Menu

Abeid Moulud: “Si no liberamos nuestro país no tendremos un futuro”

23 Novembre, 2020 - Articles

Abeid Moulud intenta volver a Sahara para sumarse a la lucha. Su hijo ya está en el frente. Gente de todas las edades se moviliza para apoyar en la guerra con Marruecos, Moulud desgrana los motivos en esta entrevista. 1

Tinduf
Dos hombres observan un campo de refugiados en Tinduf EDU LEÓN

Sarah Babiker21 NOV 2020 06:00

Abeid Moulud contesta al teléfono desde Bilbao, pero desearía estar en el Sahara Occidental. A Euskal Herria le unen varias cosas: Bir-Lehru, la daira de la que fue alcalde entre 2010 y 2013, está hermanada con la localidad de Tolosa (Guipuzcoa). Su hijo, que hoy es uno de los jóvenes voluntarios que han acudido a la llamada a filas del Frente Polisario, pasó varios veranos aquí con el programa vacaciones solidarias. Lazos entre pueblos que no tienen su reflejo en la política estatal: solo un día después de conversar con Moulud, el ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska se reunía con su homólogo marroquí para hablar mucho de inmigración y nada del Sahara Occidental, disipando ante las autoridades de Rabat cualquier inquietud que pudieran tener después de que Unidas Podemos haya reclamado un referéndum.  

Han pasado ya varios días desde que el Frente Polisario declarase la Guerra a Marruecos, el pasado 15 de noviembre. Dos días después de que Marruecos atacara una manifestación pacífica en la brecha del Guerguerat. Moloud repasa los hechos con detalle, el suyo es un relato vehemente. Desde el otro lado del teléfono este veterano activista de la causa saharaui insiste en que su visión es personal. Y sin embargo su visión personal resuena a memoria y anhelos colectivos

¿Cómo se ha llegado de nuevo a la guerra?
Llevamos más de 29 años con un alto al fuego en espera de un referéndum que las Naciones Unidas debían organizar. Hay un actor designado para ello, la MINURSO, la primera que estaba ahí el 6 de septiembre de 1991 para firmar el cese al fuego entre el Frente Polisario y Marruecos. En todos estos años no hemos visto ningún avance: acordamos poner fin a la guerra y firmar el acuerdo del 91, pero con el objetivo de realizar un referéndum de autodeterminación donde todos los saharauis puedan definir su destino.

Acordamos poner fin a la guerra y firmar el acuerdo del 91, pero con el objetivo de realizar un referéndum de autodeterminación donde todos los saharauis puedan definir su destino

Sin embargo la MINURSO, en lugar de jugar su papel, su responsabilidad de velar por los derechos humanos en las zonas ocupadas, en lugar de evitar alienarse con ninguna de las partes, se convirtió en un soldado de guardia del ejército marroquí y funciona de acuerdo a sus intereses.

¿En qué sentido?
Para empezar, la brecha de Guerguerat no está incluida en el acuerdo militar número 1. En este acuerdo, firmado en 1991, solo se acordaron cuatro brechas para que la MINURSO pueda entrar y salir entre las zonas liberadas donde está el Polisario y las zonas ocupadas donde está Marruecos. La brecha del Guerguerat la hizo Marruecos, no tiene un mínimo de legalidad para que la MINURSO se presente y diga que este es un paso comercial ni nada por el estilo.

La población saharaui se ha visto obligada a decirle al mundo entero que ahí pasan todos los países. Que le están dando a Marruecos el derecho de saquear las riquezas de los saharauis en las zonas ocupadas, mientras que hay miles de jóvenes saharauis que están desempleados en las zonas ocupadas, mientras que hay familias en las zonas ocupadas que no tiene para comprar pan. Su pesca, su fosfato, todo se saca y se vende.

¿Cómo fue la escalada en Guerguerat? 
La población civil ha decidido decir alto: esto se tiene que parar. Los manifestantes son civiles. La MINURSO cuando se presentó a negociar con ellos hizo muchas concesiones a Marruecos. Los marroquíes pensaron que el Polisario no iba a responder. Cómo no vamos a responder si nuestros ciudadanos fueron solo con banderas del Frente Polisario y sus manos vacías. Cantando una serie de lemas que les dicen que dejen nuestra tierra, que dejen nuestras riquezas, que no las exploten más, que cierren esa brecha que es ilegal. Marruecos decide sacar al ejército para atacar a una población pacífica. Normal que el Polisario responda.

