El ajuste que Zapatero no quiso hacer

6 octubre 2012 | Categorías: Justícia Fiscal y Financiera Global | 889 lecturas |

Juan Francisco Martín Seco – Consejo Científico de ATTAC España

Casi al mismo tiempo que el Gobierno español presentaba los presupuestos para 2013, el Ejecutivo francés bajo la presidencia de Hollande daba a conocer el ajuste que proyecta para ese mismo año, ajuste basado principalmente en la subida de impuestos, en especial de los progresivos. Según Hollande, el ajuste no afectará al 90% de los ciudadanos. Recaerá, por el contrario, sobre el 10% de la población de renta más elevada y con mayor intensidad sobre el 1% que acumula mayor riqueza. La afirmación parece bastante creíble a tenor de las medidas adoptadas.

En buena parte, se trata de desandar el camino andado, es decir, anular las bajadas de impuestos que habían acometido los gobiernos de derechas y que disminuían drásticamente la progresividad fiscal. La reforma afecta, en primer lugar, al impuesto sobre la renta de las personas físicas, en el que se crea un nuevo tramo con un tipo marginal del 45% para las rentas superiores a 150.000 € y otro del 75% para las que excedan de un millón; se reducen algunas exenciones y deducciones fiscales y, sobre todo, se regularizan las rentas de capital (intereses, dividendos y plusvalías mobiliarias) que pasan a tributar a la tarifa general en lugar de a los tipos reducidos actuales, con lo que el impuesto vuelve a ser global, sobre la totalidad de los ingresos del contribuyente.

Complemento necesario de la reforma del impuesto sobre la renta de las personas físicas lo constituye la modificación del gravamen que recae sobre los beneficios de las personas jurídicas, esto es, las sociedades. Parece que afectará fundamentalmente a las más grandes, a las que se despoja de multitud de ventajas fiscales y deducciones de las que ahora mismo gozan. Por último, se modifica el impuesto de solidaridad sobre la fortuna (gravamen sobre el patrimonio) para eliminar la reducción que Sarkozy hizo de este tributo en 2011.

La reforma fiscal que ahora acomete Hollande en Francia es la que se espera de un gobierno socialista, y es la que Zapatero debería haber promovido en España para compensar las dos reformas fiscales profundamente regresivas realizadas por el PP en sus ocho años de gobierno. Sin embargo, la política fiscal ejecutada por Zapatero en su primera legislatura estuvo en las antípodas de las medidas adoptadas ahora por Hollande. Bajo el dominio de Solbes y al grito de Sebastián de que bajar los impuestos es de izquierdas, no solo no corrigió los desaguisados causados en esta materia por los gobiernos de Aznar, sino que continuó en la misma línea acometiendo una tercera reforma fiscal que terminó de dar el golpe de gracia a la progresividad y a la suficiencia.

Con todo, lo más grave sin duda fue cuando en mayo de 2010 Zapatero y su flamante ministra de Economía se rindieron sin apenas resistencia ante el primer ataque de la canciller alemana y se plegaron a realizar un duro ajuste, ajuste que implementaron además con los criterios más reaccionarios, de modo que hicieron recaer su coste sobre los empleados públicos, los pensionistas y, a través del IVA, sobre los consumidores. Zapatero ha intentado justificarlo reiteradamente con el argumento de que resultaba imprescindible para evitar el rescate. Pobre razonamiento cuando la prima de riesgo no alcanzaba siquiera los doscientos puntos y más tarde ha llegado a rozar los seiscientos sin que se haya producido el tan cacareado rescate.

Pero es que, además, puestos a realizar un ajuste, se podría haber hecho con una orientación muy distinta en la línea que se esperaba de un gobierno que se denomina socialista y en consonancia con las medidas que ahora toma Hollande en Francia: incorporación de las rentas de capital a la tarifa general del IRPF, introduciendo una mayor progresividad en ella mediante la creación de nuevos tramos con tipos marginales más elevados y reforma en profundidad del impuesto de sociedades, eliminando exenciones y deducciones de manera que se hiciera coincidir el tipo efectivo con el nominal.

Zapatero no quiso, defraudó a sus electores, entregó el triunfo al Partido Popular, y dejó al PSOE sonado e incapacitado hasta Dios sabe cuándo para realizar una verdadera oposición. Sería conveniente que, al menos ahora, los socialistas miren a Francia y prometan -aunque quizá ya nadie se lo crea- que cuando lleguen al gobierno van a hacer algo parecido.

Artículo publicado en República.com

www.telefonica.net/web2/martin-seco

 

ATTAC Mallorca no s'identifica necessàriament amb els continguts publicats, excepte quan són signats per la pròpia organització.

Segueix-nos

Segueix el nostre RSS Segueix-nos a Facebook Segueix-nos a Twitter Contacta'ns Telegram ATTAC España

20 aniversari d’ATTAC España

Economía para la ciudadanía

Opinió gràfica

No a todos los machismos - Forges

ATTAC Mallorca dóna suport

PAH


Plataforma contra l'ampliació de l'aeroport de Palma

Arxiu