Menu

Comentarios sobre el último barómetro del CIS: la tierra no es redonda y la corrupción huele a nardos

10 febrer, 2013 - Estatal, Opinió

Antonio Aramayona – ATTAC CHEG Aragón
Los medios de comunicación pasaron medio de puntillas por la última encuesta de intención de voto presente en el barómetro CIS de enero de 2013. Compararon los resultados electorales de PP y PSOE, calibraron la leve subida de IU y UPyD, y rociaron con una lluvia de palabras sobre el paro el suelo mojado del paro español. Se les quedó en el tintero alguna que otra cosilla más…
Considerando el voto directo en la encuesta (en %) y la estimación de voto (en % sobre “voto válido”), respectivamente, el PP obtiene el 15, 8% y el 35%;  el PSOE, 17% y 30%; IU,  6,4% y 9,4%; UPyD,  3,8% y  6,8%; CiU,  1,7%  y  3,6%; Amaiur,   0,4% y  0.9%;  PNV,  0,8% y 1,3%; ERC, 1,9% y 2%. Es decir, se puede comprobar cómo nos quieren “vender” estimaciones periódicas de voto como si fueran el paradigma de la objetividad, cuando, de hecho, plasman el desequilibrio ya tradicional entre la auténtica voluntad popular y la distribución fáctica de unos escaños en el Congreso y el Senado.
En realidad, teniendo en cuenta la Ley electoral vigente, con la circunscripción provincial las listas cerradas, la exclusión del voto nulo como “voto válido” computable, la barrera del 3% y la inducción bipartidismo eterno, los datos del Barómetro nos ofrecen más bien que reflejan deficientemente la realidad. Así, por ejemplo, y siempre en término aproximados, si se da por bueno que el 15,8% de votos del PP queda aumentado  al 35% sobre el voto válido (es decir, 2,22 veces más) o el 17% de votos del PSOE queda aumentado al 30% sobre el voto válido  (un 1,8 más) a IU le correspondería entonces no un 9,4% sino un 14,2% o un 11,5% del total de los votos válidos, respectivamente. Y al contrario, si se da por bueno que el 6,4% de votos de IU queda aumentado solo a 9,4% (1,5 veces más), entonces al PP no le correspondería el 35% sobre voto válido, sino el 23,7% y al PSOE tampoco le correspondería el 30% sino el 25.5%.
En conclusión, los datos no solo muestran el declive electoral de los hasta ahora dos partidos mayoritarios, PP y PSOE, o que este haya obtenido un leve mayor porcentaje de intención de voto que el PP (17% y 15,8%, respectivamente), sino sobre todo el injusto desequilibrio entre las distintos grupos políticos, al aplicar injustificables diferentes factores de conversión, así como la infravaloración de los ciudadanos votantes sobre todo de los grandes núcleos urbanos respecto de los votantes de zonas rurales y/o provincias con escaso número de votantes, de los que se nutren las mayorías periódicas del PP y del PSOE, así como otros grupos políticos de corte nacionalista.
Sin embargo, hay otros datos en el Barómetro del CIS, generalmente silenciados en numerosos medios de comunicación, que deberían atraer más la atención de la ciudadanía y de los distintos responsables (¿?) gubernamentales: el 21% de los encuestados se inclina por la abstención, el 6,6% por el voto en blanco y el 0,2% por el voto nulo, lo que arroja un total del 28,3% de los encuestados, a lo que hay que añadir el 17,2% que “no sabe” y el 2,5% que “no contesta”. En otras palabras, el 48% de las personas encuestadas ni se decantan directamente por alguna opción política ni expresan su voluntad de ir a las urnas las próximas elecciones.
Si el poder viene del pueblo, tal como declara la actual Constitución, el 48% de la ciudadanía que no se decanta expresamente por ningún partido político es también pueblo. Si los parlamentarios del Congreso y del Senado, así como los miembros electos de las distintos órganos legislativos de las Comunidades Autonómicas y Locales se tienen por representantes del pueblo, deberían revisar urgentemente los presupuestos ideológicos e institucionales sobre los que dicen asentarse y que la realidad muestra netamente cuestionados por el pueblo.
El Partido Popular, actualmente en el gobierno de la nación, no debería apelar tanto a su legitimidad alcanzada en los últimos comicios, donde obtuvo la mayoría absoluta, como al sentir del pueblo, con seis millones de desempleados, con la educación, la sanidad, la investigación,  o la atención a la dependencia gravemente agredidas, con el poder del dinero dictando el hilo conductor de la vida política, social y económica del país. Los gobernantes deberían ser los primeros interesados en que la ciudadanía estuviera bien informada y supiera objetivamente a qué atenerse, en lugar de negar que la tierra es redonda o que la corrupción no huele precisamente a nardos.
La utopia es posible

ATTAC Mallorca no s'identifica necessàriament amb els continguts publicats, excepte quan estan signats per la pròpia organizació.