Menu

Cómo conseguir cambiar este país

2 agost, 2013 - Estatal, Opinió

Antonio Aramayona – ATTAC España
Estoy convencido de que la inmensa mayoría somos buena gente y queremos vivir entre buena gente.
Muchos dicen: “Este país es una mierda, está lleno de corruptos, y no tiene remedio porque nadie hace nada”. Cuando explicaba en Bachillerato algunas teorías modernas sobre el origen de la sociedad, tal como la conocemos, y el contrato social que supuestamente estructuró esta forma la sociedad, salían a la palestra (la pizarra y el clima de la clase) Thomas Hobbes y J.J. Rousseau. En líneas generales, el primero viene a decir que el hombre es un lobo para el hombre, en un mundo de violencia y rapiña, donde prima la ley del más fuerte, que siempre intenta ganar y dominar, por lo que los menos fuertes se agruparon en sociedades para defenderse del fuerte, instituyendo así policía y ejército para la defensa de la propiedad y del orden. Para Hobbes, pues, es un principio indiscutible que o pisas o te pisan. Para Rousseau, en cambio, nacemos buenos y con tendencias naturales a la cooperación, a la justicia y la solidaridad, pero la sociedad puede corromper esa naturaleza buena original de cada uno, pues está estructurada en términos de desigualdades y desequilibrios sociales. Cada curso se montaba en clase une encendida discusión, donde generalmente Hobbes conseguía más adeptos que Rousseau.
Nos educan desde niños en la necesidad de defendernos de los supuestamente más fuertes (a los que se teme y envidia a la vez), de salir vencedores en la carrera de la competitividad, de subirnos al carro de los ganadores y los fuertes, aunque con la boca pequeña nos dicen que hemos de ser buenos, sinceros y solidarios.
Muchos dicen: “Este país es una mierda, está lleno de corruptos, y no tiene remedio porque nadie hace nada”. Y en el mismo saco suelen quedar metidos rojos, azules, amarillos, conservadores, anarquistas, comunistas, socialistas, fascistas, políticos, jueces, apolíticos, ladrones, asaltantes, timadores, estafadores, banqueros, empresarios, sindicalistas, etc. En ese mismo saco, suele quedar igualmente metida media población, a la que se le atribuye el egoísmo puro y duro, el deseo de enriquecerse a toda costa y el arte de engañar al personal.
En ese saco, pues, están metidos carpinteros, constructores, fontaneros, comerciantes, periodistas, tenderos, dueños de bares y restaurantes, abogados, taxistas, médicos, trabajadores por cuenta propia o ajena, desempleados, alumnos, profesores y un sinfín más de personas y profesionales. “Todos son unos chorizos”, suele decirse, lo cual parece dar permiso para poder hacer lo mismo si se tuviere oportunidad o para quedarse cruzado de brazos, con la conciencia de estar cargado de razón y ser una víctima más de la sociedad.
ECHO DE MENOS, sin embargo, que esa gente me dijera por dónde puede continuar el camino, una vez criticada a conciencia la charcutería universal de chorizos y mangantes. Pero eso ya no le convendría al poder que controla los medios audiovisuales y las redes educativas de un país. Al poder le conviene que un país entero ensordezca de la algarabía que sus habitantes arman cada día criticando a los demás desaforadamente, sin hacer nada y sin proponer otra alternativa a cambio.
En realidad, todo mejoraría realmente si tuviéramos conciencia de que eso llamado “país” existe ante todo y sobre todo en cada uno de nosotros. Estoy convencido de que la inmensa mayoría de la ciudadanía es buena y quiere ante todo y sobre todo vivir en un mundo de paz, libertad, justicia, igualdad, distribución equitativa de los recursos existentes, solidaridad y autonomía. Si cada uno se atreviese a decir públicamente que quiere un país así, y que cada día se esforzará por llevar a cabo el país que lleva dentro de sí mismo, caeríamos en la cuenta de que somos la inmensa mayoría, por mucho que desde el poder se intente inocular diariamente el miedo, la desesperanza y la desconfianza.
Para cambiar el mundo no hay que hacer cosas extraordinarias, sino solo librarnos de prejuicios y tópicos, de excusas y dilaciones, y empezar a construir desde dentro el mundo que se deseamos. Millones de personas unidas podemos mucho más que todos los bancos, multinacionales, ejércitos e instituciones dedicadas a cualquier modalidad de lavado de cerebro.
Millones de personas unidas con un mismo objetivo y por unos mismos derechos y valores quizá tenemos poco interés informativo, pero logramos alcanzar así de nuestra verdadera dimensión y nuestro auténtico tamaño como seres humanos, como seres honestos y coherentes, felices y cabales. Cada una de esos millones de personas descubre un espacio interior ético, que constituye su máxima fuente de energía y ofrece momentos sosegados e intensos de esperanza y felicidad.
Estoy plenamente convencido de que la inmensa mayoría de carpinteros, constructores, periodistas, fontaneros, abogados, comerciantes, tenderos, dueños de bares y restaurantes, médicos, taxistas, trabajadores por cuenta propia o ajena, desempleados, alumnos, profesores y un sinfín más de personas y profesionales somos buena gente y queremos vivir entre buena gente.
Manos, pues, a la obra.
Profesor de Filosofía
Artículo publicado en El Periódico de Aragón
La Utopia es posible

ATTAC Mallorca no s'identifica necessàriament amb els continguts publicats, excepte quan estan signats per la pròpia organizació.