Nos ponen señuelos y picamos. El poder son los ricos

15 diciembre 2014 | Categorías: Opinió | 741 lecturas |

Carlos Martínez - ATTAC Andalucía

Ahora que tanto y con motivo se habla de la corrupción política, nadie habla de la corrupción de los grandes empresarios y grupos financieros. No se habla de los corruptores. Hay quien coge comisiones por dar contratos, pero para eso ha de haber quien las ofrezca. La corrupción política es inaceptable pues roba a la ciudadanía y favorece el régimen oligárquico y a las clases poseedoras y explotadoras. Además debilita la democracia y ello pone en peligro mecanismos de control y de corrección sobre las clases altas y capitalistas.

Pero y a pesar de todo, la mayor corrupción política que existe es gobernar en favor de las oligarquías. Construir un Estado más desigual cada vez, en el que los oligarcas sean más ricos y no hacer nada por al menos cortar y controlar su inmenso poder e impedir su dominio. La desigualdad es fruto del poder económico y de los que gobiernan siguiendo sus intereses. La gran apuesta de las clases dominantes es destruir el estado social, el bienestar y además les sobra la democracia.

Las oligarquías son las que gobiernan e indican el camino a seguir, mientras no se les paren los pies. Las oligarquías son el poder real. Por eso olvidarse de ellas y de sus crímenes y atropellos es hacerles un gran favor. Las multinacionales extorsionan gobiernos, envenenan a las personas y destruyen el medio ambiente para obtener más beneficios y han impuesto la desregulación total y la mercantilización de la politica, cuyo poder real, hoy en día es ridículo.

El capitalismo es tan inteligente que nos ha puesto un nuevo juguete en las televisiones para entretenernos y es la corrupción politica, así nos olvidamos de ellos, los capitalistas y de esta forma ellos pueden seguir mandando tranquilos y haciéndose cada vez más ricos a nuestra costa.

¿Por qué nadie pregunta cuánto gana Patricia Botín o Florentino Pérez? Cuando ambos reciben fondos públicos y rescates, contratos de las administraciones, o prestan dinero a las instituciones haciendo negocio a su costa – la de las instituciones públicas-, es decir a nuestra costa. Hacen negocios gracias a los presupuestos públicos, e imponen privatizaciones para lucrarse. Ellos y otros muchos son el gobierno real ¿Quién les pide cuentas?

Eso pasa cuando se pierde la óptica de la lucha de clases y se piensa que tan solo estamos ante un problema de transparencia democrática, estamos errando el tiro. No. Esto es la lucha de clases y los ricos nos imponen sus reglas. Y los ricos son de derechas.

Los poderosos lo son porque dominan la sociedad y piensan que todo tiene un precio y ellos lo pueden poner. Por eso olvidar la lucha frente a los poderosos que detentan las riquezas e impiden su reparto, es quedarse a medias. Eso no resuelve el problema.

La solución, es el reparto de la riqueza y eso los socialistas -no hablo de socioliberales- no lo hemos olvidado. Es lo más duro, pero en ello estamos. Hay un primer paso en democracia y es controlar la actividad económica, regularla, conocer los movimientos de capitales, poner impuestos y gravámenes, imponer la transparencia bancaria y acabar con el poder político de los bancos, clausurar los paraísos fiscales y devolver el poder real a la política. Ese sería el primer paso. Pero para ello hay que modificar sustancialmente la Unión Europea y recuperar la politica antiimperialista. Es decir hay que recuperar la izquierda transformadora e inteligente.

Carlos Martínez es miembro del Consejo Científico de ATTAC España

ATTAC Mallorca no s'identifica necessàriament amb els continguts publicats, excepte quan són signats per la pròpia organització.

Segueix-nos

Segueix el nostre RSS Segueix-nos a Facebook Segueix-nos a Twitter Contacta'ns Telegram ATTAC España

20 aniversari d’ATTAC España

Economía para la ciudadanía

Opinió gràfica

No a todos los machismos - Forges

ATTAC Mallorca dóna suport

PAH


Plataforma contra l'ampliació de l'aeroport de Palma

Arxiu