Menu

Copenhague ha dejado las cosas muy claras

20 Desembre, 2009 - Organismes internacionals

Carlos Martínez – Presidente de ATTAC España
La Conferencia de la ONU frente al cambio climático sí ha dejado las cosas muy claras. Me explico, si alguien tenía dudas sobre como están las cosas en el mundo, espero se le hayan aclarado. Obama llegó sin ofrecer nada sustancial, pero eso sí con el afán de controlar el hiperdesarrollo chino. Los países emergentes, los BRIC, han visto una vez más consolidado su poder. No admiten que se les pida que renuncien a un desarrollo que otros ya tenemos y a una riqueza de la que las poblaciones de las viejas potencias centrales disfrutan, aunque mal repartida. Saben además que ellos contaminan, pero hace 100 años menos que los USA, Inglaterra o Alemania, entre otros semejantes.
La República Popular China ha sido inteligente y ha sabido jugar con dos barajas, es decir con los países empobrecidos planteando un órdago a la UE y los USA más Canadá y Australia, y al mismo tiempo defendiendo sus propuestas nacionalistas de seguir creciendo, pero exigiendo nuevas tecnologías de Occidente para contaminar menos. Al final se ha sentado a la mesa casi sola, con Sudáfrica e India, para hacer un paripé dejando fuera de juego a la Unión Europea, de la que por cierto los USA, EL AMIGO Obama, tampoco se ha acordado.
Los países empobrecidos, que no pobres, han levantado cabeza y más de ciento treinta de ellos han sabido juntarse y plantar cara a todos, en alianza con los BRIC en ocasiones y otras en solitario.
Los latinoamericanos del ALBA, con Venezuela y Bolivia a la cabeza, han sido los más coherentes y han demostrado su liderazgo mundial frente a las ideologías dominantes y frente a la destrucción del planeta. Para ello han declarado alto y claro que la culpa del cambio climático la tiene el capitalismo. La memorable frase del Presidente Chaves de que si el clima fuera un banco ya lo habrían salvado entre los países ricos y los ricos, ha sido lo mejor de la cumbre y lo que más conciencias puede levantar, pues ha dejado al desnudo la solución a la crisis sistémica y mundial que padecemos. Cierto es que la frase de Chavez procede de los movimientos por la Justicia Climática, pero él ha hecho de altavoz mediático. Pero esta actitud del ALBA y de otros Estados cuestiona las soluciones que proponen los neoliberales, y ha resumido lo que muchas y muchos llevamos tiempo diciendo, que la crisis es una, financiera, climática y cultural e ideológica, luego no se pueden separar unas crisis de otras y las soluciones están parejas, es decir que lo que está acabando poco a poco con la Madre Tierra y la humanidad es el capitalismo.
Los movimientos sociales europeos en general y Attac Internacional en particular, deben concluir en mi opinión que nos hacen falta los presidentes amigos y que la batalla frente al neoliberalismo global y sus consecuencias globales, exige de alianzas y conjunciones con todos aquellos que estén del lado de las y los ciudadanos, ya sean sindicatos, fuerzas políticas, otros movimientos sociales o gobiernos así como líderes políticos que estén dispuestos a la lucha por la justicia climática, fiscal, social y alimentaria. Quienes no lo hagan por tics eurocentristas, se estarán equivocando, porque lo importante ahora es reconducir las cosas y frenar la amenaza neoliberal que sigue existiendo, organizando a las ciudadanas, las y los trabajadores, los pobres y las pobres frente a las nefastas consecuencias del capitalismo global, incluidas sus nuevas fórmulas de nacionalcapitalismo, capitalismo mixto o desarrollismo popular.
Los movimientos sociales han dado la cara en Copenhague, si bien a garrotazos se la han intentado romper, pero creo nos ha faltado pulso para trasladar sus luchas al conjunto de los estados. Es cierto que en todas partes del mundo han tenido lugar actos, conferencias, movilizaciones, campañas muy intensas por la red etc., etc., pero ha faltado más compromiso local.
En Copenhague la ciudadanía global ha podido comprobar que los más interesados de verdad en frenar el cambio climático y salvar el planeta hemos sido los movimientos sociales, hay pues ahora que informar y movilizar esa masa critica y hacerla ciudadanía activa.
Pero también Dinamarca ha demostrado una vez más que es mentira que Europa sea un oasis de libertad de expresión en el mundo. Es mentira que la democracia exista de forma más sofisticada en Europa, ante la brutalidad policial, la represión y las detenciones preventivas, todo ello en nombre de la reina, otro anacronismo europeo junto a algunas zonas de Asia, la existencia de monarquías. Dinamarca, el norte feliz, ha tenido su particular festival represor incluido su mini campo de concentración, preparado ya de antemano para reprimir y criminalizar a los movimientos de resistencia, altermundistas y ecologistas.
La Unión Europea, que pretendía ir de buena, no ha engañado al grupo de los 77, que son ciento treinta, es decir los países empobrecidos y neo emergentes, que sí han sabido claramente donde estábamos los europeos o al menos sus gobiernos, y al final hasta Obama les ha puesto los cuernos. Europa ya no decide nada, aunque Rusia, que es Europa, sí.
Como conclusión, la lucha debe continuar y la organización de las y los ciudadanos del mundo también. El Foro Social Mundial, los foros regionales y locales, las internacionales sindicales y las izquierdas transformadoras del planeta, deben profundizar en su organización y en tejer su alianza global pues lo necesita la supervivencia de la tierra.
Attac Global, cada vez debe serlo más. Nuestra aportación a la reflexión teórica común y al alumbramiento de una nueva idea-acción de construcción de un ente transformador, no siendo la única es muy digna de tener en cuenta. Los políticos de centroizquierda, izquierda e izquierdas anticapitalistas deben entender que necesitan de los movimientos sociales y sin ellos no son nada.
A nivel particular, Evo y Hugo, gracias, habéis sido mi voz y lo habéis hecho bien. Pero seguid estando entre nosotras y con nosotras. Paso a paso, juntos, sin sustituirnos y sin desmayo y ojalá pronto tengamos a más presidentas y presidentes amigos, pero sobre todo más ciudadanía activa frente a la crisis del capitalismo.

ATTAC Mallorca no s'identifica necessariament amb els continguts publicats, excepte quan estan signats per la propia organizació.