Campamento Gdeim Izik

SONIA HERRERO

El conflicto del Sahara Occidental, cuando la dignidad se hace protesta

3

Fuiste alcalde, ¿cómo se gobierna un ayuntamiento en este contexto?
Gestionamos de acuerdo a nuestras condiciones. Se sabe que un alcalde de un ayuntamiento cuenta con un presupuesto, aquí la cuestión es así. Pero nosotros tenemos a los alcaldes en condiciones de refugio, y gestionamos a nuestra manera dentro de estas condiciones, intentando hacer posible dar a la ciudadanía todo lo que se pueda, para fortalecerla y que pueda resistir en estas condiciones.

 ¿Cómo se siente el contraste entre la red de solidaridad en la población española y el abandono de los sucesivos gobiernos? Y, hablando de solidaridad: ¿Cómo se vive el programa Vacaciones Solidarias desde el lado de las familias que mandan a sus hijos?
A las familias españolas les agradecemos mucho siempre que cooperen y ayuden a nuestro hijos a poder salir y ver el mundo. Viajar desde una zona inhóspita donde hay condiciones muy duras es sinceramente muy fuerte, pero nosotros siempre hemos valorado esta oportunidad muy bien, estamos muy agradecidos a aquellas personas que colaboran con nosotros, aquellos que creen en la causa saharaui y la defienden.

En general, la población española siempre ha sido amable, siempre ha sido simpatizante de la causa del Sahara porque sabe que es una causa justa. Saben muy bien que los gobiernos españoles se echaron atrás, nos traicionaron

En general, la población española siempre ha sido amable, siempre ha sido simpatizante de la causa del Sahara porque sabe que es una causa justa. Saben muy bien que los gobiernos españoles se echaron atrás, nos traicionaron —no hay otra expresión que se pueda utilizar— empezando por Felipe González y continuando por Aznar, Zapatero y actualmente Pedro Sánchez.

Lo que yo no entiendo, a lo que no le puedo encontrar una explicación, es que un país que ha colonizado a otro durante 100 años le dé la espalda. Tampoco entiendo cómo un país democrático, que dice que respeta los derechos humanos, no ve lo que está pasando en nuestras zonas ocupadas. Son los intereses, es el saquear nuestras riqueza, muchas empresas españolas que están en Marruecos faenan en la pesca saharaui.

Entonces, además de la presión institucional sobre el gobierno español, ¿habría que boicotear a esas empresas?
El rol de poner a estas empresas sobre la mesa está en manos de la población española: no es algo secreto que España se está beneficiando de las riquezas del Sahara Occidental. Nosotros no podemos decirles qué es lo que tienen que hacer ustedes, pero está muy claro.

Ahora,  las aguas del Sahara Occidental, el espacio aéreo y el espacio terrestre no son seguros, son zonas de guerra. Lo quiero dejar claro para que no pase lo que pasó en los años 80. Algunos barcos, que no contaban con que el Polisario les podía atacar, fueron entonces atacados y se apresó a los marineros. Actualmente se está repitiendo la misma situación, todos aquellos que faenan en las aguas del Sahara Occidental tienen que estar bien informados de que es una zona de guerra.

Barcos pesqueros marroquíes en Essaouira, suroeste de Marruecos.
El Parlamento Europeo avala el acuerdo pesquero que explotará los caladeros saharauis

REDACCIÓN EL SALTO

Ahora hay muchas personas y medios pendientes de esta guerra. Pero sabemos que las cosas no duran mucho en la agenda mediática, y que habrá gente a la que esta cuestión le resulta ajena, o no entienden qué está pasando. ¿Qué le dirías a esa gente?
Les digo que no somos nosotros los culpables de que se vuelva a la guerra, nosotros hemos dado todo lo que podemos dar para que haya una solución al conflicto, para que no haya guerra. Les digo que esta guerra si continúa va a ser más fuerte que la otra, y que no habrá un alto al fuego sin armas, una solución sin armas.

No era nuestro objetivo llegar a una guerra, pero las Naciones Unidas, España, Marruecos y Francia son las que nos han hecho retomar esta guerra: No han cumplido con sus deberes. Porque si alguien está bien informado sabrá que desde el 21 de octubre, cuando llegaron los manifestantes a la brecha del Guerguerat, la MINURSO, que representa a las Naciones Unidas para velar por el alto al fuego y los derechos humanos en las zonas ocupadas, ha sido un soldado de guardia de los marroquíes que trabaja a su favor. Porque ellos saben que esa brecha no existía, y es ilegal. Esas son nuestras fronteras, nosotros tenemos que defender nuestras fronteras.

FUENTE: https://www.elsaltodiario.com/sahara-occidental/abeid-moulud-si-no-liberamos-nuestro-pais-no-tendremos-un-futuro

ATTAC Mallorca no s'identifica necessàriament amb els continguts publicats, excepte quan estan signats per la pròpia organizació.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *