Menu

¿Necesita Mariano Rajoy unas Malvinas?

14 Agost, 2013 - Estatal, Opinió

Gonzalo Fernández – prcomunicación Parece ser la última estrategia emprendida desde el gobierno de Mariano Rajoy, encender una cortina de humo -al menos hasta el final del verano- retomando un viejo conflicto histórico: Gibraltar. El anuncio de medidas restrictivas a Gibraltar han sido el motivo de un malestar abierto desde el gobierno británico: ¿interés político o […]

Gonzalo Fernández – prcomunicación
Parece ser la última estrategia emprendida desde el gobierno de Mariano Rajoy, encender una cortina de humo -al menos hasta el final del verano- retomando un viejo conflicto histórico: Gibraltar. El anuncio de medidas restrictivas a Gibraltar han sido el motivo de un malestar abierto desde el gobierno británico: ¿interés político o desvío de atención?
Agostó comenzó de una manera atípica en los medios de comunicación nacionales. Los telediarios nacionales no abrían el 1 de Agosto sus titulares con la tradicional operación salida. El protagonista de la jornada era Mariano Rajoy. El presidente del Gobierno había encarado uno de los momentos más duros de su mandato, y puede que de su carrera política. Durante toda la mañana del día 1 había comparecido en el Senado para ‘dar explicaciones’ sobre el ‘caso Bárcenas’. Si bien su comparecencia había sido por iniciativa propia, la realidad es que las críticas desde el exterior, sobre todo desde los diarios ingleses y norteamericanos, sobre la posible implicación del presidente en el escándalo de corrupción tuvo, seguramente, más fuerza que la presión de partidos y medios de comunicación nacionales.
Mariano Rajoy pidió perdón por haber confiado en Luis Bárcenas, pero reafirmó su inocencia y su compromiso de seguir al frente del gobierno. El equipo de Rajoy sabe que el ‘asunto Bárcenas’ no está cerrado, pero necesita tiempo para encarar los próximos acontecimientos. Y qué mejor manera que recuperar un conflicto internacional para cambiar de objetivo. En este caso la presión, y el anuncio de ‘medidas más duras’ contra Gibraltar, entre ellas –y la más mediática- el cobro de 50 euros por el paso de la frontera entre ambos territorios, además de medidas de presión fiscal. El objetivo, desde el gobierno, es acabar con los paraísos fiscales que en el peñón han florecido. Tal y como explicaba José Manuel García-Margallo, ministro de asuntos exteriores, en la portada de ABC ‘se acabó la broma’, en relación a Gibraltar.
La reacciones desde el gobierno británico no se han hecho esperar, y el propio primer ministro británico, James Cameron ha expresado su preocupación. ¿Objetivo cumplido? Habrá que esperar unas semanas si la prensa internacional se olvida de Rajoy, y centra su objetivo en el peñón. Lo cierto es que distintos analistas políticos y expertos en comunicación ya han expresado su rechazo a esta estrategia, si es que en verdad resulta serlo. Por el momento, Rajoy mantiene el silencio.

ATTAC Madrid no se identifica necesariamente con los contenidos publicados, excepto cuando son firmados por la propia organización.