Casi Personas

1 octubre 2013 | Categorías: General | 609 lecturas |

Lina Gálvez – Consejo Científico de ATTAC España

La Historia del Pensamiento y la Historia sin más –ni menos- han contemplado múltiples procesos de deshumanización del otro. Leyendo estos días las informaciones sobre el trágico accidente de Lampedusa o lo que parece una atención bastante deficiente a un ciudadano polaco de 23 años en un hospital sevillano que fallecía en un albergue de indigentes pocas horas después, pienso que sólo un proceso de deshumanización puede explicar los comportamientos individuales, y sobre todo, los protocolos y leyes establecidos desde la gestión política y aceptados por la ciudadanía.

Ya Aristóteles hablaba de pueblos (por tanto, de seres humanos) cuyo único destino era el de ser conquistados para ser esclavizados. Durante la conquista de América se discutió sobre si los indios tenían o no alma, por tanto, si eran o no seres humanos, condición que medio ganaron sólo para poder ser evangelizados. Argumentos que se repitieron y se sofisticaron durante el colonialismo moderno. También encontramos la construcción sobre la inferioridad de la mujer desde los orígenes del pensamiento clásico, que además conquistó su carácter científico en el siglo XIX y que hoy día sigue siendo el sustrato de nuestra sociedad machista y de fenómenos como la cosificación sexual por el que las mujeres serían objetos sexuales separados de su existencia como individuos y por tanto, susceptibles de ser mercancía u objeto de violencia y todo tipo de vejaciones.

La deshumanización del otro suele ser común en las guerras. De esa manera, las personas que asesinan o torturan se libran de la culpa moral. Esa fue también la actitud de los nazis en el holocausto puesto que los judíos no merecían la categoría de seres humanos, eran distintos, eran animales.

De Sousa Santos desde la teoría crítica denuncia que existe una línea de lo humano, donde se podría distinguir la zona del ser, los que están por encima, y la zona del no ser, los que están por debajo. Trazando esta línea se deshumaniza a poblaciones completas para permitir actos de violencia, violaciones y apropiaciones.

La deshumanización se da cuando un ser humano llega a percibir a otro como “no humano”. Las personas pierden el sentido de especie de manera que pueden matar, violar o vejar al otro sin sentir la culpa de estar haciéndolo con alguien de tu propia especie. De forma que estos “otros” y “otras” se transforman en blanco de explotación, privación y violencia.

Las personas deshumanizadas pierden su identidad, como en los campos de concentración, las cárceles o en las filas de las improvisadas morgues como la reciente en la isla de Lampedusa, donde las personas deshumanizadas ya no tienen identidad, son sólo números.

Judith Butler dice que la vida de los seres deshumanizados siquiera es digna de duelo.

Aunque eso no es lo que ha pasado en Italia, donde este domingo el gobierno italiano les ha concedido la nacionalidad italiana a los fallecidos ahora que ya no tienen derechos que reclamar ni vidas que vivir desde sus ataúdes, incluyendo los cuerpos que se pudren en los cuatro ataúdes infantiles con osito de peluche que todos los periódicos y televisiones morbosamente nos han hecho contemplar.

Y es que no es descabellado pensar que la propaganda política permita que se trate mejor a los muertos que a los vivos. Eso explicaría que a la misma hora que el gobierno anunciaba la concesión de la ciudadanía a los que nunca disfrutarán los derechos derivados de recibirla, la fiscalía de Agrigento acusaba a los supervivientes de un delito de inmigración clandestina que está penado con 5000 euros y la expulsión del país. Suerte que también habrán corrido los 463 refugiados sirios que llegaron a Lampedusa solo unas horas antes que los cadáveres y los naúfragos eritreos y somalíes, o los miles que están hacinados en los centros de recogida de la isla italiana.

Al parecer, las personas que iban en el barco que se incendió y se hundió a media milla de la costa de Lampedusa, pidieron auxilio hasta a tres embarcaciones pesqueras que no les socorrieron.

Piotr Piskozub, el ciudadano polaco que falleció la pasada semana en Sevilla, ingresó en urgencias del Hospital Virgen del Rocío a las 00.20, después de que varios vecinos del barrio de Los Remedios alertasen de que había un hombre en la calle con apariencia de encontrarse en mal estado. Tenía 23 años, pesaba treinta kilos y fue dado de alta y enviado a un albergue municipal solo hora y media después de llegar al hospital. Obviamente, sin tiempo de hacerle ninguna analítica ni otras pruebas. Algo más de 12 horas más tarde, fallecía en ese mismo albergue víctima de una bronconeumonía. El diagnóstico del hospital al darle el alta fue el de “Problemática social”.

