Mecanismos de defensa de Gallardón y otros ministros del PP

23 diciembre 2012 | Categorías: Estatal, Opinió | 1.008 lecturas |

Antonio Aramayona – ATTAC CHEG Aragón

Con los jueces y el personal laboral de la Administración de Justicia concentrados, en la calle, cuando no están trabajando en unos Juzgados obsoletos e ineficaces por pura desidia de los sucesivos Gobiernos, protestando contra la presunta reforma (de nuevo, un eufemismo) de Ruiz Gallardón, al  ministro no se le ocurre otra cosa que decir que las protestas se deben solo a “intereses corporativos”, pues se les ha quitado la paga de navidad y reducido el número de días por asuntos propios.

Eso, en psicología dinámica elemental, suele llamarse” proyección”: un mecanismo de defensa que, debido a conflictos, conscientes o inconscientes, molestos para una persona, esta tiende a atribuir a otras personas las ideas, sentimientos o impulsos que causan la molestia y la frustración. La proyección busca básicamente expulsar fuera, atribuyéndolo a otro, lo que causa malestar o angustia dentro. En otras palabras, con la proyección se pretende que el conflicto ya no sea mío, sino de otro, a quien atribuyo ese conflicto.

No otra cosa hizo Gallardón. El conflicto judicial  hizo que su mente fuese haciéndose tan pequeña, tan pequeña, tan pequeña que ya no le cabía duda de que los jueces y personal laboral de Justicia no pueden reivindicar un modelo de justicia eficaz, rápido, informatizado, asequible y accesible al pueblo todo en igualdad de condiciones, sino que protestan por la ramplona razón de que se les ha birlado una paga y unos días de asuntos propios. En otras palabras, aprovechando un refrán popular que refleja muy bien el fenómeno de la proyección, el ministro Gallardón cree que todos son de su condición.

(A este respecto, no hay que olvidar que la ministra de Sanidad Ana Mato recitó literalmente las mismas razones que su colega de Justicia y atribuyó los mismos motivos al personal sanitario, en huelga, encierros y manifestaciones diarias desde hace semanas. Es decir, el redactor en la sede del PP en Génova de la chuleta distribuida diariamente a la gente del partido para que tengan siempre a mano respuestas correctas a quienes les pregunten por algún asunto conflictivo, repito, ese redactor incurre en el mismo torpe y común mecanismo de defensa de la proyección).

Quien no necesita mecanismo de defensa alguno es el ministro Wert, que entra en cualquier asunto propio de su Departamento como elefante en una cacharrería. Reconoce sin ambages que su reforma es ideológica o que está encantado con el blindaje de la enseñanza concertada y de los colegios del Opus Dei que segregan por razón de género o sexo, además de privatizar a diestro y siniestro, poner los ojos en blanco cuando habla de excelencia, reducir plantilla de docentes y personal de apoyo, recortar brutalmente el presupuesto para la enseñanza pública, aumentar las ratios, restringir becas y ayudas de todo tipo, y un largo etcétera más de desatinos.

Cae hoy en mis manos la versión digital del diario murciano La Verdad, donde el presidente de la Asociación Murciana de la Empresa familiar (Amefmur) nos deja una perla de difícil clasificación: “la empresa familiar”, puede leerse allí, “cree que la crisis va aflojando, aunque aún no se percibe”. Es decir, al parecer, el presidente de una asociación empresarial antepone la fe en la mejoría a la percepción de los datos y los hechos, si bien no otra cosa hacen a menudo Rajoy, Cospedal, Guindos, Montoro o Santamaría cuando saltan al ruedo a informarnos de “omni re scibile”, señalando como culpable de todos los males a “la herencia recibida”. Siendo en parte verdad, se trata sobre todo de otros mecanismos de defensa típicos y tópicos: la regresión o retorno a gratificaciones y a modos de conducta pasados y ya superados (principalmente, la oposición indiscriminada a ZP), y la racionalización: un proceso de aparente justificación pero de “excusa” real para eludir la propia responsabilidad y aliviar la frustración, donde se acude a razones aparentemente lógicas y coherentes, pero en realidad falsas.

Por si no fuera bastante, el Tribunal Constitucional acaba de declarar el derecho de todo inmigrante a recibir asistencia sanitaria, cosa que el PP circunscribe inmediatamente al País Vasco. Simultáneamente, leo en el diario valenciano Levante que en la Comunidad Valenciana se cobrará el seguro de asistencia sanitaria al propio inmigrante sin papeles o a su país, si existe un convenio al respecto. Pues bien, según Levante, al mismo tiempo unos 5.000 clérigos y monjas de las tres provincias valencianas mantendrán su derecho a la cobertura sanitaria gratuita, sin certificados y sin haber cotizado nunca a la Seguridad Social.

Como rúbrica y colofón, el Presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, además de montar belenes por doquier en todo el territorio nacional, ha montado “belenes” o “nacimientos” (varios…) en su predio de la Moncloa. ¿Estado constitucionalmente aconfesional?

Jingle bells, jingle bells, jingle all the way!

 http://lautopiaesposible.blogspot.com.es

ATTAC Mallorca no s'identifica necessàriament amb els continguts publicats, excepte quan són signats per la pròpia organització.

Segueix-nos

Segueix el nostre RSS Segueix-nos a Facebook Segueix-nos a Twitter Contacta'ns Telegram ATTAC España

20 aniversari d’ATTAC España

Economía para la ciudadanía

Opinió gràfica

No a todos los machismos - Forges

ATTAC Mallorca dóna suport

PAH


Plataforma contra l'ampliació de l'aeroport de Palma

Arxiu