Davos, ante la resurrección de los más ricos

27 enero 2014 | Categorías: Crisi sistémica, Organismes internacionals | 973 lecturas |

Andy RobinsonLa Vanguardia

El aumento de la desigualdad entre unos ricos cada vez más ricos y unos pobres cada vez más pobres puede ser el primer obstáculo para la próxima fase de una recuperación históricamente débil

Ser invitado en la cumbre en Davos es ser invitado a una fiesta de esas que se celebran en los chalets de montaña por encima de Schatzalp. Por ejemplo, del yerno de Rupert Murdoch (el año pasado acudió Mick Jagger). Luego, se va bajando unos cuantos metros -quizás en funicular- hasta el megaguateque de Mark Benioff, consejero delegado de Salesforce.com, en la resbaladiza avenida Promenade donde, al más puro estilo davosiano, los millonarios tecno-geeks se desmelenan sin quitarse la pulsera fitbit que les permite hacer una vigilancia constante de sus señas vitales. Luego habrá la megafiesta multitudinaria -una soirée de jazz quizás con la presencia de Mary Bilge o Peter Gabriel-, en el nuevo hotel futurista Intercontinental, el llamado huevo de oro en la ladera de la montaña.

Pero el Foro Económico Mundial siempre ha entendido que hay que dar algo a los de acreditación inferior en la gran cumbre de la élite y el estatus. Todos serán invitados a la noche de fondue de queso Edam derretido y pan para la prensa el sábado y siempre hay algún cóctel anodino con canapé de salmón ahumado y Prosecco peleón organizado por una auditoría multinacional, interesada en popularizarse tras las últimas filtraciones sobre sus estrategias de minimización tributaria en colaboración con Apple o Amazon o el vicepresidente chino.

Es precisamente esta jerarquía de exclusión la que puede resultar el primer obstáculo para la próxima fase de una recuperación históricamente débil en las economías occidentales. En Estados Unidos, el optimismo generado por las previsiones esta semana en Davos del secretario del Tesoro, Jack Lew, de un crecimiento superior al 3% en el 2014, se ve fuertemente condicionado por los datos elaborados por Emanuel Sáez en la Universidad de Berkeley. Desde el inicio de la crisis -según Sáez- el 95% del aumento del PIB ha ido a parar al 1% de los estadounidenses con mayor renta.

Asimismo, en Europa, los niveles de desigualdad de renta se han disparado como parte de un proceso de reajuste de las economías deudoras, entre ellas, España, forzadas a aumentar su competitividad frente a Alemania mediante recortes de salarios nominales, así como con las políticas de austeridad que han provocado niveles de paro comparables con la Gran Depresión. A escala mundial ya existen 1.426 personas con patrimonio superior a mil millones de dólares. Unos cuantos de ellos acabarán celebrando el dato en alguna fiesta de Davos este fin de semana.

Los economistas -hasta algunos participantes en el foro de Davos- plantean diversos problemas relacionados con estos niveles de desigualdad jamás vistos desde los años del Gran Gatsby, antes del crac de 1929.

En primer lugar, como ha destacado el premio Nobel Joe Stiglitz en Davos, el estancamiento del salario medio desde hace ya casi 40 años hace que cada fase del crecimiento del consumo se financie mediante aumentos de la deuda con el peligro de crear burbujas crediticias. El sesgo en la distribución de la renta en favor de los más ricos “no es sólo un problema social, sino que está contribuyendo al pobre rendimiento de la economía”, dijo en Davos.

En segundo lugar, hay indicios para pensar que una sociedad más desigual genera comportamientos más especulativos, según sostiene otro premio Nobel, Bob Shiller, en una entrevista: “Cuando la gente ve cada vez más desigualdad y comprueba que el Estado no está haciendo nada para remediarlo, teme que el Estado de bienestar desaparezca. Pues esto está motivando a la gente a pensar: soy capitalista y quiero vivir en un barrio opulento. Eso infla las burbujas de la vivienda”, dijo Shiller. “Y casi sentimos una obligación de invertir en el mercado bursátil también porque reducen las pensiones estatales o garantizadas”, añade. Asimismo, cuanto más Davos men, más propensión a especular. “Cuando tienes mucho dinero, apuestas más agresivamente”, continua Shiller. “Si tienes 1.000 millones de dólares, la inversión es un juego; no vas a ser muy reacio a correr riesgos. Quieres llegar al ranking de Forbes”. Esto crea burbujas.

Asimismo, la concentración de la riqueza en una élite tiene graves consecuencias para la democracia. En el Senado de Estados Unidos, más del 50% de los senadores ya son millonarios y hay cinco lobbistas por cada miembro del Congreso. “La élite ha capturado al sistema político”, dijo Ricardo Fuentes, jefe de investigación de Oxfam.

Existe ya un consenso que hasta penetra en la cumbre de Davos de que algo debe hacerse para reforzar los salarios del trabajador medio. Pero hay un problema, según sostiene Barry Eichengreen, también de la Universidad de Berkeley. Tras una expansión monetaria enorme, la Reserva Federal (Fed) se fijará en cualquier conato de inflación salarial para acelerar la retirada de los estímulos monetarios. Y eso podría provocar un fuerte descalabro en los mercados financieros que -dada la elevada dependencia que tienen de ellos las economías- provocaría otra desaceleración. “Tardamos décadas en crear esta distribución de la renta tan polarizada, y es un problema, pero no puede ser corregido mediante fuertes subidas rápidas de salarios porque la Fed reaccionará y hará daño”. Es otro ejemplo del secuestro de la política monetaria a largo plazo por unos mercados asustadizos.

Hay discrepancias respecto a la emergencia de burbujas como consecuencia de la concentración de la renta. “Puede provocar burbujas en el mercado de antes o reiniciar en las Bahamas, pero en mercados financieros no creo”, dijo Nariman Behravesh, economista jefe de la consultora IHS Global Insight. Coincide Howard Davies, expresidente de la reguladora británica la Autoridad de Servicios Financieros (FSA): “No creo que el vínculo entre burbujas y desigualdad de renta esté tan bien establecido como dice Stiglitz”. Pero Davies sí defiende medidas para combatir la desigualdad: “Hace falta un impuesto sobre el patrimonio; no es un tema popular en Davos, pero es lo que va pasar”.

Pero la inyección de billones de dólares de liquidez en el sistema financiero desde el inicio de la crisis sí puede estar creando burbujas potenciales… Davos “no se está tomando suficientemente en serio el problema de la inflación de activos financieros; estamos viendo fuertes sobrevaloraciones en las bolsas y en mercados de alto riesgo”, dijo Charles Dallara, estratega del fondo suizo Partners Group

ATTAC Mallorca no s'identifica necessàriament amb els continguts publicats, excepte quan són signats per la pròpia organització.

ATTAC TV

Segueix-nos

Segueix el nostre RSS Segueix-nos a Facebook Segueix-nos a Twitter Contacta'ns
Canal de Telegram

Economía para la ciudadanía

Libros recomendados:

ATTAC Mallorca dóna suport

Crida


PAH

Campanyes d’ATTAC

 


 

A la calle sin miedo

 

A la calle sin miedo

 


 

 

 


 

 


ILP Renta Básica

No a todos los machismos - Forges

Notícies d’ATTAC España

Convocatòria

Convocatòria a reunió ordinària d'ATTAC Mallorca, que se celebrarà dilluns 22 de juliol de 2019 a les 18.30 hores, a la seu d'ATTAC Mallorca.

LLOC: Seu d’ATTAC Mallorca, carrer Francesc de Borja Moll, 10, entresòl B, Palma.

Arxiu