No pretendo juzgar la catadura moral de los tripulantes de los pesqueros italianos que no auxiliaron a los náufragos o de los trabajadores del servicio de urgencias del Hospital Virgen del Rocío de Sevilla, aunque creo que tomaron decisiones moralmente equivocadas. Pero sí quiero llamar la atención sobre las leyes y protocolos que explican esos comportamientos y que si existen es porque la ciudanía los acepta o tolera, precisamente porque se trata de otros, afectan a otros, en un claro proceso de deshumanización.

En el año 2008, el gobierno de Silvio Berlusconi aprobó la conocida como Ley Maroni, una ley xenófoba que establecía la pena de complicidad con la inmigración clandestina. Así se da la paradoja que los tripulantes de un cuarto pesquero que sí auxiliaron a los náufragos de Lampedusa y por tanto, actuaron tratando a esos somalíes y eritreos como personas humanas, puedan ser juzgados de complicidad con la inmigración clandestina. Esa Ley sigue aún hoy en vigor y el pueblo italiano volvió a dar un respaldo masivo a Berlusconi y a sus xenófobos socios de la Lega Nord en las últimas elecciones.

En septiembre de 2012, el gobierno de Mariano Rajoy, aprobó el Real Decreto-Ley 16/2012 que desde hace poco más de un año excluye a los inmigrantes sin papeles de la sanidad pública española.

En la actualidad, hay 873.000 personas que ya no pueden acudir a una consulta médica por haber perdido su tarjeta sanitaria. Médicos del Mundo en su campaña “Nadie desechado” denuncia que desde septiembre de 2012, 2.300 personas son desechadas cada día en nuestro país.

Piotr Piskozub era polaco, ciudadano comunitario, y por tanto, poseedor de derechos dentro de la Unión Europea, pero era un indigente y por tanto, portador de una enfermedad con un diagnóstico clínico con el que los hospitales se lavan las manos: problemática social. Sobre todo, tras los recortes impuestos desde el gobierno de Rajoy que han deshumanizado nuestro estado de bienestar, nuestros servicios sociales, y a nosotros mismos, que con nuestra indiferencia y apoyo a quienes toman esas decisiones permitimos esa deshumanización. En la última encuesta de demoscopia el PP recobra su ventaja electoral al pasar el caso Bárcenas a un segundo plano. Ese respaldo popular es el que empuja y legitima a los conciudadanos que trabajan en esos espacios como las urgencias de los hospitales, a comportarse como si esos otros no fueran personas, todo lo más, casi personas.

 

Lina Gálvez es Catedrática de Historia e Instituciones Económicas y Directora del Máster Universitario en Género e Igualdad de la Universidad Pablo de Olavide, de Sevilla. Entre 2007 y 2012, fue Vicerrectora de Postgrado y Formación Permanente de esa misma universidad. Ha formado parte, entre otras, de las universidades de Sevilla, Lyon, London School of Economics o el Instituto Universitario Europeo de Florencia, además de haber colaborado con instituciones como el PNUD. Ha participado, coordinado y dirigido numerosos proyectos de investigación y en la actualidad ultima la puesta en marcha de un Observatorio de género sobre economía, política y desarrollo (GEP&DO). Premio Meridiana de la Junta de Andalucía en 2011.

Artículo publicado en andaluces.es

http://www.andalucesdiario.es

ATTAC Mallorca no s'identifica necessàriament amb els continguts publicats, excepte quan són signats per la pròpia organització.
Etiquetas: .

ATTAC TV

Segueix-nos

Segueix el nostre RSS Segueix-nos a Facebook Segueix-nos a Twitter Contacta'ns
Canal de Telegram

Economía para la ciudadanía

Libros recomendados:

ATTAC Mallorca dóna suport

Crida


PAH

Campanyes d’ATTAC

 


 

A la calle sin miedo

 

A la calle sin miedo

 


 

 

 


 

 


ILP Renta Básica

No a todos los machismos - Forges

Notícies d’ATTAC España

Convocatòria

Convocatòria a reunió ordinària d'ATTAC Mallorca, que se celebrarà dilluns 2 de setembre de 2019 a les 18.30 hores, a la seu d'ATTAC Mallorca.

LLOC: Seu d’ATTAC Mallorca, carrer Francesc de Borja Moll, 10, entresòl B, Palma.

Arxiu