Polizía molto arabiata

23 marzo 2014 | Categorías: Estatal, Moviments Socials, Opinió | 736 lecturas |

José A. Pérez – ATTAC Madrid

De cara a la prevista gran manifestación en Madrid, con motivo de la llegada de las distintas columnas de las Marchas por la Dignidad, la Policía prepara un tremendo dispositivo de seguridad. En total han sido movilizados alrededor de 2.200 agentes. Que se han encargado de poner un final violento a la manifestación.

En concreto, 40 grupos de la Unidad de Intervención Policial (UIP), es decir, unos 1.600 efectivos antidisturbios, y seis grupos de la Unidad de Prevención y Reacción (UPR) que suponen otros 180 agentes con funciones también de antidisturbios. También se ha activado a 240 funcionarios (y a otros 180 en reserva) de la Brigada Móvil, encargada de supervisar los desplazamientos de los manifestantes hasta Madrid y por el interior de la capital. En total, 2.020 policías estarán el sábado en las calles de la ciudad vigilando la evolución de las marchas, sin contar con los integrantes de los servicios de información, los agentes del Servicio de Medios Aéreos y los efectivos de seguridad ciudadana que también han sido convocados. Aparte de los habituales provocadores infiltrados.

Provocadores que han cumplido su papel siguiendo, una vez más, la vieja estrategia de lanzar botellas y piedras a los uniformados, sirviéndoles en bandeja la oportunidad de intervenir de inmediato con gran alarde de escopetería y botes de humo. Pese a los continuos llamamientos de los organizadores, desde el escenario levantado en la plaza de Colón, rogando a los agentes que no interrumpieran un acto legal, la Policía, en el peor estilo antidemocrático, ha reventado el final de la manifestación.

En España, a 22 de abril de 2014, puede decirse que no hay democracia. No puede haberla cuando el Gobierno envía el potencial represivo del Estado a reventar la protesta de una parte de la ciudadanía que sólo pide el cese de las indecentes políticas que han aumentado la desigualdad social hasta límites que repugnan a la razón.

Y digo ‘una parte’ de la ciudadanía porque, en circunstancias como las que estamos viviendo, habría que preguntarle al resto de la sociedad civil por qué comulgan con las políticas del Gobierno del Partido Popular, por qué se hacen cómplices de la injusticia y de la indignidad. Por qué, incluso, siendo en su mayoría directamente perjudicados por la acción depredadora de estos gobernantes, no se rebelan contra ellos. Aunque no fuera más que para no tener que aguantar a tipos como Ignacio González, que compara a los organizadores de estas marchas con grupos griegos nazis. O de su portavoz, Salvador Victoria, que afirma que: las Marchas son “columnas de extrema izquierda lideradas por un actor que vive en Cuba”.

Frente a tanta sinrazón, a nosotros, los desempleados, con o sin derecho a prestación, a los pensionistas a mínimos, a los trabajadores precarios, a los mayores dependientes sin asistencia, a los enfermos en lista de espera, a los escolares sin profesores o, sencillamente, a las personas con un mínimo sentido del decoro moral, nos asiste la razón moral, a ellos tan sólo algunos millares de unidades de polizía molto arabbiata.

Carnet de paro

ATTAC Mallorca no s'identifica necessàriament amb els continguts publicats, excepte quan són signats per la pròpia organització.

Segueix-nos

Segueix el nostre RSS Segueix-nos a Facebook Segueix-nos a Twitter Contacta'ns Telegram ATTAC España

20 aniversari d’ATTAC España

Economía para la ciudadanía

Opinió gràfica

No a todos los machismos - Forges

ATTAC Mallorca dóna suport

PAH


Plataforma contra l'ampliació de l'aeroport de Palma

Arxiu