Ante la ausencia de POLÍTICA surgen las aventuras políticas

26 agosto 2012 | Categorías: Opinió | 989 lecturas |

Carlos Martínez – Presidente de ATTAC Andalucía

La política es el noble arte de implementar ideas, proyectos, convivencia, libertad, y yo añadiría reparto e igualdad.

La desafección de la política profesional de inicios del siglo XXI no es nueva. Este articulo no pretende ser histórico, pero si señalaré que tiene un objetivo, el de alertar y llamar a la organización cívica de la política y la reapropiación de tan noble actividad por parte de ciudadanos y ciudadanas.

En la anterior crisis capitalista, la de 1929, ante el derrumbe de un sistema y la falta de expectativas sociales, también la política -comúnmente entendida- sufrió un gran desgaste. Pero el sistema fue capaz de rehacerse tras experimentar diversas formulas de superación de la gran recesión. Su apuesta final y solución, es conocida, la guerra. En concreto la II Guerra Mundial. Pero antes se probaron diversas soluciones, sobre todo en Europa.

El auge del Fascismo, el Nazismo y el Falangismo, se deben a respuestas nacionales de clases medias asustadas ante su empobrecimiento y el peligro –para ellos y sus ideas conservadoras- del Socialismo y el Movimiento Obrero. Con el apoyo de la gran burguesía y las grandes fortunas europeas, surgieron movimientos de señoritos de las clases medias y medias bajas, violentos y anti-políticos, es decir anti-democráticos pero también,  anti-comunistas y anti-sindicalistas.

Con una Europa en Crisis, un aumento exponencial del paro y un movimiento obrero en lucha y organizado, la solución burguesa fue la de combatir por igual al parlamentarismo, los partidos políticos y sobre todo a la clase obrera y sus organizaciones socialistas de diversos tipos y familias. También a los demócratas liberales, que no aceptaron colaborar, pues bastantes acabaron haciéndolo. Constituyendo partidos políticos supuestamente apolíticos y que declaraban ser ni de izquierdas ni de derechas, a pesar de ser ultra-nacionalistas, racistas, autoritarios y/o totalitarios y tradicionalistas, profundamente partidarios de la propiedad privada a pesar de ciertas consignas sociales. Así pues, ni clases, ni política. En realidad, represión social y sindical, muertes y ausencia de libertad.

Esa fue la respuesta de los señoritos aventureros, muchos de ellos arruinados e incluso parados. Surgidos de unas clases medias asustadas y sin rumbo pero también de una pequeña burguesía brutal y reaccionaria, en una Europa que comenzaba a ser decadente, con unos imperios coloniales en peligro. El sistema, también acabó librándose de ellos y rehaciéndose tras una mortífera guerra antifascista, en la que los sectores populares y socialistas o bolcheviques aliados, acabaron siendo tras la contienda adversarios durante la guerra fría. Pero el fascismo había cumplido su objetivo y la clase obrera europea occidental cambió la revolución y el reparto por el pacto social y el bienestar.

El pacto por el estado del bienestar, tregua imprescindible para las burguesías europeas principalmente, pero de Occidente en general, también fue roto por la revolución conservadora de finales de los ochenta del siglo pasado y en esas seguimos. En realidad, cuando hay personas incluso desde posiciones de izquierdas que se preguntan “  ¿Cuándo acabará la crisis? “,  mi respuesta es: cuando hayan logrado sus objetivos políticos de dominio y control sobre las clases populares y trabajadoras, despojándolas de sus derechos y conquistas sociales y democráticas, en pos de lograr su competitividad en el mundo, es decir competir ante la nueva organización económica mundial, libremente y con pueblos sin derechos en su retaguardia, que les permitan a ellos seguir ganando y acumulando capital. Pero también con pueblos dóciles y asustados que les posibiliten su intento de volver al dominio mundial.

 

Objetivos del Neoliberalismo.-

Al objeto de tal fin, todo es bueno. Pero la guerra de clases de los poderes financieros y los ricos contra las clases populares, tiene una herramienta principal en el siglo XXI y es la manipulación cultural e informativa. Nueva propaganda masiva que busca culpabilizar a los pueblos de la situación, es decir de su crack y su estallido financiero, haciéndoles creer que todas y todos somos culpables, hemos vivido por encima de nuestras necesidades y ahora nos debemos apretar el cinturón. Para lo cual el paro es un arma de terrorismo capitalista masivo contra los pueblos y las clases trabajadoras. En segundo lugar, desacreditar todas las herramientas y estructuras de defensa social y política de las clases populares. Es decir el desprestigio de la política, los sindicatos y la criminalización de los movimientos sociales, al objeto de dejar en sus manos o de falsos mesías la solución a sus problemas.

