Los mahometanos están enfadados

28 septiembre 2012 | Categorías: Estatal | 873 lecturas |

Lo más desalentador de los países teocráticos islámicos es la cerrazón a cualquiera que contradiga al Corán

Antonio Aramayona – ATTAC CHEG Aragón

Éramos pocos y parió la abuela. A la película de un cristiano copto norteamericano en la que se denigra al Islam y al profeta Mahoma, le ha sucedido en unos días un número de la revista francesa Charlie Hebdo dedicado satíricamente a Mahoma. La reacción en numerosos países islámicos no se ha hecho esperar, con el consiguiente asalto a embajadas y empresas occidentales, manifestaciones multitudinarias e incluso la muerte de algunas personas, entre ellas, el embajador estadounidense en Libia.

A veces, el ser humano parece no querer aprender y tropieza una y otra vez en la misma piedra. En su libro Psicología de masas del fascismo, Wilhelm Reich explica cómo la gente, especialmente en situación de depresión económica o social, compensa su frustración siguiendo visceralmente a un líder y a una causa que otorga identidad dentro de un colectivo y contra un enemigo, presentado como la fuente del mal y de sus males. La historia está repleta de movimientos de masas en torno a un caudillo liberador que propugna una batalla sin cuartel contra el adversario, siempre malvado. En ese caldo de cultivo, el fascismo está servido.

También en el mundo islámico abundan las personas que responden a los rasgos descritos por Reich y están dispuestas a reparar por cualquier medio lo que consideran inaceptablemente sacrílego. Si su fe estuviese enraizada en su verdadera identidad personal, ningún infiel tendría para ellas la capacidad de dañar la imagen de su profeta, pues quedaría fuera del alcance de las palabras y las acciones humanas. En tal caso, estaríamos hablando de pura y simple religión. Sin embargo, cuando una religión conlleva, de hecho, la automática reacción indignada de una turba, se corre el riesgo de quedar a merced de la más alienante ideología religiosa.

La intransigencia se hace especialmente incisiva en una teocracia. Allí, la razón y la libertad de conciencia no tienen cabida, pues se está a merced de unos principios y unas máximas morales supuestamente venidos de lo alto, destinados a un determinado pueblo elegido y en manos de una casta clerical que rige con mano de hierro la vida y la sociedad. Un régimen teocrático reprime o elimina al disidente, censura cuanto no se ajusta a los cánones oficiales y rechaza la libertad de conciencia, quedando además anulados los grupos considerados más débiles o impuros de la sociedad, principalmente las mujeres.

Nos hemos enterado con estupor de que, en medio de las protestas existentes estos días en el mundo islámico, el Gobierno paquistaní declaraba al pasado viernes “día especial del amor al profeta Mahoma”, equiparándose así a los días más negros del nacionalcatolicismo hispano, en cuya cúspide estaba Franco, “Caudillo de España por la Gracia de Dios”, mientras las cárceles españolas estaban repletas de ateos, masones, comunistas y librepensadores en general.

Llama la atención sobremanera que una caricatura de Mahoma o un libro considerado vejatorio del Islam lleve a la calle violentamente a grandes multitudes de creyentes musulmanes, pero que pocos de ellos se avengan a reconocer y denunciar, por ejemplo, la situación de la mujer en la sociedad donde viven, la concertación de casamientos de niñas desde su más tierna infancia con el consiguiente sufrimiento que eso suele acarrear o su lapidación en caso de adulterio, si bien todo eso les importe poco, de hecho, a las grandes potencias occidentales y a sus intereses económicos y estratégicos.

Lo más desalentador de los países teocráticos islámicos no radica en sus brotes de violencia, sino en la cerrazón mental e institucional a cualquier planteamiento que contradiga al Corán o al código de conducta de la Sharia. Desde el Humanismo y el Renacimiento, pasando por el racionalismo, la Ilustración y el liberalismo y llegando al respeto a la razón, la ciencia, la libertad de conciencia y a un marco de convivencia laico, común a toda la ciudadanía, en algunas partes del mundo cada vez hay menos cabida para postulados teocráticos, explícitos o larvados, por mucho que protesten y pataleen las iglesias, antaño en abierta y plena connivencia con el poder político y económico.

En el mundo islámico, en cambio, sus élites rebosan del dinero fácil proveniente de su subsuelo, y el poder se halla muy cómodo conservando un status quo que convierte al ciudadano en fervoroso creyente cuyo faro principal es un libro que contiene la palabra “eterna e increada” de Alá revelada a Mahoma en la lengua sagrada árabe mediante el ángel Gabriel y cuyo original está en el paraíso celestial de Alá.

Algunos clérigos musulmanes afincados en Europa muestran su desacuerdo tanto con las caricaturas de Mahoma como también con la violencia habida en muchos países islámicos, cuyos clérigos y dirigentes, sin embargo, no solo no se oponen a tal violencia, sino que a menudo parecen alentarla. Lagarto, lagarto…

Profesor de Filosofía
Artículo publicado en El Periódico de Aragón

 

ATTAC Mallorca no s'identifica necessàriament amb els continguts publicats, excepte quan són signats per la pròpia organització.

ATTAC TV

Segueix-nos

Segueix el nostre RSS Segueix-nos a Facebook Segueix-nos a Twitter Contacta'ns
Canal de Telegram

Economía para la ciudadanía

Libros recomendados:

ATTAC Mallorca dóna suport

Crida


PAH

Campanyes d’ATTAC

 


 

A la calle sin miedo

 

A la calle sin miedo

 


 

 

 


 

 


ILP Renta Básica

No a todos los machismos - Forges

Notícies d’ATTAC España

Convocatòria

Convocatòria de la reunió ordinària de socis d'ATTAC Mallorca, que se celebrarà el Dilluns dia 27 de Novembre de 2017 a les 18.30 hores, a la seu d'ATTAC Mallorca (Francesc de Borja Moll, 10 Entl B . 07003 Palma Illes Balears).

Arxiu