Burkina, el derecho al agua y los vecinos de Llucmajor

2 octubre 2010 | Categorías: Articles | 2.760 lecturas |

María del Pilar Barceló – ATTAC Mallorca

Recuerdo en Burkina Fasso la imagen de las mujeres acarreando agua en grandes recipientes sobre su cabeza (a menudo con un niño cargado a la espalda). Las mujeres andaban largos trechos, al margen de la carretera de tierra rojiza que todo lo empolvaba, desde alguna remota fuente hasta su aldea. Me imagino su cara de estupor si vieran a los hombres y mujeres de nuestra isla igualmente cargados con botellones de agua desde el supermercado hasta su vivienda, pese a disponer de agua corriente (y potable) cómodamente suministrada a domicilio y a un precio asequible.

El pasado mes de julio la Asamblea General de las Naciones Unidades, “notando con viva preocupación que alrededor de 884 millones de personas no tienen acceso a agua potable y salubre”, “que cerca de 1’5 millones de niños menores de 5 años mueren y 443 millones de días de escuela se pierden cada año por las enfermedades de origen hídrico o vinculadas a la ausencia de servicios de saneamiento”, y “constatando la importancia que reviste el acceso equitativo a un agua potable salubre y limpia y a los servicios de saneamiento, que forman parte integrante de la realización de todos los derechos humanos” ha declarado que el derecho a un agua potable salubre y limpia es un derecho fundamental, esencial al pleno ejercicio del derecho a la vida y de todos los derechos humanos. Derecho que sin duda contemplan de un modo muy distinto la mujer de Burkina Fasso -por las penurias que su privación le comporta- y un ciudadano balear, porque la verdad es que en el Occidente ¿desarrollado? el derecho al agua se revende a los mercaderes. No sólo a los que comercializan el agua embotellada. Y si no que se lo pregunten a los vecinos de Llucmajor, que este verano han pasado varios días sin una gota.

¿Qué cómo ha sido eso? Pues verán, en Llucmajor, como ocurre cada día en más municipios, la gestión del agua se privatizó en su día y ahora corresponde a Aqualia (Aqualia Gestión Integral del Agua SA, para ser exactos) . Quizá no les suene el nombre pero no se trata de una empresa menor: pertenece al grupo Fomento de Construcciones y Contratas (FCC) . Sólo en España Aqualia gestiona 850 municipios, con una población atendida de más de 13 millones de habitantes. También tiene presencia en Italia, Portugal, Argelia, China, México, República Checa y Polonia.

El pasado mes de julio más de quince mil vecinos de varias urbanizaciones de Llucmajor se quedaron sin agua durante varios días por la rotura de las instalaciones. Qué pasó exactamente no lo sabemos. El Diario de Mallorca publicó que “el fallo de la bomba principal provocó un efecto dominó y la caída del servicio” y que “la bomba principal y la de repuesto fallaron provocando una avería general en el sistema de abastecimiento de agua” (DM 17-7-2010), pero la versión popular, lo que se rumoreaba entre los vecinos, es que primero se había roto una bomba y no se había arreglado, luego otra y no se había arreglado, luego otra y no se había arreglado, hasta que había caído la última. En otras palabras, que la empresa no había gastado en mantenimiento de la infraestructura de abastecimiento como debía.

Algo debe haber cuando el Ajuntament (que tan diligentemente había otorgado la concesión a Aqualia), con la misma diligencia -y con el fin indudable de desviar la mirada de los perjudicados a esta última empresa y evitar reproches por el otorgamiento de la concesión- echó Aqualia a los leones, esto es, “el Ajuntament anima a los afectados por el corte de agua a reclamar compensaciones” (Última Hora 27-7-2010); más aún, el alcalde incluso dio a entender que no descartaba apartar a Aqualia de la gestión del suministro de agua potable (Última Hora 29-7-2010), si bien luego se hizo el silencio.

Han trascurrido dos meses desde entonces y nada sabemos de las diligencias informativas que se abrieron, pero todo apunta a que efectivamente no se llevaron a cabo las inversiones comprometidas y que por ello el mal estado de las instalaciones pudo llegar a provocar la rotura de una pluralidad de elementos y el colapso del sistema. Nada que no sepamos. ¿Va a gastar la empresa concesionaria en el mantenimiento de unas instalaciones de las cuales no es propietaria y que va a abandonar cuando termine su contrata, o va a funcionar con la mínima inversión para incrementar su beneficio?

Sin embargo, como hemos dicho, cada día son más los municipios que apuestan por estas fórmulas privatizadoras en la gestión del agua.

En el tablón de anuncios de mi despacho hay una viñeta. Uno le pregunta al otro:” El agua, ¿es un derecho o una mercancía?” Depende de si la necesitas o si la tienes, dice el otro. Aquí parece que la tenemos y la revendemos, ay nuestra alma de mercaderes. Así nos luce el pelo.

http://www.aqualia.es/
http: //comunicacion.fcc.es/index.html

ATTAC Mallorca no s'identifica necessàriament amb els continguts publicats, excepte quan són signats per la pròpia organització.

ATTAC TV

Segueix-nos

Segueix el nostre RSS Segueix-nos a Facebook Segueix-nos a Twitter Contacta'ns
Canal de Telegram

Economía para la ciudadanía

Libros recomendados:

ATTAC Mallorca dóna suport

Crida


PAH

Campanyes d’ATTAC

 


 

A la calle sin miedo

 

A la calle sin miedo

 


 

 

 


 

 


ILP Renta Básica

No a todos los machismos - Forges

Notícies d’ATTAC España

Convocatòria

Convocatòria a reunió ordinària d'ATTAC Mallorca, que se celebrarà dilluns 2 de setembre de 2019 a les 18.30 hores, a la seu d'ATTAC Mallorca.

LLOC: Seu d’ATTAC Mallorca, carrer Francesc de Borja Moll, 10, entresòl B, Palma.

Arxiu