El bañador de Fraga

22 febrero 2013 | Categorías: Estatal, Opinió | 902 lecturas |

Manuel Millera – ATTAC Navarra-Nafarroa

“Americanos, os recibimos con alegría, olé mi madre, olé mi suegra y olé mi tía. Viva el tronío y viva un pueblo con poderío. Americanos, vienen a España gordos y sanos, olé mi madre, olé mi suegra y olé mi tía”.

Bienvenido Mr. Marshall.

Hacia 1966, 340 aviones bombarderos B-52 de las fuerzas aéreas de los EEUU, de su Strategic Air Command, se mantenían permanentemente en el aire sobrevolando el planeta. Según Eduard Rodríguez Farré, cada uno de estos B-52 transportaba una carga de cuatro bombas termonucleares de 1,5 megatones, cada una de las cuales tenía un poder destructor 75 veces superior a la bomba de Hiroshima. Una estrategia militar que llevó a la humanidad al borde del abismo, basada en la supuesta necesidad de estar muy cerca del objetivo del hipotético enemigo (léase, la URSS), en caso de urgencia en el ataque o contraataque nuclear. Un papel similar jugaron después los submarinos nucleares.

Parece ser que en los tratados firmados con EEUU en 1953 y en 1963 no se mencionaba (en sus cláusulas conocidas) que aviones cargados con explosivos nucleares pudiesen sobrevolar el espacio aéreo español y utilizar las bases para darles soporte logístico. Sea como fuere, los B-52 salían cada mañana de su base en Goldsboro, Carolina del Norte, y se dirigían hacia la frontera turco soviética. Al sobrevolar España en esta dirección, repostaban combustible en vuelo suministrado por aviones nodriza de la base aérea de Zaragoza, en algún punto situado entre la capital aragonesa y la costa mediterránea. Al regresar a los EEUU, los B-52 volvían a repostar. El avión nodriza provenía ahora de la base de Morón de la Frontera, Sevilla, y la maniobra se realizaba sobre la costa mediterránea de Almería.

Pues bien, dos aviones chocaron entre sí, 4 tripulantes murieron y otros 2 se lanzaron en paracaídas. Dos de las bombas sin explotar liberaron carga, otra cayó en tierra y otra en el mar. Cientos de marines desembarcaron en playas almerienses para recuperarlas, pero con toda su tecnología y potencial solo consiguieron hallar la de tierra. Para recuperar la del mar, tuvo que ser un pescador que pasaba por allí, Francisco Simó Orts, quien 80 días después, guiase al mismo ejército que desembarcó en Normandía. Desde entonces fue Paco el de la bomba. Imaginen un señor con boina guiando su cascarón de madera por delante de la Sexta Flota, fragatas y destructores en fila… ¡Qué hubiera hecho Berlanga!…

El bañador de Fraga en Palomares no era tal, era una bata de andar por casa, el vestido de Sisí, era una mesa camilla. Cabía allí dentro la familia entera de una pareja de parados, incluidos el suegro y una pareja de gatos. Además tenía poderes antinucleares. Aquella coraza antisexy tuvo la virtud de proteger a su portador hasta su muerte casi cinco décadas después. Siempre se dijo que la salud y la energía de don Manuel eran a prueba de bomba. La radiación, a finales de los 80, cerca de 3.000 veces superior a la de las pruebas atómicas, no fue capaz de atravesar aquel Meyba inmenso. ¡Cuánta tela para tapar la vergüenza nacional! ¿La foto coló? Es difícil decirlo. En aquel país del No-Do y 25 años de paz, secuestrado por un fusil gris, el baño del ministro y el embajador norteamericano, a falta de glamour, intentó trasladar tranquilidad al espectador pasivo de aquella sociedad de Maizena, bases militares y Seat 600. Palomares es hoy la localidad más radioactiva de la península ibérica, el 29% de su población presenta trazas de plutonio radiactivo en su organismo.

La víspera de San Blas, otro gallego, el que vio salir unos hilillos del Prestige rascándose su barba blanca, se volvió a poner el bañador de “aquí no pasa nada”. Una puesta en escena de una patética soledad. Resultó igualmente ridículo, como si hubiese llevado un tanga. Nada por aquí, nada por allá. Ni preguntas ni aclaraciones. Estamos de acuerdo con él, sin que sirva de precedente, en que todo es falso, incluso lo que dijo. Es falso que usted y su partido trabajen por la ciudadanía, que hayan venido a la política con intenciones honestas o que los recortes sean consecuencia de una crisis inevitable. Su representación barata de obra de colegio no tuvo ninguna credibilidad. Cualquier político de medio pelo en la Europa que ustedes nos han vendido habría dimitido ya. Esto es una monarquía bananera, un sistema podrido donde el hedor salpica a todos los ámbitos del mismo, corona, patronal (Díaz Ferrán), instituciones democráticas y partidos políticos. Una herencia del franquismo edulcorada por la sacrosanta Transición.

Según un informe de Diagonal, en tan solo 3 pasitos, su euro por receta (puesto en solfa por el poder judicial) se traslada al bolsillo del ministro.

1º: Usted abona su euro por medicamento a la comunidad autónoma (por ejemplo, Madrid).

2º: La comunidad de Madrid paga más de 45 millones de euros anuales a Sacyr, FCC, OHL y Ploder por el alquiler de los centros sanitarios que construyeron, al ser concesionarias de cinco hospitales construidos bajo distintos modelos de financiación y gestión privada: Coslada, Parla, Sureste, Torrejón y Vallecas.

3º: Dichas empresas son algunas de las que han pagado donaciones al PP según los papeles de Bárcenas.

Fraga dio un gran discurso en la plaza Mayor de Palomares, entre banderolas, banda de música y gallardetes, prometiendo un futuro mejor para su costa. 47 años después, EEUU sigue sin limpiar la zona. Quedan 6.000 m3 de tierra radioactiva en 70 hectáreas. La lista de Bárcenas es una bomba nuclear para el PP y para la democracia. Cada nombre tiene carga explosiva y afecta a la totalidad del territorio peninsular, 50 millones de hectáreas. Falta saber si la contaminación se llevará a sus protagonistas, al pueblo llano, o si las olas la irán disipando a través del baño de Rajoy. Pero el tinglado no se va a caer por sí solo. Tenemos que quitarles el bañador y dejarles en pelotas, y a ser posible, entre rejas. La contaminación es apabullante. Y según una frase ajena, provoca un asco indecible. Ojalá el título de ese libro se convierta en una consigna popular.

Artículo publicado en Diario de Noticias de Navarra

ATTAC Mallorca no s'identifica necessàriament amb els continguts publicats, excepte quan són signats per la pròpia organització.

Segueix-nos

Segueix el nostre RSS Segueix-nos a Facebook Segueix-nos a Twitter Contacta'ns Telegram ATTAC España

20 aniversari d’ATTAC España

Economía para la ciudadanía

Opinió gràfica

No a todos los machismos - Forges

ATTAC Mallorca dóna suport

PAH


Plataforma contra l'ampliació de l'aeroport de Palma

Arxiu