Menu

Monsanto pagó a Google para censurar resultados de búsqueda y desacreditar a los periodistas

17 Octubre, 2020 - Sin categoría
Monsanto pagó a Google para censurar resultados de búsqueda y desacreditar a los periodistas

Fuentes: Natural News Traducido para Rebelión por Marwan Pérez Si alguna vez se ha preguntado por qué no hay más indignación por los peligros de los pesticidas y herbicidas, incluso cuando la conciencia ambiental parece estar aumentando, la respuesta es simple: fabricantes como Monsanto tienen departamentos enteros dedicados a desacreditar a los periodistas que exponen […]

Fuentes: Natural News

Traducido para Rebelión por Marwan Pérez
Si alguna vez se ha preguntado por qué no hay más indignación por los peligros de los pesticidas y herbicidas, incluso cuando la conciencia ambiental parece estar aumentando, la respuesta es simple: fabricantes como Monsanto tienen departamentos enteros dedicados a desacreditar a los periodistas que exponen sus formas corruptas y pagan a Google para que censure determinados resultados de búsqueda.

Un informe de The Guardian expuso cómo Monsanto, ahora propiedad de Bayer, operaba como un «centro de fusión», que recopilaba información inteligente sobre los periodistas que se atrevían a decir la verdad sobre sus productos. Uno de sus mayores objetivos fue la periodista de Reuters Carey Gillam, quien ha realizado excelentes informes sobre los vínculos entre Monsanto y el herbicida Roundup de Bayer a lo largo de los años. Ahora trabaja como directora de investigación de EE. UU.Right to Know(el derecho a saber), otro objetivo de las investigaciones de Monsanto.

Según los informes, la empresa le pagó a Google para promover resultados de búsqueda que criticasen su trabajo cuando la gente buscaba términos como «Monsanto glyphosate Carey Gillam». La compañía también ideó una estrategia para presionar a Reuters, diciendo que necesitaban «seguir presionando fuertementea los editores [de Gillam] cada vez que se tenga la oportunidad».

También lanzaron un ataque concertado contra un libro que Gillam justo antes de su lanzamiento, “Whitewash: The Story of a Weed Killer, Cancer, and the Corruption of Science,” (lavado de cara: la historia del herbicida asesino, el cáncer y la corrupción de la ciencia) redactando temas de conversación para terceros, y que podrían usar para criticar su trabajo e instruir a los agricultores y otros clientes de la industria sobre cómo pueden publicar críticas negativas sobre el libro.

“Siempre supe que a Monsanto no le gustaba mi trabajo … y trabajaron para presionar a los editores y silenciarme, pero nunca imaginé que una empresa de miles de millones de dólares gastaría tanto tiempo, energía y personal en mí. Es asombroso «. Gillam le dijo a The Guardian. Dijo que su libro recibió una gran cantidad de críticas negativas en Amazon justo después de su publicación oficial y muchas de ellas repetían idénticos argumentos.

Monsanto se guardó un archivo con los nombres de alrededor de 200 periodistas y legisladores cuya influencia espera ganar. También iniciaron una investigación sobre el cantante Neil Young y escribieron un memorando sobre sus actividades contra Monsantoy su música. Estaban tan preocupados por su influencia en el público que hicieron que su equipo legal lo vigilara.

Aunque algunas empresas tienen centros de inteligencia que buscan amenazas criminales legítimas como ataques cibernéticos, «se vuelve preocupante cuando ves que las corporaciones aprovechan su dinero para investigar a las personas que están participando en sus derechos contemplados en la primera enmienda», señaló el investigador principal de Electronic Frontier Foundation, Dave Maass.

Los casos judiciales están exponiendo la corrupción de Monsanto / Bayer

Estos actos de Monsanto fueron revelados por documentos que salieron a la luz pública durante los juicios sobre el mortífero herbicida Roundup. Ya han sido declarados responsables en tres casos relacionados con el cáncer; y más de 11,000 demandas contra Roundup de paisajistas, jardineros y agricultores están actualmente pendientes.

El glifosato, que está catalogado como cancerígeno por el estado de California y considerado un carcinógeno probable por la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer de la Organización Mundial de la Salud, se usa en al menos 70 cultivos alimentarios en los EE. UU., incluidos vegetales, frutos secos y frutas, en además de ser rociado sobre cultivos convencionales como avena, trigo y cebada antes de la cosecha. Su alcance es tremendo y se pueden encontrar residuos de la sustancia química en gran parte de los alimentos que se venden y consumen en los EE. UU.

Monsanto también pagó a investigadores para escribir y publicar estudios fantasmas que dejan a estos productos con una percepción favorable. También han interferido con las agencias reguladoras y se han negado a realizar estudios de seguridad a largo plazo en sus productos. Quizás si hubieran dedicado menos tiempo y energía a atacar a sus críticos y más tiempo a hacer que sus productos fueran más seguros, no estarían en esta posición en este momento.

Fuente: https://www.naturalnews.com/2020-10-08-monsanto-paid-google-to-censor-search-results-discredit-journalists.html

Esta traducción se puede reproducir libremente a condición de respetar su integridad y mencionar al autor, a la traductora y Rebelión.org como fuente de la traducción

FUENTE ARTÍCULO: https://rebelion.org/monsanto-pago-a-google-para-censurar-resultados-de-busqueda-y-desacreditar-a-los-periodistas/

ATTAC Madrid no se identifica necesariamente con los contenidos publicados, excepto cuando son firmados por la propia organización.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *