Menu

Salarios de ricos, salarios de pobres

20 Abril, 2015 - Estatal, Opinió, Treball

Antón Losada eldiario.es

Eurostat acaba de certificarlo. Los salarios españoles se alejan aún más de la media europea. Hace unos pocos años estábamos en el 76,3%. Ahora estamos en el 72%. Ganamos de media por hora un 28% menos que la media de nuestros competidores europeos. Si el objetivo era bajar todavía más los salarios para provocar la famosa devaluación interna, misión cumplida; felicidades, Mariano Rajoy. Si el objetivo hubiera sido caminar hacia un mercado laboral capaz de generar riqueza y crecimiento, no podríamos alejarnos en dirección más opuesta.
Nuestro problema nunca han sido los salarios. En España únicamente los salarios nominales han subido realmente a lo largo de los últimos años. Los salarios reales lo hicieron durante la década de los ochenta. A partir de los años noventa se aprecia un cierto descenso que coincide con los años de mayor expansión económica y el inicio de los recortes y revisiones en nuestras políticas sociales. Una tendencia exacerbada durante los años de la burbuja inmobiliaria, con un descenso continuo de la media salarial real.
Hoy la mayoría gana bastante menos y una minoría ingresa muchísimo más. Según datos de la OIT, la media de los sueldos más altos multiplica por cuatro la media de los jornales más bajos. La OCDE nos ha señalado reiteradamente como uno de los países desarrollados con mayores desigualdades salariales, multiplicadas desde el inicio de la crisis.
Paradójicamente, esta receta de menos salario, más horas de trabajo y más movilidad que nos prescriben a la mayoría no se corresponde con la que se aplican a sí mismas nuestras élites económicas y financieras. Nuestros grandes ejecutivos han optado por recetarse a sí mismos justamente lo contrario de cuanto predican para el resto.
En plena era de la competitividad, el mercado laboral de los directivos y ejecutivos de las grandes empresas españolas es todo menos dinámico. Ha evolucionado justo en la dirección opuesta a la recomendada para sus empleados: menos trabajo, más salario, menos movilidad, más blindaje y más herencia como principal medio de promoción profesional. Al parecer, aquello que es bueno para el presidente de Iberdrola o de Telefónica no resulta tan bueno para sus trabajadores.
En 2015, los salarios medios de los ejecutivos de las empresas del IBEX multiplican setenta veces los salarios medios de sus empleados. Durante la crisis, las diferencias han aumentado. Mientras los trabajadores reducían sus nóminas en una media de un 4%, los ejecutivos se las subían en una media del 7%. A pesar de la opacidad que rodea el blindaje de contratos de alta dirección, sabemos que el 88% de las empresas del IBEX admiten su existencia, y algunos informes sostienen que se han multiplicado por cuatro durante la recesión (Informe CCOO IBEX 35, 2014).
En este mundo globalizado tan competitivo, el viejo mecanismo de la herencia continúa siendo método relevante para la selección de líderes y ejecutivos para grandes corporaciones. Ahí están los ejemplos recientes de Ana Patricia Botín al frente del Banco Santander, o Dimas Gimeno en El Corte Inglés.
El mayor problema de nuestro mercado laboral no reside en los salarios paupérrimos de los trabajadores. Está en la falta de inteligencia, calidad y potencia de la oferta y demanda de trabajo. Todas las reformas laborales han perseguido el mismo objetivo: proporcionar trabajo barato a un tejido empresarial que mayoritariamente prefiere ganar mucho y rápido produciendo barato y con baja o media  calidad. Todas esas reformas implementadas en nombre de la competitividad siempre han tenido un único objetivo: asegurar que resultase más rentable depredar al trabajador.

ATTAC Mallorca no s'identifica necessàriament amb els continguts publicats, excepte quan estan signats per la pròpia organizació.