¿Antisistemas?

25 octubre 2013 | Categorías: Educació, Estatal, Opinió, Serveis Públics | 853 lecturas |

Antonio Aramayona – ATTAC España

A la misma hora que la Bolsa española cerraba al alza y el Ibex 35 ganaba un 0,84% hasta alcanzar por primera vez desde hace más de dos años los 10.001,80 puntos, en Cádiz un hombre estaba encaramado a una grúa de 54 metros de altura donde había desplegado una pancarta para pedir “Vivienda digna” para su mujer y sus dos hijas, que viven en circunstancias lacerantes. Ambos hechos concurrían en un país aquejado por una esquizofrenia socioeconómica cada día más grave: la desigualdad creciente entre la gente hiperrica (13% de aumento de millonarios en el último año) y la gente por debajo del umbral de pobreza (21% de la población española y uno de cada cuatro niños –unos 2,2 millones de niños– son pobres).¿Por qué se habla siempre de luchar contra la extrema pobreza y no contra la extrema riqueza?

SIN EMBARGO, ateniéndonos a los hechos, muy poca gente parece reaccionar más allá de las palabras y las pancartas, en términos de rebelión y de combate –no violento– contra quienes se benefician y mantienen este estado de cosas. Más aún, la mayor parte de la gente parece narcotizada, presa del miedo a perder lo que aún tienen o la desconfianza de que otros puedan arrebatárselo. Su casa arde en llamas, pero buena parte de la población se queda mirando, esperando que el incendio no llegue a su vivienda, contemplando, lamentando con lágrimas de cocodrilo (palabras y más palabras…) las personas que van quedándose sin nada, y quejándose de los incendiarios. Viene después el poder esgrimiendo la ley y que no hay dinero, y manda a todos obedientemente a sus casas.

Nos han grabado a fuego en la mente que hay que cumplir la ley y que toda es legítima, aunque algunas leyes apunten directamente contra la línea de flotación de los derechos humanos y cívicos fundamentales. Sin embargo, las cosas no son tan sencillas: en muchos casos las leyes reflejan, justifican y sustentan primordialmente los intereses de la clase social vinculada con el mundo del dinero y sus privilegios, ignorando y conculcando los intereses y los derechos de una gran parte de la ciudadanía.

SI HAY PERSONAS que se rebelan e invocan la desobediencia civil o la insumisión frente a tales leyes, el poder ejecutivo y el poder judicial caerán sobre ellas, multando, atemorizando y reprimiendo. Y si es necesario, vendrá de nuevo el poder legislativo a crear nuevas leyes que justifiquen y refrenden la coerción de cualquier conato de rebeldía.

Sus medios de comunicación se apresurarán a calificar a esos ciudadanos de antisistema, sin pararse a pensar que, remedando una pancarta que se hizo popular en el 15-M, “no somos antisistema, el sistema es antinosotros”.

Por mucha mayoría que tenga el PP en el Congreso y el Senado, la Ley 3/2012 para la Reforma del Mercado Laboral ha abandonado el derecho y el deber constitucionales de la ciudadanía al trabajo exclusivamente en manos del empresariado. La reforma laboral del PP ha supuesto la destrucción sistemática de empleo y de convenios colectivos, dejando en su lugar seis millones de parados, un marasmo de trabajo en negro, precario y carne de explotación.

Siguiendo el principio de piensas como vives, Carlos Solchaga, exministro socialista de Economía y Hacienda, presidente del Comité Interino del Fondo Monetario Internacional (FMI), exportavoz del grupo socialista en el Congreso y director y socio de varias consultorías de alto postín, declaraba la semana pasada que los sindicatos han perdido fuerza y la actual reforma laboral generará empleo (no aclara qué entiende por empleo y si tal empleo generado se parecería en algo a sus múltiples y pingües negocios). ¿Piensan los actuales dirigentes sindicales que aún no arde suficientemente en llamas la casa común de los derechos laborales de los trabajadores? Ante tal panorama, ¿seguirán de brazos repitiendo el mantra de que no se puede hacer otra cosa porque no se dan las circunstancias idóneas para oponerse efectiva y frontalmente a la reforma laboral y sus estragos?

ALGO SIMILAR puede decirse de la Contrarreforma educativa del PP o Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE). Pónganse como se pongan los actuales gobernantes, la denominada ley Wert y la política de hechos consumados perpetrada por el Partido Popular en materia de enseñanza (solo enseñanza e instrucción, sí, pues de educación no saben y/o no contestan) va demoliendo día a día los cimientos mismos de la educación pública a base de aplicar recortes en profesorado, becas de comedor, becas para material escolar, presupuesto básico para los centros, becas universitarias, además de aumentar tasas, ratios, clases de adoctrinamiento religioso, etc.

La ley Wert es inasumible para quien ame la educación y la escuela pública. Mañana, día 24, está convocada una huelga general y una manifestación contra la ley Wert, que deben ser secundadas masiva e incondicionalmente.

¿Pero qué pasará después, el día 25, el 26, el 27, el…?

Profesor de Filosofía

ATTAC Mallorca no s'identifica necessàriament amb els continguts publicats, excepte quan són signats per la pròpia organització.

ATTAC TV

Segueix-nos

Segueix el nostre RSS Segueix-nos a Facebook Segueix-nos a Twitter Contacta'ns
Canal de Telegram

Economía para la ciudadanía

Libros recomendados:

ATTAC Mallorca dóna suport

Crida


PAH

Campanyes d’ATTAC

 


 

A la calle sin miedo

 

A la calle sin miedo

 


 

 

 


 

 


ILP Renta Básica

No a todos los machismos - Forges

Notícies d’ATTAC España

Convocatòria

Convocatòria a reunió ordinària d'ATTAC Mallorca, que se celebrarà dilluns 2 de setembre de 2019 a les 18.30 hores, a la seu d'ATTAC Mallorca.

LLOC: Seu d’ATTAC Mallorca, carrer Francesc de Borja Moll, 10, entresòl B, Palma.

Arxiu