La unidad empuja desde abajo

26 febrero 2013 | Categorías: Estatal, Moviments Socials, Opinió | 1.735 lecturas |

Gabriel González – ATTAC Mallorca

La unidad de los de abajo y las direcciones (cúpulas o aparatos) de los partidos.

Sin un un proceso constituyente desde abajo para construir una fuerza política poderosa, hegemónica y representativa, frente a una hipotética confrontación electoral se dará la circunstancia  de que la mayoría social  que actualmente rechaza las políticas impuestas por la minoría gobernante  sufrirá el voto disperso a la vez que concurrirá a esa confrontación con una sociedad  escéptica a creer que de  semejante dispersión  podrá  pergeñarse una respuesta solvente a los tremendos problemas que padecemos.  Algunos optaremos por formaciones políticas minoritarias o en  extremo minoritarias, engrosaremos la mayoría abstencionista o como mucho votaremos resignadamente por las opciones  menos  alejadas  de nuestras aspiraciones de otro mundo que veremos difícilmente posible, sin motivos para  implicarnos decididamente, con lo cual, y tras analizar los resultados, constataremos que siendo mayoría real quedaremos en situación de minoría en número de representantes en el Parlamento. Podremos echar la culpa a  ley electoral, a “la abstención” o decir que  somos ignorantes, etc.Todo ello escapes exculpatorios de una mirada superficial.

Esa situación facilitará a  la minoría triunfante (PP – PSOE) obtener los apoyos suficientes  para  consolidar el modelo absolutista de los mercados. ( podrían realizar algunos cambios menores, incluídos los territoriales y del modelo de estado, pero sin tocar el dogma neoliberal)  Por tanto, no es suficiente una coalición electoral  más o menos amplia de lo que hay, una SYRIZA a la española derrotada electoralmente y autocomplaciente porque “vamos por buen camino”  Sólo tenemos una opción, señalada por Rajoy: alcanzar la mayoría absoluta con nuestras propias fuerzas en las condiciones realmente existentes. Lo curioso de estas palabras de Rajoy, pronunciadas varias veces, no es que  sean una  indicación de nuestra debilidad, sino que son ahora   indicativas de lo posible. Pero se deben cumplir algunos requisitos para que esta  circunstancial mayoría social pueda emerger como fuerza creadora  y constituyente de una nueva realidad: que aquéllos elementos con amplia visión y capacidad integradora logren constituir una dirección política del proceso superadora de las reticencias pseudo-ideológicas  y capaz de implicar a la mayoría abstencionista en un proyecto vital radicalmente democrático y solvente. La responsabilidad fundamental en esta  emergencia la tienen las direcciones de los partidos con aspiraciones de cambio, pero también los dirigentes de la sociedad civil organizada y las personas que viendo como el viejo régimen se tambalea pueden y deben decir su palabra ahora. No habrá una segunda oportunidad. No se pueden mantener las condiciones sociales a voluntad, todo cambia, todo se renueva, y el poder lo hace especialmente rápido, no requiere de grandes reflexiones y acuerdos  entre muchas partes, el poder ve y actúa…salvo en momentos  de debilidad aparente, y  en  el avance  de nuestras fuerzas también hay obstáculos. Esas pequeñas  agrupaciones políticas que pretenden  acceder a una posición de influencia en el conjunto del amplio movimiento para dirigirlo de acuerdo a sus intereses, sin comprender que sus intereses no son realizables  en el terreno estricto de la competencia  y que sólo podrán realizar una parte de ellos cediendo su parte al todo, para verse incluídas en la marea  ciudadana en marcha. Así, icluídos en el anónimo colectivo, pueden ejercer  su influencia dialogando, señalando las verdades, convenciendo. Pero también pueden, eso sí, mantenerse como dulces derrotados  llevándose nuestras  aspiraciones de cambio por delante. No debemos permitírselo.

Y tampoco  instalarnos en la inacción esperanzada de que “ocurra algún cambio” No ocurrirá. Nosotros tenemos que provocar el cambio que queremos ver. Podemos proponer, desde abajo y sin “referentes” nuestros puntos de vista, proyectos, acciones para la creación de esa fuerza política  emergente. No contra los políticos o partidos actuales o sin ellos, pero no sin nosotros. Reflexionar  conjuntamente las bases programáticas de gobierno para ser refrendadas por la mayoría social,discutir y proponer las personas que mejor pudieran representar al movimiento, para ser refrendadas también por la mayoría social.

Estamos hablando de un proyecto constituyente de los de abajo en una formación política para ganar las elecciones nacionales, autonómicas y locales, ahora y en las condiciones presentes. Descartemos, pues, los viejos pactos electorales de partidos minoritarios para ejercer la oposición. Descartemos también las coaliciones preelectorales incompletas y con ánimo de sumar matemáticamente supuestos votos estables que dejan estar la abstención en su estática indiferencia.

Descartemos  la espera del príncipe azul revolucionario. Y si viene, echémoslo a patadas. Siendo lo que somos, con las fuerzas que tenemos y en el lugar que estamos, hagamos la democracia ahora, desde aquí abajo y empezando por nuestro entorno más próximo, exigiéndonos excelencia en la acción.

 

ATTAC Mallorca no s'identifica necessàriament amb els continguts publicats, excepte quan són signats per la pròpia organització.

ATTAC TV

Segueix-nos

Segueix el nostre RSS Segueix-nos a Facebook Segueix-nos a Twitter Contacta'ns
Canal de Telegram

Economía para la ciudadanía

Libros recomendados:

ATTAC Mallorca dóna suport

Crida


PAH

Campanyes d’ATTAC

 


 

A la calle sin miedo

 

A la calle sin miedo

 


 

 

 


 

 


ILP Renta Básica

No a todos los machismos - Forges

Notícies d’ATTAC España

Convocatòria

Convocatòria de la reunió ordinària de socis d'ATTAC Mallorca, que se celebrarà el Dilluns dia 27 de Novembre de 2017 a les 18.30 hores, a la seu d'ATTAC Mallorca (Francesc de Borja Moll, 10 Entl B . 07003 Palma Illes Balears).

Arxiu