Menu

Las cartas están marcadas

22 Novembre, 2012 - Estatal, Opinió

Hay que romper la baraja de los patronos de la fuerza y del dinero, rechazando que su deuda privada sea pública  Antonio Aramayona – ATTAC CHEG Aragón Se supone que hay vida después del 14-N. La huelga general no paralizó al país y la ciudadanía quedó exhausta tras participar en cuantas concentraciones y manifestaciones pudo […]

Hay que romper la baraja de los patronos de la fuerza y del dinero, rechazando que su deuda privada sea pública 
Antonio Aramayona – ATTAC CHEG Aragón
Se supone que hay vida después del 14-N. La huelga general no paralizó al país y la ciudadanía quedó exhausta tras participar en cuantas concentraciones y manifestaciones pudo aquella jornada. Tras el 14-N viene la cruda prosa de una vida cotidiana que muestra la imposibilidad de que ni siquiera en el asunto de los desahucios se pongan de acuerdo los dos partidos mayoritarios (de que permanezcan mayoritarios ya se encarga una ley electoral que tramposamente establece que la circunscripción electoral es la provincia). Entretanto, salta la noticia de que un ciudadano cordobés de 50 años se añade a la lista de suicidios por ejecución hipotecaria. ¿Esto forma parte de la marca España?
El Gobierno aprueba entonces un decreto ley sobre desahucios e hipotecas que constituye un monumento a la beneficencia servida en parches y cataplasmas que está muy lejos de afrontar el problema real y de poner solución al drama social en que siguen sumidas cientos de miles de familias y personas. Alguna prensa apunta que no se puede hacer más a causa de la presión de Bruselas y de la banca; en realidad, de la banca pura y dura. Sus medidas de austeridad (es decir, desmantelamiento del estado del bienestar) son, de hecho, una aquelarre de carniceros, charcuteros y casqueros a costa del pueblo, cuyo principal objetivo es garantizar el pago de las deudas que piramidalmente ha ido construyendo su codicia.
En su poder buena parte de los medios de comunicación del país, el poder financiero ha suplantado al poder político, transformado en mera correa de transmisión de sus dictados al pueblo. Nos dicen machaconamente que, como no hay dinero para servicios sociales básicos, debemos aceptar que lo importante es conseguir reducir el déficit, para lo que, además de ver cómo mutan a su antojo la Constitución, ante todo hemos de ser “austeros” (son maestros del eufemismo), obligándonos a jugar con sus reglas y sus naipes al único juego que han decidido válido. Pero sus cartas están marcadas, su juego acaba siendo para muchos un remedo de la ruleta rusa y su único final siempre es que la banca gana. Hemos de afirmar rotundamente, pues, que no estamos dispuestos a jugar como y a lo que quisieran, así como destapar sus maniobras fuleras y combatir sin tregua sus falacias e intereses, hasta hacer saltar material y literalmente la banca.
El derecho a una vivienda digna es un elemento sustancial del ser humano, mientras que los intereses financieros de una minoría voraz por razón de la fuerza y del dinero deben estar subordinados a tal derecho. El derecho efectivo al trabajo, a la educación, a la prevención y la asistencia sanitarias, la igualdad de todas y de todos ante la ley o la dignidad de la persona constituyen el fundamento del orden económico y político, y de la paz social, y deben inspirar las medidas y las leyes salidas del Parlamento y del Gobierno, de tal forma que el interés general ha de anteponerse siempre a los intereses privados de cualesquiera minorías. Los derechos, en fin, no son desdeñables o aparcables a criterio del gobernante o del patrón, sino que han de servir de criterio fundamental en la política socioeconómica de un país. Aunque quieren convencernos de lo contrario, debemos hacer oídos sordos a sus argucias: tienen las cartas marcadas, su juego es tramposo.
HAY QUIENES están ocupados, con su mejor buena voluntad, en la legítima denuncia de los recortes, pero ya no queda tiempo para ello: hay que romper la propia baraja de los patronos de la fuerza y del dinero, rechazando que la deuda privada, su deuda, sea pública y soberana, que el pueblo deba cargar con las deudas ocasionadas por sus tramposas torpezas y maniobras. Debemos reclamar nuestro dinero, prácticamente regalado a los bancos para tapar sus deudas e inyectar dinero en la red productiva, pero que esos mismos bancos dedicaron a comprar deuda pública a un interés muy superior a como lo compraron. Desde diciembre de 2011, cuenta Vicenç Navarro, el BCE ha dado más de un billón de euros a la banca privada (la mitad de este billón a la banca española e italiana), que la banca ha dedicado a otras inversiones mucho más rentables (como comprar deuda pública) que la de proporcionar crédito.
Hemos de salir a la calle un día tras otro, pero sobre todo hemos de organizar urgentemente una red popular de desobediencia civil. Si algo pueden y deben hacer los sindicatos de clase (¿o ya no lo son?) es esto. Si algo pueden y deben hacer los partidos de izquierda (¿o ya no lo son?) es esto. Los embaucadores del dinero tienen las cartas marcadas y nos imponen su juego y sus reglas de juego. Rompamos, pues, su baraja y dejémonos de juegos, que con las cosas de comer no se juega.
Antonio Aramayona es profesor de Filosofía
http://lautopiaesposible.blogspot.com.es/

ATTAC Madrid no se identifica necesariamente con los contenidos publicados, excepto cuando son firmados por la propia organización.