Menu

La Tasa Tobin: el salvavidas

30 Setembre, 2010 - ITF Impuesto a las Transacciones Financieras

Francisco Morote Costa – ATTAC Canarias Por fin dos mandatarios del mundo desarrollado, el presidente del gobierno español, Rodríguez Zapatero, y el presidente de la república francesa, Sarkozy, han tenido el valor moral y la honestidad intelectual suficientes para proponer, ante la Asamblea General de las Naciones Unidas, el establecimiento de un impuesto a las […]

Francisco Morote Costa – ATTAC Canarias
Por fin dos mandatarios del mundo desarrollado, el presidente del gobierno español, Rodríguez Zapatero, y el presidente de la república francesa, Sarkozy, han tenido el valor moral y la honestidad intelectual suficientes para proponer, ante la Asamblea General de las Naciones Unidas, el establecimiento de un impuesto a las transacciones financieras en los mercados de divisas, la famosa tasa Tobin.
¿Con qué objeto? Con el de reunir los recursos financieros necesarios para lograr, en 2015, el cumplimiento de los ocho Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM ).
Más literal que metafóricamente la tasa Tobin, el impuesto a las transacciones financieras, se convierte así en el salvavidas capaz de rescatar de la pobreza extrema y el hambre a a cientos de millones de personas, y de salvar de la muerte, de las enfermedades, del analfabetismo y otras calamidades a otros tantos cientos de millones de seres.
Se sabía, se sabe, que este impuesto, ideado en 1971  por el economista y premio Nobel de dicha disciplina J. Tobin, y defendido, desde 1998, por el movimiento internacional Attac, podía recaudar, luchando contra la especulación financiera, las sumas con las que conseguir ese fín y por eso resulta incomprensible que  quienes deploran o lamentan los sufrimientos de los empobrecidos de la Tierra se opongan a su instauración.
Es como si en presencia de una persona que se estuviera ahogando y disponiendo del salvavidas con el que podrían salvar su existencia se negaran a prestarle auxilio. Sería una conducta criminal, miserable, como miserable, moralmente hablando, es el comportamiento de quienes aún sabiendo que la tasa Tobin es hoy el principal medio para la consecución de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, no sólo se niegan a apoyarla, sino que hacen los esfuerzos más denodados para impedir su aprobación y aplicación.
Son los individuos sin humanidad que se esconden tras la cortina de humo de los ” mercados financieros”, y que mueven el teatro de marionetas de aquellos gobiernos que deciden dar la espalda a los pobres, a los pueblos y a su propia conciencia.

ATTAC Madrid no se identifica necesariamente con los contenidos publicados, excepto cuando son firmados por la propia organización.