La adquisición de Severn Trent: beneficios empresariales y evasión fiscal en la gestión del agua en Inglaterra

3 julio 2013 | Categorías: Serveis Públics | 791 lecturas |

  Richard Whittell – Corporate Watch

Severn Trent es la ultima empresa de agua que ha sido objeto de un intento de adquisición por parte de un grupo de fondos de inversiones. Una análisis de sus negocios pasados revela enormes beneficios, evasión de impuestos, y falta de principios éticos. Otra vez un bien publico se convierte en un beneficio para pocos.

Mientras que un numero creciente de personas tienen problemas para pagar sus recibos de agua, el mundo financiero está en bullicio sobre el intento de hacerse con el control de Severn Trent, la compañía que provee de agua el Midlands y parte de Gales, por parte de LongRiver Partners. El Consejo de Severn Trent ha rechazado dos ofertas hasta la fecha. Sin embargo, comentadores financieros reconocen que LongRiver seguirá intentándolo hasta qué consigan lo que quieren (tienen tiempo hasta el 11 de junio para hacer presentar una oferta final).

La gente que vive en el área servida por Severn Trent no ha sido consultada sobre este proceso, ni lo será. El poder de decisión recae en el Consejo de Severn Trent y en sus accionistas, no en los ocho millones de personas que ellos llaman “clientes”. Como el agua es un mercado cautivo (curiosa perversión, ya qué normalmente se afirma que la privatización significa el desmantelamiento de monopolios para acrecer la competencia) ellos no tienen forma de elegir sobre quien va a beneficiarse cada vez que abren el grifo.

Sin embrago, ¿deberían estar preocupados? Detrás del nombre LongRiver se esconde un grupo de tres fondos de inversiones: Borealis Infrastructure Management, Universities Superannuation Scheme, e Kuwaiti Investment Office. Veamos de quienes se trata.

 Borealis, con su nombre oscuro, oficinas en el centro de Londres y una pagina web muy básica, parece a primera vista un típico fondo de inversiones, gestionado para qué personas ya ricas puedan serlo aún más. Sin embargo, se esconde un detalle. En la actualidad, lo posee el Ontario Municipal Employees Retirement System, el fondo de pensiones para los más de 400000 trabajadores de la homónima provincia de Canadá. Lamentablemente, sus inversiones previas en Reino Unido no sugieren que tenga en cuenta los principios éticos de servicio público en su quehacer.

En los últimos años, Borealis ha comprado tres otras compañías que proveen importantes servicios y infraestructuras en varias partes del Reino Unido: Scotia Gas, que provee gas a Escocia a otras parte de Inglaterra; Associated British Ports, que posee y gestiona 21 puertos en Inglaterra, Escocia y Gales; y HS1, que gestión la conexión de ferrocarriles entre Londres y el Túnel del Canal. Sus cuentas muestran que Borealis y los otros propietarios (diferentes para cada empresa) utilizan estructuras financieras que les permiten pingues beneficios, pero pequeños resultados para las cuentas públicas.

Las tres compañías han recibido enormes financiaciones para sus inversiones – alrededor de 4000 millones de esterlinas para cada compañía. Este exorbitante nivel de endeudamiento de compañías privadas de agua has sido criticado por una series de organismos, entre ellos la misma Severn Trent, que escribió un informe sobre este asunto.

Sin embargo, es la identidad de algunos de los prestamistas que levanta dudas, sobra todo en el caso de las tres compañías controladas por Borealis. Mirando con más atención su sus cuentas se descubre que han recibido una enorme cuantía de dinero de subsidiarias de Borealis y de los otros dueños. Scotia Gas y HS1 deben cada una 500 millones de esterlinas, mientras que Associated British Ports debe más de 2000 millones. Las tasas de interés sobre estos prestamos son muchos más altas – entre el 10% y el 12% – de las que están pagando a bancos o otras terceras partes para el resto de su deuda.

