Comunicado de ATTAC Madrid ante la reforma fiscal del Partido Popular

10 julio 2014 | Categorías: Comunicats, Justícia Fiscal y Financiera Global | 2.382 lecturas |

- Una reforma fiscal que es solo un parche que obvia la situación de injusticia fiscal en España y beneficia a los que más tienen

- Es regresiva, injusta, insuficiente y alejada de una fiscalidad que tenga en cuenta los ingresos y la riqueza individual

- Es electoralista, pues entra en vigor en 2015, año de elecciones municipales, autonómicas y generales

Madrid, miércoles 9 de junio. El Gobierno del Partido Popular ha puesto en marcha una reforma fiscal que presenta como beneficiosa para el país y para la ciudadanía, aunque solo a una parte le supondrá una pequeña reducción del impuesto de la renta, salvo para los ingresos elevados que sí se benefician de la disminución del IRPF a pagar. La rebaja de impuestos, y más cuando son insuficientes, nunca es una buena medida, pues lo necesario no es rebajar impuestos sino establecerlos justos y progresivos según lo que cada cual obtiene y posee.

Sin embargo, la normativa aprobada, además de mantener la vigente inveterada situación de injusticia fiscal, solo es un parche que aumenta la evidente insuficiencia del sistema tributario español. Una insuficiencia que, habida cuenta de la exigencia de la Unión Europea de reducir el déficit presupuestario público, hace temer más recortes que, en definitiva, son violaciones masivas de derechos de la ciudadanía.

La suficiencia fiscal es el principio por el que debieran regirse  las Administraciones Públicas, no gastando según se recauda sino recaudando en función de la satisfacción de derechos y necesidades de la ciudadanía. Por contra, la insuficiencia y regresividad fiscales son una lacra que castiga a los pueblos desde que se inició la rebaja de impuestos a las élites económicas y empezó la disminución de recaudación tributaria. Esta política se ha visto agravada por la austeridad presupuestaria impuesta desde 2010 para reducir los déficit públicos; déficit que se contrajeron en parte por los billonarios rescates bancarios y también por la combinación de menos cotizaciones sociales por el exponencial aumento del paro y el incremento de los gastos en prestaciones de desempleo por ese incremento .

Entre 4.800 y 9.000 millones menos de recaudación

 La reforma fiscal del Gobierno sigue esas tendencias en perjuicio de la mayoría ciudadana, entre otras razones porque se recaudarán 4.800 millones de euros menos en la próxima campaña del IRPF, según cálculo de GESTHA, el sindicato de técnicos de Hacienda. Esta cifra llega a 9.000 millones si se añade la disminución de la recaudación del impuesto de sociedades.

Ésta es una reforma fiscal regresiva, porque reduce los tramos del IRPF de siete a cinco y porque será una buena parte de la clase trabajadora la que finalmente compensará en gran medida la rebaja de impuestos a las grandes fortunas y grandes empresas.

Según calcula GESTHA, los principales beneficiarios de la reforma apenas son 73.000 ciudadanos que ingresan más de 150.000 euros anuales, que pagarán bastante menos. También con ingresos privilegiados, las rentas anuales de 90.000 euros ahorrarán 2.200 euros, pero quienes ganen 20.000 euros al año, solo reducirán unos 150 euros su impuesto.

La gran mayoría no obtendrá ningún beneficio

 A finales de los años 80, el tipo impositivo máximo del IRPF en España era 60%, pero antes había sido incluso mayor. Hasta esta reforma fiscal, el tipo máximo era el 52%, hoy es el 47% y se rebajará al 45% en 2016. Un ahorro evidente para quienes tienen más ingresos. Pero los casi doce millones de trabajadores y trabajadoras que ganan 800 euros mensuales no obtendrán beneficio alguno por esta reforma. Un dato significativo si tenemos en cuenta que esos ingresos señalan el umbral de la pobreza en España: 11.300 euros anuales para un hogar de dos personas.

Además, la reforma elimina la deducción por alquiler de vivienda, una medida que afectará sobre todo a la juventud que quiera emanciparse; una juventud que sufre un paro del 57%. Y, por si no fuera bastante, establece que las indemnizaciones, que superen los 2.000 euros por año trabajado, se verán rebajadas por el pago del impuesto al que se verán sujetas.

ATTAC Madrid solo puede aprobar en esta reforma la exención de tributación de las ganancias patrimoniales derivadas de la dación en pago de la vivienda habitual. Esta modificación corrige la aberración que gravaba a las familias que perdían su hogar por la diferencia entre el valor de adquisición del mismo y el valor que le  adjudicaba el banco.

Se mantienen las deducciones que más rebajan la factura fiscal

 El impuesto de sociedades se rebaja del 30% actual al 25% y lo justifican porque dicen que eliminan  deducciones de esa tributación. Pero mantienen las que más rebajan la factura fiscal (por reinvertir beneficios, invertir en I+D+i, gastos financieros…).

