Europa importa poco

17 mayo 2014 | Categorías: Opinió, Unió Europea | 684 lecturas |

Antonio Aramayona – ATTAC España

Si nos atenemos al criterio democrático de las mayorías, parece que Europa no importa a una buena parte de la ciudadanía española: según las últimas encuestas, una parte considerable de los votantes potenciales optarán por abstenerse de ir a las urnas el 25-M. Sin embargo, esta postura abstencionista (más quienes opten por el voto en blanco) no parece mover a la reflexión a los grupos políticos que ofrecen sus candidaturas para el Parlamento Europeo: muy al contrario, ponen en marcha sus automatismos electorales, pegan simbólicamente sus carteles, sacan sus coches y sus altavoces a la calle, aumentan el montante del dinero que deben a los señores banqueros para gastar en propaganda, proclaman que son boccato di cardinale en comparación con el resto y asegurarán al cierre de los colegios electorales que han ganado. Es así de penoso, pero muchas de las opciones electorales llevan permanentemente puesta una coraza de grandes frases y orondos eslóganes a prueba de realidades.

Bien es cierto que para dirimir la cuestión de si Europa importa o no importa hay que aclarar primero qué es eso de Europa y de qué Europa se está hablando al convocar a las elecciones europeas. Por un lado, se acude a lugares comunes, tales como que Europa, principalmente desde Grecia y Roma, es “la cuna de la civilización occidental”, el centro mundial a partir del siglo XVI, generadora de buena parte de las mayores aportaciones en arte, ciencia, técnica, cultura, pensamiento filosófico, político y social, amén de ser “una idea, una esperanza de paz y entendimiento” (Declaración Berlín, 2007).

Sin embargo, pocos discursos y programas electorales hablan de esa Europa, pues afrontan la cita primordialmente como un test cara a las próximas elecciones autonómicas, locales y generales, o un aval para confirmar o descalificar las medidas económicas y sociales tomadas por el Gobierno del PP por imposición de Bruselas y de la Troika en general. La cosa es que ya está dado el pistoletazo de salida para las elecciones al Parlamento Europeo (una razón más para pasar más deprisa que de costumbre las páginas ad hoc de la prensa o para evitar en lo posible los telediarios), siempre acompañadas de discursos rimbombantes, pero que apenas rozan el hecho de que el Parlamento Europeo apenas pinta nada en la política monetaria, financiera, social y laboral de la ciudadanía. Así, por mucho que desde casi todas las candidaturas se prometa allí voces críticas y lucha comprometida, Bruselas, la Comisión, el BCE o el Eurogrupo (ninguno de sus miembros es votado por la ciudadanía europea) están arruinando nuestras vidas y el futuro de millones de seres humanos, principalmente jóvenes, a merced de los intereses de la minoría rica, cada vez más rica.

El PP y Arias Cañete aseguran desde sus carteles electorales que “lo que está en juego es el futuro”, sin aclarar de qué futuro hablan y de quién es ese futuro (por ahora los únicos que tienen un gran futuro son los grandes bancos y las grandes empresas). El PSOE y Elena Valenciano advierten de que “el cambio empieza por Europa”, no por ellos, quizá porque llevan muchos años en que el cambio brilla por su ausencia. Otros hablan del “poder de la gente” (como si el recuerdo de ese poder potencial aliviara en algo la respuesta de por qué la mayoría de esa gente, lejos de reaccionar, indignada, vuelve a votar sobre todo a los dos “partidos mayoritarios” versión rediviva del síndrome de Estocolmo). Otros en fin, hablan de primaveras y de personas en fondo de color de brote verde. Por el cerebro y el corazón de muchas y muchos (servidor incluido) sangra, mientras, la vergonzante incapacidad de los grupos de izquierda y progresista para unirse en una sola coalición electoral. Republicanos de izquierda, socialistas y comunistas fueron capaces de formar un Frente Popular en 1935 que culminó en la proclamación de la II República. Tenían ideas e ideales. Hoy los grupos que se autodenominan de izquierda presentan solo un patético panorama de desunión y de marasmo político.

El Preámbulo del Tratado para establecer una Constitución Europea del año 2003 hablaba de “los valores universales de los derechos inviolables e inalienables de la persona humana, la democracia, la igualdad, la libertad y el Estado de Derecho”, como fundamento esencial de la Unión Europea. Hoy solo me viene a la cabeza la reforma perpetrada en agosto de 2011 del artículo 135 de la Constitución Española, en la que, bajo la presión de los poderes fácticos políticos, financieros y económicos imperantes en Europa, quedó establecido el principio de “estabilidad presupuestaria”, a fin de asegurar la dictadura de la amortización del déficit en beneficio de los grandes capitales acreedores y la demolición del estado de bienestar y de no pocos derechos y libertades de la ciudadanía. (Para convocar un referéndum al respecto bastaba solo con el 10% de los miembros del Congreso o del Senado…) (“No me contéis más cuentos-”)

Profesor de Filosofía

Artículo publicado en El Periódico de Aragón
La Utopía es posible

ATTAC Mallorca no s'identifica necessàriament amb els continguts publicats, excepte quan són signats per la pròpia organització.

20 aniversari d’ATTAC España

ATTAC TV

Segueix-nos

Segueix el nostre RSS Segueix-nos a Facebook Segueix-nos a Twitter Contacta'ns
Canal de Telegram

Economía para la ciudadanía

Libros recomendados:

ATTAC Mallorca dóna suport

Crida


PAH


Plataforma contra l'ampliació de l'aeroport de Palma

Campanyes d’ATTAC

 


 

A la calle sin miedo

 

A la calle sin miedo

 


 

 

 


 

 


ILP Renta Básica

No a todos los machismos - Forges

Notícies d’ATTAC España

There is a problem with the feeds you entered. Go to our support page and we'll help you diagnose the problem.

Arxiu