El pago de los intereses de estas deudas – alrededor de 70 millones de esterlinas para Scotia y 255 millones para Associated British Ports – ayuda a disminuir, y a veces a cancelar totalmente, los beneficios tasables. El impuesto de sociedad se ve significativamente reducido – y a veces se anula – mientras que los intereses van a parar a la cuenta de Borealis con independencia si la compañía tuvo un año bueno o malo. Esta no es la única forma posible de invertir – Borealis podría haber puesto dinero en la compañía como acciones, y recibido dividendos en vez de intereses. Sin embargo, los dividendos se pagan después que la compañía ha pagado sus impuestos, y entonces no contribuyen a disminuirlos.

Se hace algo aún más sutil. Si Borealis tomase dinero prestado sobre su casa madre en Canadá, HMRC se haría con el 10% del pago de los intereses en virtud de la llamada “withholding tax”. Sin embargo, los prestamos se hicieron a través del Channel Island Stock Exchange [N.d.T.: en paraísos fiscales]. Gracias a este agujero, que HMRC conoce pero rechaza cerrar (se llama la “excepción para Eurobond”), no se paga ningún impuesto.

Quizá no sorprenda a nadie que este modelo de financiación es muy popular entre las empresas de agua. Una investigación del Corporate Watch de este años ha desvelado que siete compañías utilizan este agujero. Es muy popular entre varias compañías, desde la compañía de sanidad privada Spire a los dueños de Classic FM, Global Radio. La cosa más decepcionante sobre este asunto es que esta artimañas se hacen para que trabajadores en otras partes del mundo puedan conseguir una jubilación la más abultada posible.

Lo que nos lleva a Universities Superannuation Scheme. Como el nombre sugiere, se trata de un fundo di pensiones privado para los trabajadores de las universidades en el Reino Unido. El USS se describe como un inversor “activo y responsable”, que tiene en cuenta “cuestiones materiales corporativas, sociales, éticas, y medioambientales,” cuando toma sus decisiones de inversión.

Sin embargo, su historial de inversiones no deja demasiadas esperanzas para la gente que pronto podría depender de ellas para sus servicios de agua. El portafolio de inversiones de USS incluye a una serie de compañías que no son conocidas para su compromisos sociales, éticos o medioambientales. Gigantes del sector petrolero como Shell y BP, actualmente bajo investigación para acuerdos sobre precios que se añaden a otros varios crímenes, están entre los primeros cinco, así como HSBC, también bajo investigación por blanqueo de dinero. Hay también Vodafone, que podría dar lecciones a Borealis sobre como evadir impuestos, la empresa de armas BAE, la British American Tobacco, y los conocidos gigantes mineros BHP Billiton y Rio Tinto. La USS ha sido criticada también para sus inversiones en empresas que se aprovechan de los asentamientos ilegales israelí en Palestina, como por ejemplo Astom, una compañía francesa involucrada en la construcción de un metro ligero en Jerusalén Oeste.

Y no alimentáis demasiadas esperanzas sobre Kuwaiti Investment Office, un fondo soberano puesto en marcha con las ganancias petroleras del país. Los ejecutivos de este fondo podrían haber encontrado sus colegas de USS en el AGM de BP, de la que son unos de los principales accionistas. El fondo tiene un enorme portafolio de inversiones, especialmente en la City de Londres, y adquirió una importante cuantía de acciones de Citigroup y Merril Lynch con las primeras manifestaciones de la crisis financieras, vendiendo sus acciones de Citigroup dos años más tardes con un pingüe beneficio.

De forma que las cosas no pintan bien para los “clientes” de Severn Trent. Sin embargo, ¿cómo están ahora? Las acciones de la compañía se negocian públicamente en la bolsa, y se ha hablado mucho en la prensa sobre la diferencia entre las compañías de agua que son sociedad anónimas, y las que son controladas por consorcios como LongRiver, que tienen ingentes deudas y esquemas de evasión fiscal. Sin embargo, las empresas se asemejan más de lo que parece.

