La conveniencia económica y social de una “Tasa Tobin”

18 septiembre 2010 | Categorías: Justícia Fiscal y Financiera Global | 1.120 lecturas |

Jesús LizcanoEl Imparcial

En estos últimos meses se ha reabierto en el contexto internacional el debate sobre la posible implantación de una Tasa Tobin, hasta el punto de que dicha tasa, respaldada expresamente en el Parlamento Europeo, ha sido debatida en una reciente reunión de los Ministros de Economía de la Unión Europea, y se va a abordar igualmente en la próxima Asamblea General de las Naciones Unidas, dentro de la Cumbre de los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

Cabe recordar para aquellos lectores que no la conozcan, que la tasa Tobin, en su versión pura y original, radica en la fijación de un pequeño gravamen o tasa impositiva, que podría oscilar en torno al 0,1%, sobre las operaciones de compraventa de divisas en los mercados internacionales, y más concretamente sobre aquellas operaciones de corte más especulativo, y de un horizonte temporal más corto. Esta tasa fue propuesta hace ya más de tres décadas por James Tobin, profesor de la universidad norteamericana de Yale y Premio Nobel de Economía en 1981.

La tasa persigue dos objetivos fundamentales (uno económico y otro social): a) El logro de un mayor nivel de estabilidad en los mercados internacionales de divisas, con el ánimo de combatir los efectos desestabilizadores de la especulación en estos mercados. b) La obtención de un importante nivel de recaudación, que podría destinarse a amplios fines sociales.

Existe en la actualidad un amplio consenso sobre la necesidad de una nueva arquitectura financiera internacional, ya que en el actual sistema financiero hay un gran nivel de opacidad, y por tanto una evidente falta de control, siendo imprescindible una mayor transparencia en los mercados financieros. Sabido es que el tamaño, la opacidad y la volatilidad de los mercados financieros han sido el marco y el caldo de cultivo idóneo para el desarrollo rápido y descontrolado de la actual crisis económica y financiera mundial.

En este contexto la Tasa Tobin constituye realmente un impuesto sobre la especulación financiera, y puede constituir, además, un importante instrumento para transferir recursos desde la Economía financiera (esencialmente volátil y especulativa en la mayor parte de sus mercados) a la Economía real.

Por otra parte, la implantación de una tasa de esta naturaleza representaría un claro exponente de una verdadera mundialización o globalización de la política económica, y especialmente la política fiscal, lo cual vendría a superar ampliamente la situación actual, que no deja de caracterizarse como un espacio económico globalizado. La implantación de la tasa no sería otra cosa, en definitiva, que un claro ejemplo de una fiscalidad realmente global en nuestro planeta.

En cuanto a la viabilidad efectiva de la tasa, aunque es cierto que no podemos ignorar los importantes obstáculos técnicos y políticos de la implantación de esta tasa financiera global, también es cierto que la implantación de esta tasa sería ahora bastante más sencilla que hace varias décadas, cuando la propuso el propio Tobin, tanto por la actual crisis económica y la consiguiente presión social hacia los políticos para un mayor control del sistema financiero, como por los avances tecnológicos y la actual operatoria electrónica de las operaciones de divisas (muy centralizada), y en general la del conjunto de las operaciones financieras. En todo caso, para que esta tasa pudiera ser una realidad sería necesaria una implicación de los organismos internacionales, así como de los bancos y restantes entidades financieras.

En lo que se refiere a la posible recaudación y distribución de los recursos inherentes a esta tasa, diversas estimaciones cifran que el importe recaudado podría oscilar entre el 0´6 y el 1% del PIB mundial, y en cifras absolutas, en una amplia horquilla entre los 300.000 y 700.000 millones de euros anuales, en función de que se aplicase un tipo del 0´05% ó del 0´1%, y según se proyectase sobre las operaciones de divisas únicamente, o sobre el conjunto de las operaciones financieras. En todo caso no es difícil imaginar la gran ayuda que estas ingentes cifras podrían suponer, bien para las muy delicadas finanzas y déficits presupuestarios de muchos países, y/o para las aún más delicadas condiciones económicas, sanitarias y sociales de una buena parte de los habitantes de este planeta, en concordancia, por otra parte, con el tan necesario como urgente cumplimiento de los Objetivos del Milenio establecidos en el seno de las Naciones Unidas.

ATTAC Mallorca no s'identifica necessàriament amb els continguts publicats, excepte quan són signats per la pròpia organització.

ATTAC TV

Segueix-nos

Segueix el nostre RSS Segueix-nos a Facebook Segueix-nos a Twitter Contacta'ns
Canal de Telegram

Economía para la ciudadanía

Libros recomendados:

ATTAC Mallorca dóna suport

Crida


PAH

Campanyes d’ATTAC

 


 

A la calle sin miedo

 

A la calle sin miedo

 


 

 

 


 

 


ILP Renta Básica

No a todos los machismos - Forges

Notícies d’ATTAC España

Convocatòria

Convocatòria a reunió ordinària d'ATTAC Mallorca, que se celebrarà dilluns 2 de setembre de 2019 a les 18.30 hores, a la seu d'ATTAC Mallorca.

LLOC: Seu d’ATTAC Mallorca, carrer Francesc de Borja Moll, 10, entresòl B, Palma.

Arxiu