El sabotaje como penúltimo recurso

29 abril 2012 | Categorías: Opinió | 768 lecturas |

José Antonio Pérez – ATTAC Madrid

La descarada agresión de los poderes económicos contra la sociedad exige una respuesta urgente. Sin embargo, la debilidad actual de los sindicatos y la ineficacia de una clase política, que mira más por su interés corporativo que por el interés común, han roto los puentes de la representación política. En estas circunstancias, el instinto de supervivencia y el sentido de la dignidad están llamando cada vez con más insistencia a la rebelión civil. Queda, todavía, una penúltima opción: el sabotaje.

Una acción de activistas anónimos contra la subida del precio del transporte público en Madrid ha paralizado en plena hora punta y durante unos minutos el servicio de nueve líneas de Metro. La protesta, perfectamente coordinada y sincronizada, se produjo el pasado 25 de abril, entre las 8.28h y las 8.41h, cuando un grupo de personas ha accionado las frenos de emergencia en 13 convoyes de nueve líneas del metro madrileño.

Esta acción, que reúne elementos para ser calificada como sabotaje, puede ser un anuncio de la cadena de disturbios que pueden generarse en el seno de una sociedad agredida y desprovista de los cauces clásicos de mediación y prevención de conflictos. ¿Qué otra salida le queda, por ejemplo, en caso de despido, a un trabajador reformado, es decir, desprovisto de garantías por la última reforma laboral aprobada por el Gobierno del Partido Popular?

El sabotaje informático es un ejemplo de venganza practicada por trabajadores despedidos.

No olvidemos que el sabotaje ha sido un arma histórica de autodefensa obrera. Como he explicado en alguno de los libros que aparecen reseñados en el margen izquierdo de esta página, sabotaje (Del fr. sabotage) se define como: Daño o deterioro en las instalaciones, productos, etc., como procedimiento de lucha contra los patronos, contra el Estado o contra las fuerzas de ocupación en conflictos sociales y políticos.

La voz fr. sabotage deriva de sabot, zueco, y significa literalmente «chancletear, arrastrar los zuecos»; claquer avec sabots: «trabajar chapuceramente». Se refiere al daño o deterioro que realizan los obreros para perjudicar al patrono. El sentido de esta forma de acción directa destinada a interferir la eficacia de la producción se halla confirmado en el Oxford Dictionary, que define el sabotaje como acción característica de «workmen on bad terms whith their employers», es decir, trabajadores en desacuerdo, enfadados, con sus empleadores.

En ese caso, desde la perspectiva del trabajador, la finalidad del sabotaje consiste en interferir en la producción para eliminar la eficiencia. Una forma de lucha obrera de larga tradición. En un folleto sindical de la Industrial Workers of the World, publicado en 1916, se indica que: Sabotaje significa o bien remolonear (y así interferir en la cantidad de la producción), o bien hacer chapuzas (interfiriendo en la calidad) o bien prestar un servicio pobre. Estas tres formas de sabotaje, que afectan a la calidad, a la cantidad o al servicio prestado, pretenden afectar el beneficio del empresario.

La finalidad básica del sabotaje es, por lo tanto, la de “penalizar” el funcionamiento de las instalaciones. La única objeción seria que se le puede plantear es la que deriva de la improcedencia de dañar la propiedad. Pero se trata de una objeción menor toda vez que  “dañar la propiedad no es tan grave como herir o matar a alguien; de aquí que pueda estar justificado por razones que no justificarían nada que causara daños a seres sensibles”, como concluye el filósofo Peter Singer, a propósito de las acciones de los ecosaboteadores.

¿Acaso el mismísimo Jesucristo no atentó contra las cosas cuando volcó las mesas con que los banqueros habían invadido el templo de Jerusalén?. La pequeña dosis de violencia instrumental que hay que aplicar para expulsar del templo a los mercaderes es despreciable cuando se la compara con la violencia “encubierta” con que la supremacía de los valores económicos inunda de miseria los hogares de millones de personas.

En el momento de la acción contra el tarifazo del Metro madrileño, según precisó una portavoz de la compañía, ninguno de los trenes estaba circulando sino que estaban parados en las estaciones.
Romper una máquina, bloquear una instalación o estropear un sistema en respuesta a la descarada violencia del neoliberalismo, siempre serán acciones mucho menos lesivas de lo que sería una eventual aplicación de la ultima ratio de la rebelión armada. Comparado con ésta, el sabotaje contra las cosas supone una considerable reducción del quantum de violencia implícito en un conflicto. Se trata, por lo tanto, de la penúltima oportunidad que tiene la resistencia para evitar un desenlace fatal. Porque si el incremento de la injusticia consigue ahogar las últimas reservas de la paciencia y de la ética, entonces sí que se habrá abierto el paso al estallido de la violencia de las picas.

Convendrá de todas formas poner un especial énfasis en la delimitación de la frontera que separa las acciones dirigidas contra las cosas, de los actos de violencia indiscriminada. El sabotaje sólo podrá ser entendido como recurso a la penúltima ratio cuando por encima de todo respete escrupulosamente lo que algunos autores entienden como “la santidad de la vida humana”. La segunda condición es que sirva para detener mecanismos generadores de injusticia, porque causar destrozos en las cosas de manera indiscriminada tiene otros nombres.

Carnet de paro

ATTAC Mallorca no s'identifica necessàriament amb els continguts publicats, excepte quan són signats per la pròpia organització.

ATTAC TV

Segueix-nos

Segueix el nostre RSS Segueix-nos a Facebook Segueix-nos a Twitter Contacta'ns
Canal de Telegram

Economía para la ciudadanía

Libros recomendados:

ATTAC Mallorca dóna suport

Crida


PAH

Campanyes d’ATTAC

 


 

A la calle sin miedo

 

A la calle sin miedo

 


 

 

 


 

 


ILP Renta Básica

No a todos los machismos - Forges

Notícies d’ATTAC España

Convocatòria

Convocatòria de la reunió ordinària de socis d'ATTAC Mallorca, que se celebrarà el Dilluns dia 27 de Novembre de 2017 a les 18.30 hores, a la seu d'ATTAC Mallorca (Francesc de Borja Moll, 10 Entl B . 07003 Palma Illes Balears).

Arxiu