Es sabido que las grandes empresas pagan muy poco desde hace tiempo, mucho menos que las medianas y pequeñas y aún menos que las familias. El tipo efectivo que pagan los grandes grupos consolidados ha estado muy alejado del tipo nominal y eso explica que, según datos de la Agencia Tributaria, las familias aportaron casi un 92% de recaudación en 2011 (último año con datos desagregados), mientras las grandes empresas sólo contribuyeron con apenas un 2% a las arcas públicas. Con esta reforma continuarán pagando poco.

Sin olvidar que 33 de las 35 grandes empresas del Ibex tienen delegaciones, filiales o empresas pantalla en paraísos fiscales; escondrijos intocables de millones de euros y de dolares, ocultos para Hacienda. Desde 2010, las empresas del Ibex han aumentado un 8% su presencia en paraísos fiscales, según informa Responsabilidad Social Corporativa.

Una reforma fiscal al servicio del sector financiero y de las grandes fortunas

 Capítulo aparte es la ayuda al sector financiero que certifica la reforma fiscal aprobada. Se mantiene el tipo impositivo de beneficios en el 30% para las entidades bancarias porque rebajarlo al 25%, como al resto de empresas, reduciría los créditos fiscales, calculados con el tipo del 30%; créditos que significan para el sector bancario más de 41.000 millones. Rebajar el tipo impositivo al 25%  supondría para los bancos unas pérdidas de casi 7.600 millones de euros con respecto al regalo que el Gobierno les hizo en diciembre de 2013.

También hay que señalar que las grandes fortunas continúan tributando un 1% por sus cuantiosos depósitos en las Sociedades de Inversión de Capital Variable (SICAV) y nada hace la reforma para corregir esa desigualdad fiscal que supone el retraso del pago de impuestos para las rentas más elevadas. También las Sociedades Anónimas Cotizadas de Inversión Inmobiliaria (SOCIMI) mantienen un régimen fiscal excepcional y pagan menos impuestos.

El reformado IRPF mantiene la injusta dualidad entre rentas del trabajo y del capital y reduce aún más los impuestos por beneficios del ahorro, que también favorece a grandes fortunas, pues los beneficios de capital en depósitos pagan según tres tramos con tipos impositivos muy alejados de los que gravan los ingresos por el trabajo. Baste decir que el tipo máximo es 27% a partir de 24.000 euros anuales de beneficio, lejos del tipo máximo actual en las rentas por el trabajo que es 47%.

ATTAC nació precisamente para luchar por un impuesto sobre las transacciones financieras (entonces, la Tasa Tobin) que no solo recaude sino que actúe como factor disuasorio de la especulación financiera. Quince años después, el capital continúa pagando muy pocos impuestos y la modesta victoria que ha supuesto el acuerdo -aún no aplicado- de establecer un reducido Impuesto sobre las Transacciones Financieras (ITF) en once países europeos, entre los que está España, queda oscurecida por el ataque que prepara el Tratado de Comercio e Inversión, que Estados Unidos y la Unión Europea negocian en secreto, y podría ser el freno definitivo a los impuestos sobre el capital.

Una reforma estrictamente electoralista

 La reforma fiscal del Partido Popular entra en vigor en 2015, año de elecciones municipales, autonómicas y generales. Una reforma sin duda electoralista que, fiel a la propuesta de cambiar algo para que todo siga igual, favorece a los ricos mostrando a la ciudadanía el señuelo de un ahorro escaso para algunos contribuyentes, pues solo una minoritaria franja recuperará algunos euros en tanto que los casi nueve millones de trabajadores y trabajadoras que cobran de 12.450 a 33.000 euros anuales serán quienes paguen la rebaja fiscal a las grandes fortunas, pues sus tipos impositivos aumentan de un cuarto de punto a un punto. Según estudios realizados por Funcas, el 30% de los contribuyentes no notará nada la rebaja fiscal publicitada en 2015.

La reforma fiscal del Partido Popular es regresiva, injusta e insuficiente y la ciudadanía necesita lo contrario: una fiscalidad justa, progresiva  y suficiente. Una fiscalidad según justicia y razón, que tenga en cuenta los ingresos y la riqueza de cada cual y que recaude para satisfacer los derechos y las necesidades de la ciudadanía y no,al revés, gastar según lo recaudado.

ATTAC Madrid

ATTAC Mallorca no s'identifica necessàriament amb els continguts publicats, excepte quan són signats per la pròpia organització.

ATTAC TV

Segueix-nos

Segueix el nostre RSS Segueix-nos a Facebook Segueix-nos a Twitter Contacta'ns
Canal de Telegram

Economía para la ciudadanía

Libros recomendados:

ATTAC Mallorca dóna suport

Crida


PAH

Campanyes d’ATTAC

 


 

A la calle sin miedo

 

A la calle sin miedo

 


 

 

 


 

 


ILP Renta Básica

No a todos los machismos - Forges

Notícies d’ATTAC España

Convocatòria

Convocatòria a reunió ordinària d'ATTAC Mallorca, que se celebrarà dilluns 22 de juliol de 2019 a les 18.30 hores, a la seu d'ATTAC Mallorca.

LLOC: Seu d’ATTAC Mallorca, carrer Francesc de Borja Moll, 10, entresòl B, Palma.

Arxiu