Suicidios FMI: ¿Insostenibilidad del Estado de Bienestar?

29 enero 2011 | Categorías: Organismes internacionals | 1.475 lecturas |

Enrique Javier Díez GutiérrezTercera información

Un hombre de 41 años intentó suicidarse lanzándose al vacío desde un balcón del Parlamento rumano, en protesta por los recortes sociales aprobados por el Gobierno. Si esto hubiera ocurrido en Cuba, la noticia se habría repetido una y mil veces en todas las televisiones y medios de comunicación, explicando que la gente se suicidaba ante la opresión del régimen comunista. Pero como esto pasa bajo el régimen capitalista, el silencio mediático se impone.

El frustrado suicida, un técnico de la televisión pública, que convalece hospitalariamente con múltiples traumatismo, gritó antes de lanzarse al vacío: “le habéis quitado el pan a mis hijos”. Con uno de ellos autista, acababa de enterarse que la ayuda social que recibía había sido suspendida por el gobierno en el marco de la más reciente medida aplicada de un paquete acordado con el Fondo Monetario Internacional (FMI) que incluyen la reducción de los salarios públicos en un 25% y la subida del IVA del 19 al 24%, para que el país pueda seguir endeudándose con un crédito internacional de 20 mil millones de dólares.

Asistimos a la práctica unanimidad de políticos conservadores y socialdemócratas de Europa y de buena parte de la opinión publicada por sus medios sobre la supuesta insostenibilidad del Estado de bienestar en pleno siglo XXI. Conservadores, liberales y socialdemócratas se pelean por competir en esta loca carrera para ver quién adelgaza y suprime más todos los sistemas de protección y solidaridad que afectan a la mayoría, para salvaguardar el sistema financiero y las leyes del mercado que benefician a la misma minoría de siempre. Como dice Jean Ziegler, en su último libro El odio a Occidente, son las bolsas las que deciden quién vive y quién muere. Actualmente pueden comer 12.000 millones de personas, el doble de la población mundial. Pero cada cinco segundos, un niño o niña menor de 10 años muere de hambre. ¡Esto es un asesinato!, se indigna. Pero para estos niños y niñas, para el cólera de Haití, para el hambre del mundo, para el paro galopante en occidente, para los parados o para la subida del salario mínimo interprofesional nunca hay dinero, nunca hay posibilidad de rescate. Solo hay cientos de miles de millones para rescatar a los banqueros y financieras que pusieron el dinero de nuestros ahorros en paraísos fiscales y en miles de sociedades interpuestas y declararon a continuación la quiebra de sus grandes bancos y multinacionales.

¿Es insostenible el sistema de pensiones o son insostenibles los fondos de pensiones de los directivos de la gran banca o de la SGAE (Sociedad General de Autores) cuyo presidente Teddy Bautista se retirará con una pensión de 24.500 euros al mes? ¿Es honesto reducir las compensaciones a los trabajadores despedidos mientras se mantienen desproporcionadas indemnizaciones a los ejecutivos empresariales y a los cargos públicos que cesan? ¿Es imposible subir impuestos al capital, al patrimonio y la especulación bursátil mientras se sube el IVA y las retenciones a los trabajadores y trabajadoras por cuenta ajena? ¿Por qué hemos de bajar prestaciones en sanidad y educación mientras aumentan las subvenciones del Estado a colegios y clínicas concertadas? ¿Por qué es más urgente blindar la propiedad intelectual que la vivienda de los que pasan apuros? No es de extrañar que, en estas condiciones, el índice de suicidios en Corea y en Tailandia haya aumentado increíblemente. Se suicidan y matan a sus familias: en estos países, donde los trabajadores y las trabajadoras ya no tienen ningún tipo de esperanza, se denomina a estas muertes ‘suicidios FMI’.

