15 muertos sin importancia

27 febrero 2014 | Categorías: Estatal, Opinió | 825 lecturas |

Antonio Aramayona – ATTAC España

Quince seres humanos han fallecido, ahogados, en Ceuta. Eran negros, subsaharianos, desharrapados… sin importancia. Desconocemos sus nombres y nacionalidades, y solo sabemos que formaban parte de esos 30.000 subsaharianos con que el diario El País nos despertó un día, con la pretensión de avivar la alarma y el rechazo del foráneo (pobre). Pertenecían a un continente asolado por el sida, por la desnutrición, por las hambrunas debidas a la especulación por parte de los grandes comerciantes y banqueros del mundo.

En España ha habido un lío de muerte (nunca mejor dicho) con las pelotas de goma, los agentes que a pie de playa conformaban las fronteras de su país (¡!), las declaraciones del director general de la Guardia Civil, Fernández de Mesa, desmentidas a las pocas horas por el ministro del Interior, Fernández Díaz, con el mutismo habitual del Presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. Editorialistas, tertulianos, blogueros y opinadores en general fueron amontonando sus ideas hasta dejar sepultados a esos quince subsaharianos sin importancia que apenas sabían nadar. Cada uno de ellos representaba la enorme inversión de toda su familia, de todo su poblado, para que alcanzara la tierra prometida que veían en la tele y pudiera sacarlos de la miseria. Quince murieron; el resto, en fila india, fueron devueltos al bosque marroquí donde malviven. Si esos agentes españoles recibieron esas órdenes de sus jefes españoles, yo me niego a ser español, pues me daría asco ser español.

La comisaria europea de Interior, Cecilia Malmström, manifestaba su preocupación por la intervención de la Guardia Civil en Ceuta, a lo que el diario El Pueblo de Ceuta respondía patrióticamente con un editorial que titulaba “La comisaria europea debería hablar menos y trabajar más”. Simultáneamente, Fernández Díaz reclamaba más cooperación por parte de la UE para solucionar el “problema de la inmigración” y la custodia de las fronteras europeas del sur. Es decir, el asunto es al parecer cuestión de pelotas (de goma), vallas, concertinas, sensores de ruido y movimiento, videocámaras, etc. auspiciado todo por la Agencia Europea para la Gestión de la Cooperación Operativa en las Fronteras Exteriores de los Estados miembros de la UE (Frontex), con sede en Varsovia, y cuyo fin es “mejorar la gestión integrada de las fronteras exteriores de los Estados miembros de la UE” (una señora sinceramente católica se preguntaba el otro día si la Conferencia Episcopal Española va a convocar a sus huestes ProVida para que salgan el próximo fin de semana a clamar por esas quince vidas perdidas).

ESTA VEZ en las aguas fronterizas de Ceuta se han vuelto a dar cita la hipocresía y la amnesia de los gobernantes de una ciudadanía europea que come bien y en abundancia todos los días. Tras las pateras y las leyes sobre inmigración se oculta, de hecho, que los alimentos se han transformado en un mercado en manos de una decena de omnipotentes multinacionales, que controlan el 85% del maíz, arroz, aceite, etc. Estas sociedades multinacionales devoran a millones de seres humanos hambrientos a cambio de beneficios enormes fijando precios mediante la invisible mano de A. Smith. Los Gobiernos supuestamente “democráticos” miran y consienten al mismo tiempo que reciben parte del pastel, que a su vez consumimos quienes hemos nacido en una zona “desarrollada”.

Estos amos del mundo mediante el dinero y las armas deciden a diario quién va a morir y a vivir. Este poder debe ser controlado por los Gobiernos decentes, si es que queda alguno. Según datos del Programa Mundial de Alimentos 842 millones de seres humanos no tienen lo suficiente para comer, de los que el 60% son mujeres. Y si es verdad que el hambre está directamente relacionado con la forma de tratar la tierra, el agua y la energía, en manos de los más refinados caníbales del mundo está la mayor parte de la tierra, el agua y la energía del planeta (incluida la producción de biocombustibles).

En las pateras hay gente hambrienta enviada desde lugares lejanos de África por gente hambrienta. El ministro español del Interior debe pedir ayuda a la UE no solo para tratar el “problema de la inmigración”, sino sobre todo para hacer frente al vandalismo de los grandes bancos y los especuladores mundiales, a las bolsas financieras de materia prima (principalmente agrícola), a los fondos de inversión, insaciables en su codicia y su afán por obtener beneficios astronómicos a costa de la muerte de millones de hambrientos. Aumentan los precios, la hambruna aparece, la muerte devasta. Los jefes nazis terminaron juzgados en el Tribunal de Nüremberg. Y estos asesinos financieros y especuladores deben acabar en el Tribunal Internacional de Justicia de La Haya. Sin embargo este Tribunal es un organismo de la ONU, actualmente en manos de las grandes potencias económicas y militares, comandadas a su vez por los asesinos financieros y especuladores que habría que juzgar.

Unas palabras de Che Guevara vienen en nuestro auxilio: “Los muros más potentes se quiebran por fisuras”.

Artículo publicado por El Periódico de Aragón
La Utopía es posible

ATTAC Mallorca no s'identifica necessàriament amb els continguts publicats, excepte quan són signats per la pròpia organització.

ATTAC TV

Segueix-nos

Segueix el nostre RSS Segueix-nos a Facebook Segueix-nos a Twitter Contacta'ns
Canal de Telegram

Economía para la ciudadanía

Libros recomendados:

ATTAC Mallorca dóna suport

Crida


PAH

Campanyes d’ATTAC

 


 

A la calle sin miedo

 

A la calle sin miedo

 


 

 

 


 

 


ILP Renta Básica

No a todos los machismos - Forges

Notícies d’ATTAC España

Convocatòria

Convocatòria de la reunió ordinària de socis d'ATTAC Mallorca, que se celebrarà el Dilluns dia 27 de Novembre de 2017 a les 18.30 hores, a la seu d'ATTAC Mallorca (Francesc de Borja Moll, 10 Entl B . 07003 Palma Illes Balears).

Arxiu