Menu

Día de la Tierra y del Medio Ambiente

29 Abril, 2010 - Comunicats

Comunicado de ATTAC Marruecos Contra la globalización liberal No a las soluciones liberales para proteger el medio ambiente Sí a alternativas radicales en el marco del Movimiento Internacional por la Justicia Climática Del 17 al 24 de abril próximo, el régimen marroquí se prepara a celebrar el Día de la tierra y del medio ambiente. […]

Comunicado de ATTAC Marruecos

Contra la globalización liberal
No a las soluciones liberales para proteger el medio ambiente
Sí a alternativas radicales en el marco del Movimiento Internacional por la Justicia Climática
Del 17 al 24 de abril próximo, el régimen marroquí se prepara a celebrar el Día de la tierra y del medio ambiente. Shangai, Bombay, Roma, Nueva York, Rabat son las ciudades elegidas para acoger las festividades. La preservación de los recursos hidraúlicos es una de las principales recomendaciones mundiales de este acontecimiento, sin embargo Marruecos ha preferido “agradecer” un holding por haber desecado este bien común. ¡¡Es así como el Comisario de estas festividades no es sino la señora Meriem Bensaleh Chekroun, directora general de las aguas minerales de Oulmes!! Esta empresa y el holding Holmarcron al cual pertenece, han construido la mayor parte de su riqueza colosal de la explotación de las aguas minerales de los marroquíes, comercializadas a través de las marcas Oulmes, Sidi ali, Ain atlas. La elección de esta empresaria “modelo”resume por si sola cómo Marruecos piensa defender su medio ambiente.
Las festividades del Día de la tierra estarán marcadas por el anuncio de la Carta nacional por el medio ambiente y el desarrollo sostenibledurable. El proyecto diseñado en este documento confirma la opción de Marruecos en materia de desarrollo económico liberal que se traduce por medidas políticas y económicas antipopulares y a pesar de que dicha opción ha evidenciado su fracaso tanto en promover un desarrollo humano tan esperado, como en proteger los ecosistemas.
Marruecos, a la par de demás países, delega la misión vital de proteger su medio ambiente a empresas que llevan una gran responsabilidad en el deterioro del medio ambiente como es el caso del ONA (Omnium Norte Africano). Por una parte, Managem, una de las filiales del holding, a través de sus actividades de extracción minera provoca catástrofes ecológicas como es el caso de la mina de Blida en la ciudad de Jerada. Por otra parte NAREVA, filial « verde » de ONA se acapara buen parte de los mercados de los mal llamados « proyectos de desarrollo sostenible », sobre todo en la energía eólica y solar. De manera al que el Holding real ha hecho del « green business » uno de sus principales motores de crecimiento en los próximos años. Esto lo dice todo.
La última ocurrencia es la entrada de NAREVA en la ronda del proyecto faraónico DESERTEC cuyo objetivo es crear una red gigante de estaciones eólicas y solares desde Marruecos en el oeste hasta Arabía Saudí en el este por un monto de unos 400 mil millones de euros. El proyecto ambiciona cubrir el 15 % de las necesidades eléctricas europeas. La « rama verde de ONA se agrupa a unas 16 multinacionales entre las cuales están Enel Green Power (Italie), Saint-Gobain Sol (France), Red Electrica et Abengoa (Espagne) et Siemens, EON, Deutsche Bank, el reasegurador Munich Re, RWE et DII (Allemagne). Todas convertidas al capitalismo verde.
Ante esta situación y estos elementos, ATTAC Marruecos declara:
• Su oposición a cualquier proyecto que tenga como objetivo maximizar los beneficios bajo el pretexto de la protección del medio ambiente
• Que la protección de las especies y los ecosistemas está estrechamente ligada a la cuestión de la propiedad de las riquezas naturales es necesario que estén bajo soberanía popular. Dichas riquezas deben ser consideradas como bienes públicos comunes. Ni una sola persona, física o moral, podrá apropiárselos.
• El cese inmediato de cualquier venta y cesión por una duración determinada de los recursos naturales a las multinacionales y sus aliados locales.
• Su oposición al sistema de partenariado publico privado (PPP). En el plan Marruecos Solar por ejemplo, el país será rehén de las empresas, fuera de todo control popular en este sector vital que tendrá que proporcionar 42% de nuestras necesidades en energía a partir de 2020.
• Recuerda que la protección del medio ambiente pasa ante todo por la apropiación por los ciudadanos de sus espacios vitales y por la toma de decisiones soberanas que permita un control popular sobre toda explotación de los recursos al servicio de todos los ciudadanos y de las generaciones futuras.
• Apoya la conferencia mundial de los pueblos sobre el cambio climático y los derechos de la Tierra madre celebrada en Cochabamba del 19 al 22 de abril 2010 en Bolivia. Esta iniciativa del presidente Evo Morales verá la participación de la Red internacional Justicia climática. Su objetivo es superar el fracaso de Copenhague y lograr un éxito donde han fracasado los representantes mundiales del capitalismo verde.
• Esta cumbre permitirá detenerse sobre las causas estructurales de los cambios climáticos, publicar la DECLARACION UNIVERSAL DE LOS DERECHOS DE LA MADRE TIERRA, trabajar a la organización de un referendum mundial de los pueblos sobre el cambio climático y avanzar en una agenda hacia la creación de un tribunal internacional sobre la justicia climática.
ATTAC Marruecos – Secretariado Nacional
Anexo
El deterioro de la situación medioambiental se manifiesta en:
-La polución de las aguas de superficie y de los mares. Este hecho es debido al que 90 % de las aguas utilizadas están vertidas en el mar sin tratamiento. 2% de las aguas están vertidas en estanques o en la tierra, el resto está vertido en el mar. 964 m3 son aguas de unidades industriales. A esto se añade unos 300 vertederos de basuras clandestinos.
-1670 especies vegetales, 610 especies animales, 85 especies de pájaros están en vía de extinción. Nuestra diversidad natural y biológica está amenazada.
Miembros de la red CADTM
www.maroc.attac.org/


ATTAC Madrid no se identifica necesariamente con los contenidos publicados, excepto cuando son firmados por la propia organización.