Menu

¿Para cuándo una tasa Covid a la riqueza y rentas altas?

8 Maig, 2020 - Coronavirus, estat d'alarma i crisi econòmica mundial

Yago Álvarez Barba – El Salto Como en otras épocas de gran depresión económica, Italia y Argentina ya han planteado un impuesto para gravar a las rentas altas para luchar contra los efectos del coronavirus. Más País presenta una PNL con una batería de medidas fiscales, entre las que se incluye una “tasa Covid” Tras las […]

Yago Álvarez Barba – El Salto
Como en otras épocas de gran depresión económica, Italia y Argentina ya han planteado un impuesto para gravar a las rentas altas para luchar contra los efectos del coronavirus. Más País presenta una PNL con una batería de medidas fiscales, entre las que se incluye una “tasa Covid”

ARTE EL SALTO


Tras las dos grandes guerras del siglo pasado, los países más afectados y que necesitaban financiar la reconstrucción de sus territorios y economías crearon un impuesto a los ricos. En 1917, el impuesto a las rentas más altas en EE UU subió del 7% al 77% de golpe para las rentas de más de un millón de dólares. En 1925, se volvieron a bajar. El crack del 29 obligó a que se volvieran a subir. El presidente Herbert Hoover lo llevó hasta el 63% y luego Franklin D. Roosevelt lo subió hasta el 94% durante su mandato, hasta el 1945. Los mismo pasó en Europa. Los países más afectados por las guerras, como Francia o Alemania, incrementaron sus impuestos sobre las rentas altas para financiar la recuperación. ¿No nos encontramos ahora en una situación similar?
“Una herramienta útil para afrontar la lucha contra el coronavirus y las dificultades del presente con la solidaridad de los que más tienen”, fue la definición que le dio el presidente de Argentina, Alberto Fernández, en Twitter. Desde una reunión junto a su ministro de Economía, Fernández anunciaba que están barajando la posibilidad de imponer una tasa Covid para financiar la lucha contra el virus y la recuperación económica. En Italia suena con fuerza. El Partido Demócrata ha puesto encima de la mesa un impuesto que se aplicaría una subida en el IRPF de un 4% para los que ganan más de 80.000 euros y de un 8% para el caso de las rentas de más de un millón de euros.
En el Estado español, Más País ha sido el primero en ponerlo encima de la mesa con una Propuesta No de Ley (PNL) presentada ayer. En su comparecencia en el Congreso, Iñigo Errejón ha exigido establecer tramos adicionales extraordinarios en el IRPF para las rentas más altas, partiendo de un tipo marginal del 47% para rentas superiores a 100.000 euros anuales y hasta un 60% para rentas superiores a 600.000 euros. La PNL también pide una revisión del Impuesto del Patrimonio para convertirlo en ​un “Impuesto a las Grandes Fortunas armonizado entre las diferentes Comunidades Autónomas con un tipo de entre el 1% y el 1,7% para patrimonios netos superiores a 1 millón de euros y del 2% para patrimonios superiores a 2 millones”. Según fuentes internas de Más País, esas dos medidas juntas podrían recaudar 15.000 millones de euros al año. El conjunto de medidas que se presentan en el PNL, entra las que se encuentran aumentar el tipo de operaciones que pagarían las tasa Tobin, la tasa Google a la economía digital al 5% o revisar la fiscalidad de SOCIMI y SICAV, recaudaría unos 40.000 millones al año, según los cálculos del partido de Errejón.
European Wealth Tax
Si hay dos economistas que han analizado y desarrollado los efectos de la fiscalidad en la economía y propuesto soluciones en la última década han sido los dos profesores de la Universidad de Berkeley Gabriel Zucman y Emmanuel Sáez. Junto a la profesora de la London School of Economics, Camille Landais, han publicado el artículo A progressive European wealth tax to fund the European COVID response en el que proponen un impuesto temporal para toda la Unión Europea. La medida propuesta sería la de gravar la riqueza del 1% más rico de todo el continente. Dentro de ese pequeño porcentaje de la población, los ricos con más de 2.000 millones de euros de patrimonio pagarían un 1% de su riqueza. Los que poseen más de 8.000 millones se les gravaría con un 2% y los milmillonarios pagarían un 3%.

