No ha sido el apocalipsis, qué alivio

29 marzo 2011 | Categorías: Opinió | 930 lecturas |

Isaac Rosa – Comité de Apoyo a ATTAC España

“Una cosa es el debate nuclear, siempre bienvenido, y otra crear una alarma injustificada, que no ayuda a Japón ni a Europa.” -Miguel Sebastián, ministro de Industria-

Tras el entusiasmo con que respondieron en los primeros días, los pronucleares han enfriado su argumentario sobre Fukushima, pues la imagen de los reactores humeantes y reducidos a escombros no casa bien con aquella consigna inicial de “la mejor prueba de que la energía nuclear es segura es que la central ha resistido un terremoto y un tsunami.”

Sin embargo, sospecho que deben de tener preparado el contraataque, para el momento en que parezca que la central está bajo control. Entonces la nueva consigna, que ya he oído a algún experto estos días, será: “al final no ha sido para tanto, la catástrofe se ha quedado en un susto gordo.”

En verdad esa es la impresión que va calando en mucha gente, según pasan los días y Fukushima pierde espacio en las portadas bajo las urgencias de Libia, Portugal o Sortu. La sensación engañosa es que, en efecto, al final no ha sido para tanto como se temía y podemos respirar aliviados, la humanidad se ha salvado.

Da igual que los reactores no estén aún controlados y sigan echando basura radiactiva, pues el susto se nos irá pasando ya que la contaminación del aire, suelo, agua o personas no es algo mediáticamente visible, nada comparable a una fotogénica explosión nuclear; y en todo caso son daños mesurables en años, décadas, tiempos incompatibles con la prisa con que consumimos noticias.

Pero además, a esa impresión ha contribuido la sobreactuación en que muchos cayeron en los primeros días, desde el comisario europeo que habló de “apocalipsis” hasta los controles de radiación en aeropuertos. Nos crearon tales expectativas catastróficas, que todo lo que no llegue a hecatombe parece poca cosa, por grave que sea.

Y sí, es grave aunque no llegue a apocalipsis. Los efectos a largo plazo están por ver, y el coste económico será enorme. Sólo desmantelar la central saldrá por un pico, que en un país devastado es una gracia. Porque den por seguro que el accidente lo pagarán los japoneses, no la empresa, que para eso en la nuclear se limita la responsabilidad por daños. Que si no, nadie construiría una central.

Artículo Publicado en Público.

ATTAC Mallorca no s'identifica necessàriament amb els continguts publicats, excepte quan són signats per la pròpia organització.

Segueix-nos

Segueix el nostre RSS Segueix-nos a Facebook Segueix-nos a Twitter Contacta'ns Telegram ATTAC España

20 aniversari d’ATTAC España

Economía para la ciudadanía

Opinió gràfica

No a todos los machismos - Forges

ATTAC Mallorca dóna suport

PAH


Plataforma contra l'ampliació de l'aeroport de Palma

Arxiu