Punto de vista de alguien de ATTAC

8 mayo 2011 | Categorías: Opinió | 919 lecturas |

Carlos Martínez – ATTAC España

Reflexión de un activista de ATTAC España. ¿Qué hacer desde ATTAC?

No iniciaré aquí un análisis sobre la crisis que sufrimos. Constantemente afirmamos, y tenemos razón, que ATTAC ya avisó. Lo hizo Attac en su conjunto, tras la crisis de los tigres asiáticos, y el lúcido artículo de Ignacio Ramonet ponía el dedo en la llaga: los mercados financieros eran el nuevo motor de la economía capitalista y de desarmarlos o no pendía nuestro futuro, no solo de bienestar y de vida, sino democrático. ATTAC surge, además, cuando tanto las izquierdas soviéticas y estatistas están en crisis profunda, como la socialdemocracia comienza a renunciar a un estado del bienestar pleno y universal en Europa y aceptar las tesis del mercado y del liberalismo de final del siglo XX, renunciando a sus ideales reformistas y clasistas en favor de ser partidos “atrápalo todo”.

Es pues Attac, al igual que otros nuevos movimientos cívicos y sociales, una respuesta frente al nuevo capitalismo global y su doctrina política el neoliberalismo. Ante un capitalismo senil ya, pero envalentonado, ultra conservador y global, es decir mundializado, solo cabe una respuesta internacional, internacionalista, es decir mundial. Por eso Attac tiene esa virtualidad en la que debe profundizar, la acción global.

España vive la crisis del capital con especial virulencia. Cinco millones de paradas y parados así lo atestiguan. La gran precariedad en el empleo, el peso tan bestial en la economía española del sector servicios y la falta de un sector productivo potente, junto al desmesurado peso del sector del ladrillo y una banca poderosa política y económicamente, hacen de este reino un estado lastrado por una burguesía rentista, especuladora y muy poco emprendedora que, en su centralidad, conforma una oligarquía de la banca y el cemento que es la misma que nos domina, desde hace más de cien años al menos, en el centro y desde el centro, excepción hecha de pequeñas zonas, pero muy importantes política e industrialmente, de la periferia.

La transición española, hecha bajo la mirada de “pocos amigos”, tenientes generales franquistas, coroneles y tenientes coroneles golpistas, lastró el desarrollo político democrático, y esta misma democracia fue la que se impuso en alianza con la plutocracia franquista o ya ex franquista (de palabra), junto con una monarquía que sirve de control y freno a toda veleidad democrática profunda y a todo cambio social. Prueba de ello fue la rápida paralización de la reforma agraria andaluza, frenada en seco por los tribunales a los tres meses de iniciada y con tan solo dos fincas expropiadas. Y es que el franquismo permaneció intocado e intocable en todos los aparatos del estado, en todos los altos cuerpos de la administración, la Justicia y el orden público. Curiosamente, solo el ejército sufrió una reforma y esto fruto de su propia obsolescencia, su vetusto material y su dependencia de la OTAN y los EE.UU., lo que lo ha transformado en una mera fuerza auxiliar del Imperio. Se repite la historia de los Ispahán al servicio de cualquier legión romana en campaña.

Pues bien, todas estas consideraciones político-económicas hay que tenerlas necesariamente en cuenta a la hora de analizar la situación, también de hacer propuestas y sobre todo de localizar al adversario, al poder, a los poderosos, y en cualquier caso la banca aparece como la principal de ellos, con una nitidez fuera de dudas.

A esto hay que sumarle que la socialdemocracia española, desde la transición hasta ahora, tuvo siempre una timorata actuación frente a los poderes establecidos, trató de no pisar callos y aceptó la solución monárquica sin casi rechistar, al igual que el PCE, muy castigado por años de represión y cárcel y, por tanto, deseoso de colarse en el juego político y aceptar la situación a cambio de poder hacer política legal.

No criticaré ahora de forma facilota lo que pudo haber sido y no fue. ATTAC además ni estuvo, ni existía. En cualquier caso, sí se debe analizar toda esta situación para entender mejor cómo de aquellos polvos, estos lodos. Por eso conformar ahora una resistencia social es tan difícil y sigue habiendo temores en un reino, cuyo dictador murió de viejo, que no depuró sus aparatos represivos y que tiene un jefe de estado que juró los principios fundamentales del Movimiento Nacional y no la Constitución.

Pero ahí tenemos una herramienta, abstracción hecha de la solución monárquica: la Constitución. Esta es hoy papel mojado puesto que consagra el estado del bienestar, el estado social. Tal vez por eso, esa Constitución pactada con el post franquismo, pero con bastantes goles de la izquierda moderada de la época, es hoy papel mojado.