Un “impuesto Covid europeo a la riqueza” podría recaudar el 1,05% del PIB de la UE cada año y  sería suficiente para pagar esta deuda extra después de diez años

Según estos economistas, este “impuesto Covid europeo a la riqueza”, podría recaudar el 1,05% del PIB de la UE cada año. Si la lucha contra el covid-19 requiere la emisión de 10 puntos del PIB de la UE en eurobonos o un fondo de rescate por valor de 10 puntos del PIB de la UE, explican en el artículo, “un impuesto progresivo sobre la riqueza sería suficiente para pagar esta deuda extra después de diez años”.
En el Estado español, bajo este impuesto, fortunas como la de Amancio Ortega deberían aportar a la Hacienda pública unos 1.890 millones de euros de su fortuna. Una cifra que no debería suponer mucho ya que solo en 2019 Ortega ingresó 1.626 millones en dividendos del grupo Inditex. Rafael del Pino (Ferrovial) y Juan Roig (Mercadona), 3º y 5º en la lista Forbes española, pagarían 41 y 27 millones de euros respectivamente.
Clamor desde organizaciones sociales
“Quienes más se han lucrado del modelo de la globalización responsable de la pandemia de la covid-19 son quienes más tienen que contribuir económicamente a paliar la crisis”, explican a El Salto desde Ecologistas en Acción para justificar un impuesto a las rentas altas. Según esta organización, el paquete de medidas económicas “está orientado para rescatar a las grandes empresas y aumentará las desigualdades existen, las deudas y dejará fuera muchos actores como PYMES y autónomos”, por lo que una medida fiscal de este tipo, dicen, “no es únicamente una medida a adoptar en tiempos de crisis sino una medida indispensable para alcanzar la justicia fiscal”. Desde la organización también han hecho sus cálculo: “Se recaudarían entre 9.000 y 19.100 millones de euros si se cobrase un impuesto del 1, 5% al del 3%, respectivamente, por el patrimonio que tienen 200.000 super ricos de este país”. Pero, según indican, “nos inclinamos más por un impuesto del 3%, ya que son tiempos excepcionales que requieren políticas excepcionales”.
Para Ricardo G. Zaldívar, de ATTAC, también se podría tomar una medida puntual, pero mucho más ambiciosa y que fuera al percentil más alto de entre los ricos. La medida que propone Más País, explica, “gravaría a mucha gente, pero la riqueza está tan concentrada que gravando a unos pocos pero mucho más ricos sería suficiente”. Zaldívar explica los cálculos hechos por los economistas Jordi Arcarons y Daniel Raventós: “Si solamente se implantase un impuesto del 10% a la decila más rica de la población del reino de España (sin contar su vivienda de residencia), podrían obtenerse más de 84.000 millones de euros”. Para Xavier Martínez, de la Plataforma Justicia Fiscal, es necesario la imposición de una impuesto a las grandes fortunas para financiar la manera para luchar contra la crisis económica causada por la pandemia, ya que, según explica, para hacer efectivo el articulo 31 de la Constitución que dice que “todos contribuirán al sostenimiento de los gastos públicos de acuerdo a su capacidad económica” se hace imprescindible revisar cómo se reparte la carga del peso de la crisis entre todos los niveles de riqueza.

Si se implantase un impuesto del 10% al 10% más rico de la población podrían obtenerse más de 84.000 millones de euros, según Raventós y Arcarons

Otro ejemplo para este impuesto, han explicado también Raventós y Arcarons, también podría ser uno según el nivel de riqueza, tal como propone el economista Thomas Piketty en su último libro: a quien disponga de 100 veces el patrimonio medio, se le aplicaría un tipo del 10%; a quien lo tenga de 1.000 veces, del 60%; a quien lo tenga de 10.000 veces, del 90%.
En lo que parecen estar de acuerdo todas las fuentes consultadas y organizaciones sociales es que “el gobierno está dejando atrás a muchas personas” y que para financiar medidas excepcionales para tiempos de crisis, hacen falta impuestos excepcionales que necesitan ser financiadas también de una forma excepcional. “Lo que está en juego movilizar a corto plazo grandes sumas de dinero para hacer frente al calentamiento global y a la crisis ecológica e iniciar una reorganización de la economía y la sociedad”, lamentan desde Ecologistas, “hoy, las principales medidas lanzadas van a mejorar la liquidez de empresas y no a atender necesidades sociales”, concluyen.

ATTAC Madrid no se identifica necesariamente con los contenidos publicados, excepto cuando son firmados por la propia organización.