Menu

Empresarializar la política

1 Gener, 2011 - Estatal

Lina Gálvez – Consejo Científico de ATTAC España Cada vez se escucha más la idea de que los políticos no sirven para nada o que sólo están en política para lucrarse y creo que eso no ocurre por casualidad. Nos encontramos sumidos en una crisis económica a la que no se le ve fin y […]

Lina Gálvez – Consejo Científico de ATTAC España
Cada vez se escucha más la idea de que los políticos no sirven para nada o que sólo están en política para lucrarse y creo que eso no ocurre por casualidad.
Nos encontramos sumidos en una crisis económica a la que no se le ve fin y durante la cual nuestra clase política ha evitado que la ciudadanía se empodere para someterse y someternos a los dictados de los mercados, o sea, a los intereses de los grandes financieros y corporaciones. Y eso ha ocurrido al tiempo que se ha ido haciendo todo lo posible para que a través de los medios de comunicación cale muy hondo la idea de que lo mejor es que los asuntos públicos estén manejados con criterios empresariales y por “los mejores” y no por los representantes del pueblo.
Un par de botones creo que pueden servirnos de muestra.
Hace unas semanas, un grupo de cien empresarios y expertos que se denominaban a ellos mismos muy representativos de la clase empresarial y del pensamiento en España, pero entre los que solo había cinco mujeres, prácticamente ningún pequeño o mediano empresario y ningún experto de izquierdas, le entregaron al rey un documento sobre el futuro de España.
De ese documento realizado por la Fundación Everis (vinculada a una consultora multinacional) se podrían destacar dos cosas. La primera, que se lo entregaron al Rey y no al presidente del gobierno democráticamente elegido por los españoles. Y la segunda, el análisis que hace de los problemas de España a partir de conceptos como el de marca o valor/país. Un punto de partida que necesariamente lleva a pensar que un país se debe gobernar como una empresa cuyo eje principal es la generación de valor y a definir la ciudadanía como algo a lo que le sobra la política.
En la misma línea del informe Everis, González Pons aseguró el día de Navidad que en España sobran políticos. Pons defiende la necesidad de disminuir políticos en todas las administraciones públicas y se comprometió a que lo haría el PP, aunque eso sí, después de las elecciones municipales y autonómicas y no ahora que ya podría haber empezado a hacerlo allí donde gobierna.
Poco a poco, se va haciendo germinar la idea de que los políticos sobran pero no se dice que eso equivale a creer que sobra la representatividad y que lo verdaderamente democrático no es que gobiernen “los mejores”, porque lo que para unos puede ser lo bueno es malo para otros, sino aquellos que prefiera la gente que sean sus representantes. Y, por supuesto, para nada se menciona que tras la imagen de más preparados o de mejores solo se esconde a menudo el servicio a los intereses dominantes. La historia de la economía está llena de fraudes, de desfalcos, de fallos garrafales y de grandes fracasos porque las empresas también se dirigen muchas veces por incompetentes tan grandes o más que los que pueden gobernar los asuntos públicos.
Por eso, la solución de la política no consiste en dar por hecho que todos los políticos son corruptos y que deberían desaparecer. Eso es algo tan estúpido como decirlo de los empresarios. La mejor solución para gobernar la res publica consiste en elegir libremente a quienes queramos que nos representen. Pero, eso sí, en lugar de favorecer como ahora el desmarque ciudadano de los asuntos públicos con la excusa de que la política sobra, favorecer una deliberación social mucho más plural y directamente determinante de los asuntos públicos.
http://linagalvez.com/

ATTAC Madrid no se identifica necesariamente con los contenidos publicados, excepto cuando son firmados por la propia organización.