aumentando en todas partes, las insolvencias están alcanzando niveles sin precedente, y […]

Comunicado de ATTAC Austria
El crash financiero ha estado provocando inquietud en todo el planeta durante más de un año y se ha extendido sobre toda la economía real, sin que hayan ocurrido aún los peores impactos sobre la gente. El desempleo está aumentando en todas partes, las insolvencias están alcanzando niveles sin precedente, y los sistemas sociales se encuentran sometidos a una mayor presión. La crisis financiera y económica no viene sola. El cambio climático, las crisis de los alimentos y de los sistemas de energía son otras dimensiones de la crisis del sistema económico actual. Esta crisis afecta a toda la humanidad, en particular a los grupos más vulnerables tales como los trabajadores, los desempleados, los agricultores, los emigrantes y las mujeres. Una vez más los más golpeados son aquellos que viven en los países en vías de desarrollo. Las crisis son la consecuencia de un sistema de producción y de consumo basado en las economías de libre mercado y en el laissez-faire, impulsado por los grupos de presión corporativos, y no menos por el lobby de la industria financiera, lo que produce una redistribución desigual de la riqueza, la transferencia de las ganancias del trabajo hacia el capital, y un sistema de comercio injusto, la perpetración y acumulación de deudas irresponsables, ecológicas e ilegítimas, el saqueo de los recursos naturales, el desmantelamiento de la protección social y la privatización de los servicios públicos tales como las jubilaciones, la vivienda y los servicios de salud. Esta tendencia debe ser cambiada radicalmente.
La UE no sigue una vía sensata de reformas
Sin embargo, esta urgencia no ha llevado a los gobiernos de la UE y de la Comisión Europea a cambiar verdaderamente de dirección. En lugar de comprometerse en reformas financieras que pongan fin a las causas de fondo de la crisis, hasta aquí las proposiciones de la UE son limitadas y escasas con respecto a lo que se necesita para dar forma a un sistema financiero íntegro. Las medidas de rescate y estímulo que han sido tomadas hasta ahora son – en principio– un paso en la buena dirección para evitar el colapso de las economías. Sin embargo, tienen poca visión de futuro con respecto a los sectores económicos que han sido sustentados, no se ha logrado promover un cambio hacia una economía ecológica y socialmente justa, salvo excepciones marginales, y no resulta claro si el apoyo provisto es suficiente para evitar la deflación y una depresión de largo alcance. La mayor parte de los nuevos estados miembros de la UE y los países en el Sur Global no pueden asumir tales medidas pues no cuentan con los medios financieros. En lugar de desarrollar formas alternativas para generar los fondos necesarios para las inversiones públicas en estos países, la UE promueve un rol reforzado del Fondo Monetario Internacional y del Banco Mundial –dos instituciones que durante tres décadas han empujado a los países en vías de desarrollo hacia la pobreza-. Estas instituciones aún imponen el mismo tipo de planes de ajuste estructural y el dinero entregado aún está atado a las condiciones tradicionales. Bajo estas condiciones los flujos financieros pondrán restricciones adicionales sobre los pobres y conducirán a los países receptores a una nueva crisis de endeudamiento.
En conjunto con otros países desarrollados y emergentes, la UE promueve la conclusión del Programa de Doha de la OMC en 2010 y los Acuerdos Bilaterales de Libre Comercio como medida clave para relanzar la economía. Como en el pasado, los gobiernos de la UE planean socializar los costos de la crisis en lugar de implementar el principio ”quien especula paga”.
Nosotros, los grupos de la sociedad civil abajo firmantes queremos ver soluciones reales a las crisis actuales y no sólo la cura de algunos síntomas. Tanto en Europa como en el mundo entero, no sólo necesitamos nuevas regulaciones, que pongan el sistema financiero al servicio de los intereses de la gente, sino también un nuevo paradigma para un sistema económico que esté basado en el respeto de los derechos humanos, un trabajo decente, soberanía alimentaria, el respeto por el medioambiente, la diversidad cultural, la economía social y solidaria, y un nuevo concepto de la riqueza.
1. Verdaderas reformas financieras – Basta de retórica
Las reformas actuales que promueve la CE no indican que el interés público esté al centro de las propuestas de reforma financiera de la UE. No logran regular de manera estricta ni supervisar todos los operadores y productos financieros.
Algunos ejemplos:

Las propuestas no apuntan ni a la disminución ni a la finalización de la especulación. Como un resultado, los ricos pueden continuar poniendo su dinero en el casino en lugar de hacerlo en la economía real. Sin embargo, una economía social y ecológicamente sustentable sólo puede lograrse con un sistema financiero que sirva a este propósito en lugar de servir a los intereses de los especuladores y de una pequeña minoría.
Exigimos a nuestros gobiernos de la UE:

2. Hacer que la economía sea social y económicamente sustentable – Basta de derechos para los inversores y los empleadores
Las medidas actuales tomadas por los gobiernos de la UE para tratar con las crisis sociales y ecológicas no tienen visión de futuro y no tienen en cuenta la magnitud de la crisis. La creencia de que el mercado resolverá estos problemas permanece intacta. Algunos ejemplos:

Estas propuestas no están dirigidas a resolver las crisis social, ecológica, del hambre y de la energía en sus causas de origen, sino a permitir que las corporaciones de la UE aumenten aún más sus ganancias a costa de los ingresos de los agricultores y de los trabajadores y del medioambiente.
Exigimos a nuestros gobiernos de la UE:

3. Organizar un proceso democrático – Basta de la influencia de las elites financieras y económicas
Aquellos que han demostrado ser incapaces de dirigir un sistema financiero confiable aún mantienen la conducción política y económica en sus manos. Más aún, los actores financieros así como las elites económicas que ha practicado el lobby durante las últimas décadas para la liberalización de los mercados financieros y la economía también tienen acceso privilegiado a los responsables de formular las políticas. Actualmente, las múltiples consultas practicadas por la Comisión y el Parlamento Europeos sobre las reformas están dominadas por los mismos grupos de presión de las compañías financieras que fueron exitosos al solicitar la desregulación. Los requerimientos mínimos de capital (5%) para la titulización son un ejemplo del trabajo continuo de los lobbies de desregulación. Más aún, a nivel mundial, la UE ha boicoteado la conferencia de la ONU sobre la crisis mundial, que tuvo lugar en junio de 2009.
Exigimos a los gobiernos de la UE:

Traducción de Muriel Carpentier.
Notas:
[1] EC, Financial services: Commission outlines ways to strengthen the safety of derivaties markets, Comunicado de prensa IP//09/1083, 3 de Julio de 2009
[2] EC, Financial services: Commission launches consultation on how to ensure responsible lending and borrowing in the EU, comunicado de prensa IP/09/922, 15 de junio de 2009

ATTAC Madrid no se identifica necesariamente con los contenidos publicados, excepto cuando son firmados por la propia organización.