¿Y ahora qué?

28 julio 2012 | Categorías: Estatal | 907 lecturas |

Carlos Berzosa – Consejo Científico de ATTAC

Tras las medidas tan desacertadas que ha tomado el Gobierno, las cosas siguen empeorando, de manera que continúa el acoso de los mercados a la economía española, la recesión se acentúa, varias Comunidades Autónomas piden su rescate, lo que no hace si no poner de manifiesto que nos encontramos ante una grave crisis fiscal, que anuncia que se puede estar al borde de la bancarrota. En concreto esto es una situación insostenible a corto plazo. Después de tanto recorte, ataque al Estado del Bienestar, aumento del paro, disminución de los salarios, cabe preguntarse qué es lo que se puede hacer ante un descalabro de esta naturaleza.

El fracaso de varios Gobiernos de distintos países, de las autoridades de la Unión Europea (UE), de los responsables del Banco Central, y de tantos economistas es realmente clamoroso. Me considero, como economista y ciudadano, estafado ante las respuestas que se han dado a la crisis económica, y no encuentro respuesta a la ceguera con la que están actuando tantos compañeros de la profesión, que son, además ciertamente influyentes.

En España el grupo de los cien salió a escena de un modo muy rimbombante, jaleados por determinados medios de comunicación, y en el que en ofrecían sus recetas para salir de la crisis. En otras ocasiones he tenido la oportunidad de criticarlos por no atender las verdaderas causas de la crisis y poner el énfasis en la reforma laboral y el recorte en las pensiones. Se estaba confundiendo los efectos con la esencia del problema. No supieron ver que la gravedad de la crisis, como se está poniendo de manifiesto en los momentos actuales, se encontraba en el estado del sistema financiero, el pinchazo de la burbuja especulativa inmobiliaria, la enorme deuda privada con el exterior, y la creciente desigualdad que se estaba dando. La concentración de riqueza que se estaba produciendo en el 1% de la población era realmente escandalosa, así como la elevada corrupción, y un regresivo sistema fiscal.

Todos estos hechos están interrelacionados entre sí, y son los factores determinantes que han provocado lo que nos ha traído hasta aquí. Sin embargo, no se han sabido analizar las raíces del problema y no se han atajado, por tanto, los males que han generado una situación preocupante y alarmante. Este grupo de economistas tiene, incomprensiblemente desde un punto de vista razonable y comprensiblemente por los grupos que los financian y los intereses que defienden, un predicamento en las esferas del poder económico y políticos hasta el punto que son los que se han llevado el gato al agua. Pero con sus recetas condujeron al desastre electoral al Gobierno de Zapatero, y ahora con la puesta en marcha de sus ideas están conduciendo al país al abismo.

Tal como están de mal las cosas es hora de actuar. Muchas gentes del país se están movilizando ante lo que está pasando. El Gobierno sigue sordo y no quiere oír el clamor popular. No se encuentra dispuesto a dialogar ni a negociar nada. Consideran que con la mayoría absoluta pueden actuar como quieran, pero con su forma de hacer las cosas están sembrando las semillas de la destrucción de una sociedad y acabando con el futuro de un país. Cada vez, el margen de maniobra se estrecha más, el enfermo se encuentra peor y resulta más difícil la intervención necesaria para curarle. Se ha tardado en actuar y los males se han ido acumulando. El plazo también se acaba.

La economía del país está en una situación límite. Hay que hacer otras cosas muy distintas si se quiere salir del círculo vicioso en el que se ha caído y que se seguirá dando si se sigue con la misma política económica. Para los que dicen que no hay otra política económica, que nada diferente se puede hacer, pues como país tenemos las manos atadas, recordarles que desde estas páginas Borrell, Navarro, Torres y yo, hemos enunciado medidas que se deben de tomar para intentar arreglar este desaguisado. Pero no estamos solos en este empeño hay también economistas que desde otros medios también lo están haciendo. Hay libros de autores extranjeros y españoles que también lo señalan. Las propuestas existen. Los impedimentos se encuentran en los poderosos grupos económicos y financieros, así como en la ortodoxia económica que impide avanzar.

No podemos, sin embargo, admitir que los mismos que se han enriquecido de una forma desmesurada en los años de bonanza, y los que han contribuido con sus ideas a este desastre, sean los que impongan la salida de la crisis con los elevados costes sociales que está habiendo. De la crisis es posible que se salga, pero lo que no se sabe es cuándo y cuántos damnificados se quedarán por el camino. Hay que reaccionar para que la salida a la crisis se produzca lo antes posible y que no se lleve tantas conquistas económicas y sociales como las que ha habido. Si los dirigentes políticos se encuentran incapaces de manejar esta tormenta económica tienen que dimitir y dar paso a nuevas iniciativas políticas. Esto sería lo honrado y honesto el reconocimiento de una incapacidad ante unos hechos que les superan, y no contribuir a dejar el país en ruinas.

 Artículo publicado en Sistema Digital

ATTAC Mallorca no s'identifica necessàriament amb els continguts publicats, excepte quan són signats per la pròpia organització.

ATTAC TV

Segueix-nos

Segueix el nostre RSS Segueix-nos a Facebook Segueix-nos a Twitter Contacta'ns
Canal de Telegram

Economía para la ciudadanía

Libros recomendados:

ATTAC Mallorca dóna suport

Crida


PAH

Campanyes d’ATTAC

 


 

A la calle sin miedo

 

A la calle sin miedo

 


 

 

 


 

 


ILP Renta Básica

No a todos los machismos - Forges

Notícies d’ATTAC España

Convocatòria

Convocatòria de la reunió ordinària de socis d'ATTAC Mallorca, que se celebrarà el Dilluns dia 27 de Novembre de 2017 a les 18.30 hores, a la seu d'ATTAC Mallorca (Francesc de Borja Moll, 10 Entl B . 07003 Palma Illes Balears).

Arxiu