Menu

Rajoy se enfrenta con “Podemos” en Grecia

17 Gener, 2015 - Opinió, Unió Europea

José Oneto Viva la Pepa
La primera vuelta de las elecciones generales españolas se librará el próximo 25 de enero en Grecia, en unos comicios donde el país vecino se juega su futuro dentro del euro si, como vienen vaticinando los círculos económicos más duros de Alemania (y del entorno de la canciller Merkel), las elecciones, como están señalando las encuestas, las gana la extrema izquierda de Syriza.
Para España, donde el partido hermano de Syriza, Podemos encabeza las encuestas por delante del Partido Popular, aunque en la última reunión de la Ejecutiva Popular el propio Presidente del Gobierno, ha comunicado a sus compañeros de partido que el PP será el partido más votado, seguido de Podemos, y con el PSOE en tercera posición, una victoria de esa extrema izquierda, según se encarga de destacar medios comunitarios, sería un dato revelador por lo que los líderes más destacados miran hacia las elecciones parlamentarias griegas con preocupación, o con alegría anticipada, al considerarlas como un ensayo general de las de España.
Es lo que explicaría que este martes el Presidente del Gobierno Mariano Rajoy haya decidido, de improviso, presentarse en Atenas en apoyo del primer ministro griego, el conservador Antonio Samaras, que aparece como el perdedor de estas elecciones en las que las encuestas señalan a Syriza como la fuerza política vencedora. De esta forma, el Presidente español que pactó ese viaje durante la manifestación antiterrorista del domingo en París en la que caminó al lado del primer ministro griego Samaras, parece dispuesto a implicarse en la campaña electoral, a favor del partido “Nueva Democracia” el único que tiene posibilidades de presentar batalla a la izquierda, ya que el socialismo griego aparece dividido .El exprimer ministro Yorgos Papandreu ha abandonado el Movimiento Socialista Panhelénico (Pasok), que gobierna como socio menor de la coalición liderada por los conservadores de Antonio Samaras, desde junio de 2012, para formar una nueva formacion política.
En toda Europa se identifica a Podemos con Syriza. Y, por tanto, no es sorprendente que los líderes de ambos partidos, el griego Alexis Tsipras, de 40 años, y el madrileño Pablo Iglesias, de 36 años, se entiendan muy bien. Cuando en noviembre ambos políticos se reunieron por primera vez en España con motivo de la elección de Iglesias como secretario general de Podemos, cerrando así filas simbólicamente, el líder español exclamó con entusiasmo programático: “2015 será el año del cambio en España y en Europa. Vamos a empezar por Grecia”. En el fondo con el viaje de Rajoy a Grecia hay un apoyo al actual status griego pero también en el fondo, hay una apuesta porque un posible éxito de Tsipras en Grecia, con todas las turbulencias asociadas a él, disuada a los españoles lo suficiente como para no votar por su gemelo español.
Sin embargo hay un factor nuevo, y es la campaña que muchos están haciendo a favor de renegociar la Deuda y terminar con la austeridad. El periódico británico The Guardian, igual que hizo hace unos días el Financial Times se suma a la tesis de que el auge de partidos anti-austeridad en Grecia y España es una “buena noticia para Europa” como ha repetido en su visita a España el economista Thomas Piketty, que sostiene que son los ciudadanos los que están pagando el precio de los “increíbles” esfuerzos para obligar a los países a pagar sus deudas demasiado rápido.
Señala Piketty que al final de la Segunda Guerra Mundial, la deuda de Francia y Alemania era del 200% del PIB, y es un acto de amnesia histórica decir a los países del Sur de Europa que tiene que pagar toda su deuda hasta el último céntimo, con inflación cero. Piketty cree que los países europeos han intentado acabar con sus déficits demasiado rápido. ”El resultado es que sus ciudadanos han sufrido las consecuencias en forma de políticas de austeridad. Es bueno reducir déficits, pero a un ritmo proporcional al crecimiento y a la recuperación económica, pero aquí se ha acabado con el crecimiento”.

ATTAC Mallorca no s'identifica necessàriament amb els continguts publicats, excepte quan estan signats per la pròpia organizació.