No nos contéis más cuentos

25 abril 2012 | Categorías: Opinió | 741 lecturas |

Antonio Aramayona – ATTAC CHEG Aragón

Desde muy niños damos por supuesto que los padres y el adulto en general garantizan todo un mundo de certezas, pues representan la fuente y el criterio de lo que es bueno y malo, verdadero y falso. Así, se acata sin rechistar que no hay que mentir ni pegar, sino obedecer, comer y acostarse a sus horas, cepillarse los dientes, cruzar la calle como es debido o comer algo de fruta y verdura, de tal forma que, si uno infringe la norma, no es insólito esconderse o mentir.

Los papás se nos antojan guapos, grandes, poderosos, y de ellos obtenemos alimento y seguridad. Sin embargo, una de las cosas que menos aprendemos a esa edad (tampoco suele enseñarse) es a cuestionar lo que nos van diciendo y silenciando, lo que vamos viendo, viviendo y experimentando. Como botón de muestra, se suele decir que debe fomentarse la lectura, pero raramente que se puede cuestionar lo leído.

Vamos creciendo, tornándonos pasivos, asumiendo acríticamente lo que va ocurriendo, hasta quedar guarecidos dentro de una exigua y confortable concha o repetir por sistema que nada puede hacerse y que los únicos responsables son los gobernantes y los que están arriba.

En nuestra cabeza habitan entonces enormes y pesadas ideas, que acaban siendo incuestionables. Los derechos se convierten en algo ajeno a nosotros mismos, advenidos gratuitamente por alguna suerte de magia, y no en la conquista de muchas generaciones y en el reconocimiento y aceptación de esa conquista. No tenemos derecho a la vivienda, al trabajo, a la sanidad o a la educación porque lo diga la Carta Universal de la ONU o la Constitución, sino porque millones de personas han conseguido con su lucha y su esfuerzo que ningún poder pueda negarlos legítimamente, pues los derechos y las libertades son manifestación expresa de la libertad de todos y de cada uno, desplegada en una sociedad concreta.

Ninguna ley es intocable, incluida la Constitución. La clase política suele hacer trampa, decir una cosa por la mañana y hacer la contraria al día siguiente. Por ejemplo, pretende tapar la boca con la cantinela del “porque lo dice la Constitución” y de un plumazo los partidos mayoritarios cambian un artículo (135) en nombre de la “estabilidad presupuestaria”, sin contar con ele pueblo al que representan. Nos quieren convencer del embuste de la igualdad de todos ante la ley, pero decretan una amnistía fiscal para los más ricos, los más defraudadores y los más insolidarios.

Hablan de paz y solidaridad, pero  Aznar nos implicó en una guerra preventiva bastarda y Zapatero retiró las tropas españolas de Irak y a la vez triplicó la venta de armas a no pocos países denunciados por Amnistía Internacional por conculcar los derechos humanos, incluido Israel. La clase política, especialmente la más escorada a la derecha, habla y habla sobre la unidad de España, a la vez que perpetra cada día la más cainita de las desuniones. Se lamenta de la carencia de cultura del pueblo y pretende confundir a la gente desde el Gobierno central y algunas comunidades autónomas reclamando la lidia de toros como bien cultural (BIC). Se apela desde el Gobierno a la responsabilidad del pueblo, y simultáneamente los tribunales declaran no responsables del accidente del YAK-42, con 62 víctimas, a militares implicados, a los integrantes de la cúpula militar, al ministro Trillo y a su jefe Aznar. Hablan de cambiar el modelo productivo, pero cierran por completo el grifo de la investigación. Y la iglesia católica sigue recibiendo cada año 11.000 millones de nuestro dinero. Mientras, Rajoy predica la necesidad de sacrificios, pero no explica hacia qué tipo de país nos encaminamos (¿él lo sabe?).

Pocos ciudadanos creen ya a estas alturas que las tropas españolas en Afganistán tienen algo que ver, de hecho, con la defensa de la población civil y de los derechos humanos. Recorta el Gobierno servicios básicos en Sanidad y Educación, en lugar de devolver a la tropa a sus hogares y cuarteles, de donde nunca debieron salir. España no compra ya petróleo a Irán por el peligro, dicen, de que fabrique las armas nucleares que sus aliados tienen a decenas de miles. Günter Grass denuncia en un poema la posible agresión “preventiva” de Israel a Irán, y es declarado “persona non grata” en Israel, especialista en descalificar y matar mensajeros.  El otro día debatí en una radio con una especie de clérigo musulmán, presto a explicar que Islam significa paz (calló que en realidad significa “sumisión total”), pero en igual medida reacio a hablar de ejecuciones a homosexuales o adúlteras, de los derechos humanos y la igualdad de la mujer.

Hablan de déficit y de deuda, cuando en realidad están mutando el modelo de país y de mundo. Entretanto, los lobos nos cuentan las bondades del vegetarianismo, y callan que, como dice León Felipe, es el miedo del hombre el que crea los cuentos.

lautopiaesposible.blogspot.com.es/

ATTAC Mallorca no s'identifica necessàriament amb els continguts publicats, excepte quan són signats per la pròpia organització.

ATTAC TV

Segueix-nos

Segueix el nostre RSS Segueix-nos a Facebook Segueix-nos a Twitter Contacta'ns
Canal de Telegram

Economía para la ciudadanía

Libros recomendados:

ATTAC Mallorca dóna suport

Crida


PAH

Campanyes d’ATTAC

 


 

A la calle sin miedo

 

A la calle sin miedo

 


 

 

 


 

 


ILP Renta Básica

No a todos los machismos - Forges

Notícies d’ATTAC España

Convocatòria

Convocatòria a reunió ordinària d'ATTAC Mallorca, que se celebrarà dilluns 2 de setembre de 2019 a les 18.30 hores, a la seu d'ATTAC Mallorca.

LLOC: Seu d’ATTAC Mallorca, carrer Francesc de Borja Moll, 10, entresòl B, Palma.

Arxiu