La OMC: ¡No es la solución a la crisis, sino su causa! ¡Cambiar la OMC ahora!

4 diciembre 2009 | Categorías: Organismes internacionals | 882 lecturas |

Myriam Vander Stichele – SOMO*

1. La desregulación y el laissez-faire, modelo para los mercados financieros, que provocaron la crisis, se han incorporado en el AGCS (Acuerdo General sobre el Comercio de Servicios, que forma parte de la OMC).

La liberalización de los servicios financieros en el AGCS se basa en el supuesto de que no era necesario regular antes de la liberalización, y que “una mayor regulación viene junto con la liberalización”. Pero el AGCS dirigido a promover la creciente competencia internacional, que se tradujo en un comportamiento más arriesgado y la consolidación de la idea de una menor regulación para la industria financiera, y que sería por ello más eficiente e innovadora. Los gobiernos permitieron el laissez faire para que el sector financiero obtuviera grandes ganancias (que fue visto como una contribución al PIB y el crecimiento económico).

La ironía es que los conglomerados financieros que presionaron muy fuerte en el AGCS y el Acuerdo de la OMC sobre servicios financieros están ahora en grandes problemas, como Citigroup, AIG e ING.

Esta “regulación suave” y la desregulación se ha incorporado en las normas del AGCS a través de:

a) La liberalización, sin una adecuada regulación y supervisión de los servicios financieros, especialmente los servicios financieros especulativos y poco transparente, por ejemplo, (over-the-counter) , de negociación de derivados, y los operadores financieros de riesgo, tales como los fondos de cobertura y los conglomerados financieros demasiado grandes.

b) las normas del AGCS que prohíben a los gobiernos restringir, por ejemplo, el tamaño de los operadores financieros y por lo tanto permiten a los bancos hacerse demasiado grandes para permitir su quiebra

c) las normas del AGCS que obligan a las normas técnicas y las licencias ser “lo menos restrictivas del comercio”.

d) Prohibición para revertir los compromisos de liberalización, incluso si se refieren a la prohibición de negociación de derivados especulativos en los productos alimenticios, a menos que se pague una indemnización muy costosa.

e) Prohibición para bloquear las entradas de capital en los (sub) sectores financieros en los que la liberalización ya se hizo, que es contrario a lo que Brasil y Suiza están tratando de hacer para evitar la sobre-valoración de su moneda.

f) Un acuerdo por separado (“el Entendimiento relativo a los compromisos en servicios financieros”) , al que se adhirieron la mayoría de países de la OCDE, prohíbe la nueva regulación( “statu quo”) e impone que cualquier nuevo servicio financiero debe ser permitido por los operadores extranjeros que operan en el país de acogida. Esto significa que los productos complejos (titulización) de las hipotecas de alto riesgo se permitieran y que un nuevo reglamento ahora está prohibido.

Sólo los países que no adoptaron compromisos en los servicios financieros, o hicieron excepciones en sus compromisos – que no fueron muchos- pueden escapar a estas normas.

2. Las medidas de rescate actual de los bancos y algunas medidas de reforma financiera violan las normas del AGCS

Por ejemplo:

a) El rescate de los bancos en los países ricos están en contra de artículo XVII.3 del AGCS, que no permite ninguna medida que “modifique las condiciones de competencia en favor de los servicios o proveedores de servicios de otros miembros la OMC “: se trata ahora del caso de los bancos de países en desarrollo cuya competitividad está injustamente afectada, ya que no reciben apoyo financiero de sus gobiernos, y porque la cuota de mercado de los bancos rescatados no disminuye, lo que debería ser el casos no hubiera habido rescate

b) Las reformas financieras en la UE y los EE.UU., como la imposición de nuevos requisitos para las agencias de calificación de crédito, fondos de cobertura y de capital privado, que modifican los compromisos que se realizaron en su momento, están en conflicto con art. VI.5.

Mientras que el AGCS tiene un anexo que permite las medidas ( “prudenciales”) que deben adoptarse a fin de estabilizar el sistema financiero y proteger a los ahorradores o inversores, esta regla del AGCS está muy restringida, ya que estas medidas no deberían revertir los compromisos de liberalización y la aplicación de las reglas del AGCS.

Los EE.UU., la UE, Canadá y la Secretaría del AGCS están haciendo todo lo posible para evitar la discusión sobre estos temas, mientras que Argentina, Ecuador, India y Sudáfrica han hecho propuestas por escrito para denunciarlos

3. Las negociaciones de la Agenda de Doha siguen el enfoque equivocado

Hasta ahora, los países occidentales no han indicado que quieran cambiar su enfoque en las negociaciones del AGCS. Esto significa que la UE sigue solicitando de muchos países el limitar las exigencias de reservas de capital, mientras que las soluciones a la crisis actual implican requisitos de más capital.

Por el contrario, las negociaciones bilaterales, por ejemplo de la UE, para la liberalización de más servicios financieros ha continuado este año. Los grandes bancos están secretamente exigiendo que los países de mercados emergentes como Brasil abran sus mercados a las operaciones con derivados, que incluyen productos financieros complejos u otros tóxicos. Por el momento, la regulación y supervisión (internacional) de estos productos están lejos de ser concebidas y aplicadas.

Con el fin de hacer frente al enfoque erróneo incorporado en el AGCS, las restricciones que impone el AGCS a los gobiernos para hacer frente a la crisis financiera, y los rescates

no compensados y las intervenciones frente a la crisis entre los Estados miembros de la OMC, OWINFS (Nuestro Mundo no está en Venta) recomienda las siguientes soluciones:

1. Los países, especialmente países en desarrollo, deberían tener derecho a retirar los servicios financieros de los compromisos del AGCS, sin tener que pagar por ejemplo ninguna indemnización, mientras que la reforma financiera nacional e internacional no se haya aplicado.

2. Si continúan las negociaciones de los servicios financieros en el AGCS, deberían cambiarse completamente y retirar las “peticiones” y “ofertas” existentes actualmente.

3. La liberalización de servicios financieros debe ser retirada del AGCS y presentarse a las entidades reguladoras, mientras que la toma efectiva de la regulación por el sector financiero debe evitarse a toda costa.

4. La crisis financiera debe ser reconocida como un ejemplo muy claro de cómo el libre comercio y la teoría del libre mercado ha fracasado, por qué la OMC debería abandonar este modelo neoliberal y permitir que el comercio y todos los servicios estén al servicio de las personas y el planeta, y no de las ganancias corporativas.

Si la OMC no se ocupa de los problemas de los servicios financieros, podría convertirse en un activo tóxico que socave el sistema de la OMC.

* integrante de OWFINS (El Mundo no está en venta)

ATTAC Mallorca no s'identifica necessàriament amb els continguts publicats, excepte quan són signats per la pròpia organització.

ATTAC TV

Segueix-nos

Segueix el nostre RSS Segueix-nos a Facebook Segueix-nos a Twitter Contacta'ns
Canal de Telegram

Economía para la ciudadanía

Libros recomendados:

ATTAC Mallorca dóna suport

Crida


PAH

Campanyes d’ATTAC

 


 

A la calle sin miedo

 

A la calle sin miedo

 


 

 

 


 

 


ILP Renta Básica

No a todos los machismos - Forges

Notícies d’ATTAC España

Convocatòria

Convocatòria a reunió ordinària d'ATTAC Mallorca, que se celebrarà dilluns 22 de juliol de 2019 a les 18.30 hores, a la seu d'ATTAC Mallorca.

LLOC: Seu d’ATTAC Mallorca, carrer Francesc de Borja Moll, 10, entresòl B, Palma.

Arxiu