 

Posibles respuestas.-

Por eso en estos momentos, ni  hay tercera vía posible, ni volveremos al pacto social, no están en ello. Por eso o estamos con las víctimas de la crisis y los pueblos o estamos con los poderosos y las grandes fortunas y bancos. No hay intermediación posible. Por eso la denuncia de las políticas neoliberales y las ideologías conservadoras debe ser clara. Pero cuidado, para el empoderamiento político de ciudadanas y ciudadanos, es imprescindible la acción política estructuradora de un frente del pueblo antineoliberal.  Un frente amplio. Ante esto, pienso que los ataques indiscriminados a la política favorecen a los poderes. Pero las provocaciones o acciones elitistas y grupales propuestas por iniciados y poseedores del fuego de la movilización también. No son actos al margen de las clases populares y de sus organizaciones, movimientos y asambleas o grupos sociales amplios auto-organizados, los que nos conducirán a ningún lugar que no sea favorecer intereses de los de arriba, por muy buena voluntad que nos asista.

Ahora en el Reino de España, surgen gentes que se autodefinen de la “sociedad civil” y que apartan a los demás como apestados. En realidad grupos de defensa del sistema y de la injusticia. Es el nuevo fascismo del siglo XXI ahora con ropajes ultra-liberales y anarcocapitalistas, capitaneados además por personas fracasadas e incluso ex delincuentes. Esa es la conclusión del ni de izquierdas, ni de derechas. Liberalismo autoritario, disfraz de sociedad ciudadana harta. También grupos de derechas travestidos de progresistas y anti vieja política capitaneados por viejas políticas, pero beneficiadas por la desmemoria fruto de una sociedad harta de las políticos sin perfiles, pro-capitalistas y sin nuevas propuestas ni ilusiones, que todos ejercen por igual cuando gobiernan. Hartos de oligarquías las personas, pero al mismo tiempo, sin información, sin politización, sin formación, confundidos y manipulados por mil telebasuras. La manipulación está servida y el autoritarismo también.

Las luchas sociales, sindicales y socio-políticas, no así las políticas –en absoluto las últimas- contra la crisis, en estos últimos dos años han dado un salto cualitativo. Desde la anticipación y esfuerzos de Attac, la acción de ecologistas, feministas, los Foros Sociales Mundiales y los ejemplos denostados por el poder, de América Latina y el Norte de África, pasando por el surgimiento del 15M, más dos huelgas generales y grandes manifestaciones socio-sindicales y populares que han sacado millones de personas a las calles, se ha comenzado a articular la respuesta.

El deseo de movilización, no obstante, también contrasta con el miedo y la desesperación masiva de millones de víctimas, a las que no llegamos todavía. Esa es ahora la prioridad. Trabajar codo con codo y preocuparnos por los que sufren y solo sobreviven, incluso se conforman con malvivir. Hay que tejer redes de solidaridad social. También.

Desde Activos contra la Crisis en 2010, hasta la Cumbre Social, hemos acumulado experiencias y también nuevas fuerzas y personas incorporadas a la lucha contra la estafa y el fraude generalizado de los bancos y los poderes financieros contra los pueblos.

Hemos visto como se salvan los bancos y se nos hunde a las personas, con privatizaciones, cierres y recortes en salud y educación, despidos, cierres y anulación de la libertad sindical. Hemos contemplado cómo las políticas neoliberales avanzan inexorablemente y somos más pobres, sí. Pero no hemos logrado todavía más que preocuparles un poquito y solo en días contados. Mientras tanto en nombre de la democracia, recortan la democracia. No les sirva ya la democracia. Por eso desprestigian de forma indiscriminada la política, pues su objetivo es erosionar y debilitar lo que pueda quedar del pueblo de izquierdas, del pueblo soberano.

Pensemos pues un poco con sosiego, sí, al menos cuatro o cinco días. Reflexionemos, analicemos lo que queda de Agosta y centremos nuestra estrategia. Hagamos autocrítica sin flagelarnos. Hemos avanzado. Sí. Estamos mejor posicionados frente a los de arriba. Conocemos las causas de la crisis y sabemos qué hacer para superarla. Pero no la fastidiemos. Nada al margen de las víctimas reales de la crisis que viven en a millones en barrios y pueblos, podrá ni hacernos avanzar, ni empoderar y crear una ciudadanía activa y una clase obrera en lucha, ni una juventud sin futuro, consciente de ello y dispuesta a conquistarlo.