La entrada en la Unión Europea, la CEE, fue un triunfo para la izquierda moderada europeísta, pues durante cuarenta años Europa fue el ideal. El triunfo del referéndum sobre la Constitución Europea hay que analizarlo en esa óptica. Pero hoy Europa nos encadena a una solución neoliberal a la crisis y nos amenaza con un “rescate” si no somos buenos chicos y chicas, cuando es el Reino de España el que podía amenazar, precisamente, con ser rescatado. A pesar de ello, tal vez no muy lejos en el tiempo lo veamos.

El gobierno español, que trató de impulsar, tras negar su gravedad en los principios de esta crisis, una tímida política keynesiana en un primer momento, se vio luego desbordado por las amenazas francesas y alemanas, de su propia banca privada española y de la patronal, repuesta tras el primer susto inicial, de forma que las potencias centroeuropeas, la banca y la gran patronal son hoy, de forma clara y contundente, las que marcan la política económica a seguir, los recortes sociales a imponer para sufragar sus pérdidas, condicionando la agenda política en su conjunto.

Los sindicatos mayoritarios, en un principio reaccionaron y convocaron, con nuestro apoyo y el de todo el movimiento social y sindical alternativo del estado, excepto en el País Vasco (que tuvo la suya propia, que ATTAC España apoyó igualmente), una huelga general que fue un éxito, dadas sus por primera vez grandes dificultades de convocatoria. Si bien acabaron pactando. Nos colaron a la fuerza una reforma laboral, pero se ha pactado a posteriori una mal llamada reforma en el sistema de pensiones, dañina, cruel y regresiva. Ya tenemos pues dos objetivos de futuras luchas: la derogación de la llamada reforma laboral y la de las pensiones, que suponen un ataque en toda regla al sistema público de pensiones y a los derechos sociales.

Hay, pues, ahora que ayudar a recomponer un panorama ciertamente duro y ATTAC en solitario no puede ni debe hacer, pero sí ayudar, colaborar y empujar, pues hay que construir las resistencias. Estamos solos los y las ciudadanas, en gran parte la gente está sola. CC.OO. y UGT han pactado algo que los invalida para ponerse al frente de nada y, si bien es cierto que todavía conservan fuerza, han perdido muchísimo prestigio social y ese hueco esta vacío. Trabajamos con ellos, en lo posible, en la campaña ITF YA y fuera los PPFF, pero en otras cosas es difícil hacerlo mientras no rectifiquen o sean conscientes del profundo daño que se le están infringiendo a las clases trabajadoras de España y del retroceso tan bestia en derechos.

ATTAC, desde su autonomía y “no competencia sindical”, puede y debe hacerlo; de hecho lo hace. No le reímos la gracia a los mayoritarios, además les advertimos: la oligarquía española no tiene bastante. Quiere más. Quiere sangre. Ella sí está, al igual que todas las oligarquías de Europa y las potencias centrales, en una guerra de clases y en algún momento habrá que reaccionar. Pero la reacción no será posible ya sin contar con toda la ciudadanía. La gente, la gente joven, la gente harta, ha tomado ya la bandera de la protesta social y de forma aún tímida comienzan a surgir iniciativas.

En mi opinión, y la de mucha gente, estamos en un periodo excepcional. La crisis la estamos pagando los de abajo, solo los de abajo. Los recortes seguirán y serán fruto de la claudicación de las socialdemocracias europeas, dejando a las derechas ultraliberales y ultraconservadoras como la alternativa europea, al menos de momento.

La dictadura de los mercados se impone de una forma tan clara en Europa y nítida en el reino de España, en el que el monarca se reúne con fundaciones empresariales y empresarios para dar un golpe de estado blando e imponer el “estado del bienestar posible, en estos momentos”. A continuación, el presidente del gobierno se reúne, en lugar de deslegitimar la anterior reunión, con los mismos empresarios para analizar y encauzar la “recuperación económica”. El PP, antes de gobernar, impone ya su agenda y pacta con el PSOE una urgente privatización de las cajas de ahorros.

La banca privada española comienza a alcanzar sus objetivos de dominio total y de captación de recursos, no para hacer circular el crédito, sino para obtener beneficios y recuperarse de las pérdidas de sus fondos de pensiones e inversión y de la catastrófica burbuja inmobiliaria. Su botín es el ahorro popular depositado en las cajas de ahorros y los fondos públicos de pensiones, vía fortalecimiento de planes privados de pensiones ante una campaña de incertidumbre creada previamente. Así pues, el proceso de acumulación de la banca capitalista en el reino de España pasa por obtener los botines de la cajas y las pensiones públicas y la rebaja todavía superior de impuestos. Está política la garantiza e implementa el gobierno actual y la profundizará un posible gobierno de la derecha españolista.

En estos momentos la soberanía popular es papel mojado. Se gobierna por y para los mercados. Gobiernan los mercados.

