36 familias e Ibercaja

13 febrero 2014 | Categorías: Entitats financeres, Opinió | 772 lecturas |

Unas 100 personas viven en la Corrala Utopía, de Sevilla, propiedad de la entidad financiera

Antonio Aramayona – ATTAC España

Llegaron cuatro a Zaragoza (María, Aguasanta, Álvaro y Elena) con la voluntad de entrevistarse con alguien de Ibercaja y arrancarle un compromiso sobre el Proyecto Social de Autogestión que pusieron sobre su mesa como posible solución para llegar a un acuerdo sobre las 36 familias y unas 100 personas que viven en la Corrala Utopía de Sevilla, propiedad de Ibercaja. Pero se fueron con las manos vacías, pues Ibercaja ni retiró la Orden de Desalojo, ni mostró voluntad alguna de sentarse a negociar y dar respuesta a los vecinos de La Corrala Utopía.

EN MAYO de 2012, varias decenas de familias sevillanas humildes y sin techo okuparon el edificio, que llevaba cinco años vacío y abandonado, a la espera de que llegara el momento propicio para hacer negocio y ser objeto de la enésima especulación. Llevan dos años sin agua y sin luz, resisten como los jinetes en la tormenta que cantaba The Doors y son un ejemplo de solidaridad, de dignidad y de lucha. Allí está A., recién operada de un tumor y Toñi en huelga de hambre y varias personas en paro desde hace años y varios hijos menores a su cargo, y el octogenario Pancho, y X., enfermo de cáncer y en pleno proceso de quimioterapia.

La Corrala Utopía tiene fecha de desalojo. El Juzgado de Instrucción n.° 3 de Sevilla notificó el último día de enero el auto de desalojo, por el que esas 36 familias tienen un plazo de 15 días para abandonar voluntariamente el edificio. El 15 de febrero próximo o se largan o corren el riesgo de que la policía pueda presentarse en cualquier momento para desalojar el edificio. Ellos y ellas, menores y ancianos, sanos y enfermos se quedan así en la puta calle.

AL PARECER, Ibercaja sigue guardando silencio, a pesar de haberse comprometido en una reunión en Madrid con el Defensor del Pueblo Andaluz, la semana pasada, a dar una respuesta. Leo en el apartado «Responsabilidad social corporativa » de su web oficial que la primera y principal responsabilidad del Grupo Ibercaja es «la creación y distribución de riqueza () siendo, además, ética en sus formas, solidaria con su entorno y respetuosa con el medio». Sigo leyendo allí que para Ibercaja están «estrechamente vinculados en un sentido bidireccional» la «rentabilidad y la responsabilidad social», pues «no perdura una empresa si no actúa de forma ética y responsable». Me asombran y me duele este doble lenguaje, esta doble moral entre lo que se afirma y lo que a veces se hace. ¿Dónde caben, dentro de esas declaraciones de principios, las 36 familias, las 100 personas de la Corrala Utopía de Sevilla?

Leo recientemente en la prensa que a Ibercaja le preocupa «la deriva que pueda tomar la instrucción judicial contra el exdirector general de Caja Inmaculada, García Montes, denunciado por la propia CAI por presuntos delitos de apropiación indebida y administración desleal», así como el «desfile de excargos de la CAI por los juzgados», pues «puede ser muy perjudicial para su imagen». ¿Tienen algo que ver con su imagen o con la «responsabilidad social» del Grupo esas 36 familias sevillanas a punto del desalojo y de la marginación extrema?

Leo el artículo 47 de la Constitución Española: «Todos los españoles tienen derecho a disfrutar de una vivienda digna y adecuada. Los poderes públicos promoverán las condiciones necesarias y establecerán las normas pertinentes para hacer efectivo este derecho, regulando la utilización del suelo de acuerdo con el interés general para impedir la especulación ». Leo ese artículo y concluyo lo mal y poco que gobiernan nuestros gobernantes, pues ni cumplen ni hacen cumplir la Constitución (¿qué sentido tiene entonces su desgobierno?). Leo el artículo 25.1 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos: «Toda persona tiene derecho a un nivel de vida adecuado que le asegure, así como a su familia, la salud y el bienestar, y en especial la alimentación, el vestido, la vivienda, la asistencia médica y los servicios sociales necesarios». 22.938 personas actualmente sin techo en España. 100 personas más en riesgo de ser desalojadas de un edificio propiedad de Ibercaja.

LEO el artículo 11 del Pacto Internacional de Derecho Económicos, Sociales y Culturales, aprobado por Asamblea General de la ONU: «Toda persona tiene el derecho a un nivel de vida adecuado para sí misma y para su familia, incluyendo alimentación, vestido y vivienda adecuadas y una mejora continuada de las condiciones de existencia, la asistencia médica y los servicios sociales necesarios».

El viernes pasado, siete de febrero, el Defensor del Pueblo andaluz, Jesús Maeztu Gregorio de Tejada, tras una reunión, con carácter de urgencia, con inquilinos de Corrala Utopía, a la que no asistieron, a pesar de haber sido convocados, Ibercaja, entidad propietaria, y el Ayuntamiento de Sevilla, instó a las instituciones implicadas a hacer todo lo posible por evitar el desalojo y buscar una solución para esas 36 familias y 100 personas.

¿Quo vadis, Aragón, España, con esta gente?

 

Profesor de Filosofía

Artículo publicado en El Periódico de Aragón
La Utopía es posible

ATTAC Mallorca no s'identifica necessàriament amb els continguts publicats, excepte quan són signats per la pròpia organització.

ATTAC TV

Segueix-nos

Segueix el nostre RSS Segueix-nos a Facebook Segueix-nos a Twitter Contacta'ns
Canal de Telegram

Economía para la ciudadanía

Libros recomendados:

ATTAC Mallorca dóna suport

Crida


PAH

Campanyes d’ATTAC

 


 

A la calle sin miedo

 

A la calle sin miedo

 


 

 

 


 

 


ILP Renta Básica

No a todos los machismos - Forges

Notícies d’ATTAC España

Convocatòria

Convocatòria a reunió ordinària d'ATTAC Mallorca, que se celebrarà dilluns 2 de setembre de 2019 a les 18.30 hores, a la seu d'ATTAC Mallorca.

LLOC: Seu d’ATTAC Mallorca, carrer Francesc de Borja Moll, 10, entresòl B, Palma.

Arxiu