Es verdad que los recibos de Severn Trent son más bajos de los de otras empresas del sector. Sin embargo, son todavía muy altos – se tiene que pagar 311 esterlinas al año. Las facturas se han incrementado de un 50% en términos reales desde la privatización en 1989. Un informe parlamentario publicado el mes pasado estimaba que el 23% de los hogares en Inglaterra y Gales “paga ahora más del 3% de sus ingresos para los recibos de agua y saneamiento”, y sugería que los recibos de agua “podrían ser inalcanzables para un gran numero de personas.”

El crecimiento de los recibos – aprobado por el organismo regulador de gobierno OFWAT – se justifica con la necesidad de invertir en una infraestructura deficiente. Sin embargo el dinero se destina a satisfacer las exigencias de altas ganancias para los accionistas. Severn Trent pagó dividendos para 160 millones de esterlinas en 2012, y se prevé aún más este año.

Si a esto se añade el sueldo de 1 millón de esterlinas de su jefe Tomy Wray en 2012 – el segundo más alto entre todas las compañías de agua – y los 300 millones de esterlinas para pagar los intereses de su 4000 millones de deuda en el 2012, las cifras de inversiones parecen menos impresionantes (no hay en este caso prestamos entre compañías del mismo grupo como en el caso de Borealis, pero bancos y dueños de bonos exigen aun así un interés del 6% promedio). Y el historia de Severn Trent no ha sido libre de escándalos. Tuvo que pagar una multa record de 36 millones de esterlinas, y prometer de reducir los recibos para sus clientes después de haber organizado lo que el Independent definió como “uno de los más grandes escándalos de acuerdo sobre precios perpetrados en Reino Unido”. El mismo años fue condenada a pagar 2 millones de esterlinas por falsear datos sobre perdidas de agua.

Entonces, la elección no es entre empresas suya acciones de negocian públicamente y privadas, sino entre empresas publicas o privadas. Este año, Corporate Watch ha estimado que se podrían ahorrar 2 millones de esterlinas – 80 esterlinas para cada hogar – si los servicios de agua fueran en mano pública. El gobierno puede tomar dinero prestado a tasas mucho más convenientes de las compañías privadas, y no habrían accionistas exigiendo sus altos dividendos.

Esto no quiere decir que una gestión pública funcionaria automáticamente bien – el servicio antes de la privatización se criticaba por la falta de inversiones y de transparencia – pero hay mucho ejemplos en el mundo de servicios de agua gestionados más eficientemente y democráticamente cuando son públicos. Y hay varios ejemplos de privatizaciones que han fracasado a la hora de ofrecer un servicio decente y socialmente justo. El servicio de agua en Inglaterra es uno de ellos.

Fuente:
http://www.opendemocracy.net/ourkingdom/richard-whittell/severn-trent-takeover-corporate-profiteering-and-tax-avoidance-on-britai

  Traducido por Matteo Guainazzi
Comisión de Servicios Públicos de ATTAC España

ATTAC Mallorca no s'identifica necessàriament amb els continguts publicats, excepte quan són signats per la pròpia organització.

ATTAC TV

Segueix-nos

Segueix el nostre RSS Segueix-nos a Facebook Segueix-nos a Twitter Contacta'ns
Canal de Telegram

Economía para la ciudadanía

Libros recomendados:

ATTAC Mallorca dóna suport

Crida


PAH

Campanyes d’ATTAC

 


 

A la calle sin miedo

 

A la calle sin miedo

 


 

 

 


 

 


ILP Renta Básica

No a todos los machismos - Forges

Notícies d’ATTAC España

Convocatòria

Convocatòria a reunió ordinària d'ATTAC Mallorca, que se celebrarà dilluns 2 de setembre de 2019 a les 18.30 hores, a la seu d'ATTAC Mallorca.

LLOC: Seu d’ATTAC Mallorca, carrer Francesc de Borja Moll, 10, entresòl B, Palma.

Arxiu