Esto que ATTAC lleva tiempo advirtiendo es una realidad. Por eso, dado que ATTAC lo ha dicho y es así, también hemos propuesto las alternativas: desde la nacionalización de las cajas de ahorros, la banca pública, al establecimiento de los ITF, las supresión de los paraísos fiscales, el fin de las privatizaciones y la recuperación pública de sectores energéticos y estratégicos, además de la profundización democrática y la democracia participativa. Lo que ahora hay que ver es cómo difundimos aún mejor y más y cómo movilizamos.

ATTAC no es un think tank. Puede tener algo de eso, de hecho produce discurso y pensamiento, y hoy casi todo el mundo progresista y socialmente avanzado propone ideas que en su momento lanzó ATTAC a través de Ramonet, Susan George, Bernard Cassen, René Paste o Vicenç Navarro, Juan Torres, José Manuel Naredo, Alberto Garzón o Maria Pazos, entre otras y otros. Por eso ahí están los escritos, las ideas y los comunicados y declaraciones de ATTAC en Europa, África, América y en el reino de España. Ahora hay que pensar también en cómo no solo nos indignamos, sino en cómo logramos que nuestras alternativas sean realidad y entren en la agenda política. De hecho, al menos dos ya están: la de las ITF y la supresión de los paraísos fiscales. Si bien solo en agenda. Hay pues que hacer fuerza, y mucha, ante el próximo G20 de noviembre.

Desde comienzos de la crisis, ATTAC España lanzó una propuesta que trataba de articular todo lo que se movía y así surgió Activos Contra la Crisis. Fue seguramente la primera experiencia estatal unitaria anticrisis y generó diversos comunicados. Ahora debiera servir de forma imprescindible para cumplir la Agenda de París, acordada recientemente en dicha ciudad y con el objetivo de coordinar las luchas ante el próximo G20.

Así pues, la agenda de luchas sociales en Europa y contra el G20 pueden ser, si así se considera, parte esencial de nuestra actividad futura y en esto entra de lleno nuestra campaña ITF YA que, de forma conjunta con otras organizaciones, llevamos y cuya conclusión es que el próximo G20 lo acabe imponiendo. ATTAC lleva ya 12 años exigiendo la Tasa Tobin, que ahora se pretende aguar y capitidisminuir bajo la acepción de Robin Hood, CUANDO EL OBJETIVO DE LAS ITF NO ES SOLO RECAUDATORIO, es de control. El fruto de la imposición es de apoyo general a la ciudadanía y no se trata de un gigantesco “DOMUND” sino de poner bajo control democrático a los mercados. La política sobre la economía.

Propuestas de ATTAC España

ATTAC esta participando en la campaña ITF YA. Hay una segunda que sería por la nacionalización de las cajas de ahorros y por la creación de la banca pública, y una tercera con un hito simbólico, la petición de nacionalizar Telefónica, pues en ella se encierra la reivindicación contra las privatizaciones y refleja muy bien lo que estas significan, es decir, peor gestión, nulos derechos del ciudadano-consumidor, consumidora, y gestión opaca. A esto habría que añadirle el caso contra las agencias de calificación (Rating), en la que, por invitación de varias asociaciones y varios despachos de abogados de Barcelona y Madrid, acordamos participar y a la que posteriormente se han unido otras fuerzas políticas.

Nuestras campañas y trabajos son mucho más amplios y, por supuesto, con numerosas iniciativas locales. ATTAC forma parte en sus territorios de acción de numerosas plataformas e impulsa, junto a otras fuerzas, la articulación de respuestas locales hacia lo global, y las y los activistas de ATTAC, tanto como asociación como en calidad personal, están presentes en multitud de luchas y acciones, y son constantemente requeridos por todo el estado para opinar, charlar, debatir e impulsar. Es pues cierto; primero, que la gente se fía de ATTAC; en segundo lugar, que la gente simpatiza con ATTAC; y en tercer lugar, que se le pide opinión y discurso a ATTAC.

Ahora lo que hay que hacer es no defraudar y acompañar las diversas iniciativas, luchas y convergencias que, a lo largo y ancho del estado español, están construyéndose.

Sabemos que solo somos un grano de arena más en el rodamiento capitalista, para molestarlo y, entre muchos granos de arena, lograr frenarlo. Entiendo que lo que ahora hace falta es una gran alianza antineoliberal y democrática de las clases populares.

Portuario en Excedencia.

ATTAC Mallorca no s'identifica necessàriament amb els continguts publicats, excepte quan són signats per la pròpia organització.

Segueix-nos

Segueix el nostre RSS Segueix-nos a Facebook Segueix-nos a Twitter Contacta'ns Telegram ATTAC España

20 aniversari d’ATTAC España

Economía para la ciudadanía

Opinió gràfica

No a todos los machismos - Forges

ATTAC Mallorca dóna suport

PAH


Plataforma contra l'ampliació de l'aeroport de Palma

Arxiu