 

Acción y programas.-

1 Hemos de agruparnos aún más. Las cúpulas sindicales deben entender que estamos ante una tarea titánica y con nuevos actores y ante un capitalismo financiero diferente. Los partidos, antineoliberales y transformadores, así como las personas politizadas, se deben unir y formar una nueva agrupación, amplia e inclusiva que recoja las tradiciones de la izquierda, e incluso entienda que cultura de izquierdas es la más importante también en el estado español y que ilusione y conforme una nueva mayoría social con voluntad de gobernar. Con voluntad de gobierno antineoliberal. Los sindicatos y los movimientos sociales, creo tienen la obligación de mojarse e impulsar esta nueva articulación política antineoliberal y popular.

2 La agrupación europea, la convergencia de las izquierdas y los movimientos sociales a nivel continental, es imprescindible. Es muy necesario crear una plataforma europea sólida, anti crisis capitalista y por la Europa social, democrática e igualitaria. En esto los movimientos y sindicatos con estructuras europeas, tienen una gran importancia, deben ponerse a trabajar frenéticamente. También las izquierdas socialistas europeas que han roto con la tercera vía y el socioliberalismo.

Así pues el PIE (Partido de la Izquierda Europea), la CES (Confederación Europea de Sindicatos), TRANSFORM, Attac Europa o los movimientos sociales y políticos con hermanos europeos adquieren una gran importancia a la hora de articular una respuesta, que además urge ya, con nuestros hermanos griegos, portugueses e italianos. Pero también alemanes y franceses.

3 No me olvido de la acción internacional. La globalización neoliberal, hija directa del neoliberalismo y cuyas consecuencias negativas afectan a todo el mundo, exige la vuelta a la solidaridad internacional de los pueblos y las clases oprimidas. Por eso los Foros Sociales Mundiales, deben dar un profundo cambio y saltar a coordinaciones y a políticas de lucha social más activas. Por eso, la construcción de una red internacional de acción y solidaridad conjunta es imprescindible. Opino, quien no tenga el internacionalismo en la cabeza y quien no sea capaz de coordinar luchas internacionales e incluso apoyarse en los gobiernos antineoliberales del mundo, no podrá confrontar con éxito la lucha contra las oligarquías del Reino de España.

Esta situación que vivimos estos días, en el Reino de España, da lugar a aventureros y aventuras. A tentaciones de sustituir la acción de las personas solidarias y activas o simplemente sufrientes de la injusticia, por acciones a su margen. Lo más peligroso es que da lugar a aventureros de derechas y ultraconservadores, disfrazados de eficacia y capacidad y novedad, a pesar de ser viejos delincuentes convictos por fraude bancario. La solución no es un ex banquero, ellos han creado la crisis. La solución no es la algarada auto justificativa. La solución es la amplia convergencia socio-política antineoliberal. Tenemos la Cumbre Social, tenemos otras herramientas, pues utilicémoslas.

A la calle, que ya es hora. Otra vez, está el 15 de septiembre sobre Madrid. Pero eso solo será el reinicio.

Politólogo, ex presidente de ATTAC España
Socio de SOCIALISMO21

 

ATTAC Mallorca no s'identifica necessàriament amb els continguts publicats, excepte quan són signats per la pròpia organització.

ATTAC TV

Segueix-nos

Segueix el nostre RSS Segueix-nos a Facebook Segueix-nos a Twitter Contacta'ns
Canal de Telegram

Economía para la ciudadanía

Libros recomendados:

ATTAC Mallorca dóna suport

Crida


PAH

Campanyes d’ATTAC

 


 

A la calle sin miedo

 

A la calle sin miedo

 


 

 

 


 

 


ILP Renta Básica

No a todos los machismos - Forges

Notícies d’ATTAC España

Convocatòria

Convocatòria a reunió ordinària d'ATTAC Mallorca, que se celebrarà dilluns 2 de setembre de 2019 a les 18.30 hores, a la seu d'ATTAC Mallorca.

LLOC: Seu d’ATTAC Mallorca, carrer Francesc de Borja Moll, 10, entresòl B, Palma.

Arxiu