Cuando leo que Tony Blair tiene un patrimonio de 25 millones de euros o que Evaristo del Canto, presidente de la nueva Caja España cobra 215.000 euros netos anuales, mientras que se ha aprobado una irrisoria subida del 1,3% del Salario Mínimo Interprofesional para 2011 que será de 8.979,60 euros (641,40 euros mensuales). Cuando veo que 20.000 familias leonesas tienen que sobrevivir con 417 euros al mes, mientras un diputado cobra 3.996 euros al mes, pudiendo llegar, con dietas a 6.500 €/mes. Cuando veo la presencia en grandes empresas y bancos de los Narcís Serra, Martín Villa, Felipe González, Eduardo Zaplana o Rodrigo Rato me pregunto qué democracia es ésta. Al servicio de quién está.

Es una dictadura de las corporaciones empresariales y financieras que están aprovechando esta crisis especulativa para acabar con el Estado del bienestar en el conjunto de Europa, agravando la pobreza que pasan cada vez más familias, mediante reformas apadrinadas por los propios gobiernos conservadores y socialdemócratas europeos: congelación de salarios y pensiones, abaratamiento del despido, retraso en la edad de jubilación, privatización de los servicios públicos. Por eso es escandaloso que nuestros dirigentes democráticamente elegidos gobiernen en favor de especuladores financieros internacionales y nacionales, con la excusa de dar confianza a “los mercados”, en lugar de enfrentarse a ellos como ha hecho el pueblo de Islandia, denunciando y juzgando a sus banqueros delincuentes.

Por eso es también preocupante nuestro silencio. El silencio de esa clase media, que estamos preocupados por nuestro futuro, y empezamos a invertir nuestros ahorros en acciones. Nos hemos embarcado en el denominado ‘capitalismo popular’ que hace que estemos más atentos a seguir las cotizaciones de Bolsa que a informarnos sobre la situación de la población en el mundo que nos rodea. Pasamos a formar parte de la estructura que acabamos contribuyendo a mantener con nuestra complicidad. Si nos sentimos parte del sistema, si tenemos algo que perder con su quiebra, aunque sea una miseria, nuestra fidelidad está asegurada. La estabilidad de este sistema capitalista se asienta así sobre la proporción de la población que ha conseguido lo suficiente para darnos la esperanza de que puedan llegar a tener más: A los que les va bien, quieren que les vaya mejor. Los que tienen suficiente, desean tener más… Por eso proclamaba Gandhi: “no me asusta la maldad de los malos, me aterroriza la indiferencia de los buenos”.

No nos engañemos, el dinero no se destruye ni desaparece. Se concentra y cada vez más en manos de unos pocos. Por eso la salida de la pobreza pasa por la erradicación de la riqueza: hacer pagar la crisis a sus causantes, estableciendo un Impuesto a las Transacciones Financieras en Europa, haciendo subir los ingresos públicos con más impuestos directos a quienes más tienen y especulan, acabando con el fraude fiscal y los paraísos fiscales, la defensa de una banca pública, un sistema público de pensiones y un Estado Social que garantice la universalización de los derechos sociales exigible por Ley. Apostando por un nuevo modelo productivo y de organización del trabajo basado en la sostenibilidad social y el decrecimiento medioambiental. Y esto no se va a producir espontánea y naturalmente sin nuestra lucha decidida por las conquistas sociales duramente arrancadas al poder en estos años de larga lucha. Porque ahora se han invertido las tornas como proclama el famoso especulador y multimillonario Warren Buffett: “La guerra de clases existe, es un hecho, pero es la mía, los ricos, que lleva a cabo esta guerra y la estamos ganando”. De nosotros y nosotras depende el futuro de nuestros hijos e hijas y el tipo de humanidad que heredarán.

ATTAC Mallorca no s'identifica necessàriament amb els continguts publicats, excepte quan són signats per la pròpia organització.

Segueix-nos

Segueix el nostre RSS Segueix-nos a Facebook Segueix-nos a Twitter Contacta'ns Telegram ATTAC España

20 aniversari d’ATTAC España

Economía para la ciudadanía

Opinió gràfica

No a todos los machismos - Forges

ATTAC Mallorca dóna suport

PAH


Plataforma contra l'ampliació de l'aeroport de Palma

Arxiu