Menu

Brasil: Declaración de voto

1 maig, 2010 - Amèrica Llatina

Frei Betto – CADTM
Este año votaré para presidente de la República al candidato decidido a implementar las reformas estructurales tan prometidas y nunca llevadas a cabo: agraria, tributaria, política, judicial. Y que la de seguridad y la laboral no sean un artificio para penalizar todavía más a los trabajadores y jubilados y beneficiar a las grandes empresas.
Votaré a quien se proponga revolucionar la salud y la educación. Es una vergüenza el desguace del SUS y de la enseñanza pública. De 190 millones de brasileños, apenas 30 millones se agarran esperanzadamente a la tabla de salvación de los planes privados de salud. Los demás son tratados como ciudadanos de segunda, abnegados penitentes de filas hospitalarias, obligados a adquirir medicinas gravadas por una carga tributaria del 39% de media. Según el MEC, hay 4.1 millones de brasileños, de entre 4 y 17 años de edad, fuera de la escuela. Por tanto, virtualmente dentro del crimen. Nuestros profesores son mal remunerados, la inclusión digital de los alumnos es un penoso camino a ser recorrido, el turno curricular de 4 horas diarias es el barniz que encubre una nación de semianalfabetos.
Votaré a un candidato dispuesto a un control riguroso de la emisión de gas carbónico de las industrias, de los pastos y de las áreas de reserva ambiental, como la Amazonía. No se puede permitir que el agronegocio acabe con la selva, contamine los ríos y utilice mano de obra desprotegida de una legislación laboral o en régimen de esclavitud.
Votaré a quien se comprometa a superar el carácter compensatorio del programa Bolsa Familia y a rescatar el emancipatorio del programa Hambre Cero, abriendo la puerta de salida a las familias que sobreviven a costa del gobierno, de modo que puedan generar su propia renta.
Votaré al candidato dispuesto a cambiar la actual política económica que, en el 2008, canalizó US$ 100 mil millones para amortizar deudas internas y externas y apenas US$ 20 mil millones para la salud. En términos porcentuales, fueron: un 30% del presupuesto destinado al mercado financiero y apenas un 5% para la salud, un 3% para la educación, un 12% para toda el área social.
Votaré al candidato contrario a la autonomía del Banco Central, pues la economía no es una instancia divorciada de la política y de lo social. Votaré por la reducción de los intereses, la desgravación de la canasta básica y de las medicinas, el aumento real del salario mínimo, la reducción de la jornada semanal de trabajo a 40 horas.
Votaré por la legalización y preservación de las áreas indígenas, de los descendientes de esclavos y ribereños, en diálogo permanente con los movimientos sociales y repudio a cualquier intento de criminalizarlos, por las iniciativas de una economía solidaria y de comercio justo, por la definición constitucional del límite máximo de propiedad rural.
Votaré por el candidato convencido de que urge reducir las tarifas de la energía destinada al consumo familiar y al uso de telefonía móvil. Dispuesto a valorar las fuentes alternativas de energía, como la solar, la eólica, la de los mares y basuras, etc. Y que sea contrario a la construcción de termoeléctricas e hidroeléctricas nocivas al medio ambiente.
Votaré al candidato que priorice el transporte colectivo de calidad, con precios accesibles subsidiados; que exija la identificación visible de los alimentos transgénicos ofrecidos al consumidor; que impida la participación y el uso de niños en campos publicitarios; y que condene vehementemente el trabajo infantil.
Votaré al candidato decidido a instalar la Comisión de la Verdad, de modo que se abran los archivos de las Fuerzas Armadas concernientes al período dictatorial y se juzguen los crímenes cometidos en nombre del Estado, así como el paradero de los desaparecidos.
Votaré a quien dé continuidad a la actual política exterior, de fortalecimiento de la soberanía e independencia del Brasil, diversificación de sus relaciones comerciales, apoyo a todas las formas de integración latinoamericana y caribeña sin la presencia de los EE.UU.; derecho de nuestro país a tener un asiento en el Consejo de Seguridad de la ONU; de repudio al criminal bloqueo de los EE.UU. a Cuba y a la instalación de bases militares estadounidenses en América Latina.
Votaré, sobre todo, al que presente un programa convincente de reducción significativa de la mayor llaga del Brasil: la desigualdad social.
Éste es mi voto. Queda por hallar al candidato.
Traducción del portugués  J.L.Burguet

ATTAC Mallorca no s'identifica necessàriament amb els continguts publicats, excepte quan estan signats per la pròpia organizació.