Menu

Crónicas florentinas. Florencia 10+10 y la Alter Summit. ¿Qué se está cociendo?

11 novembre, 2012 - Moviments Socials, Portada, Unió Europea


Cuarta crónica, 10 de noviembre

Carlos Martínez / Cristina Asensi – Delegados de Attac España
Las Cumbres Sociales europeas o mundiales, es decir los foros sociales mundiales, surgen al objeto de intercambiar experiencias, conocernos, apoyarnos y debatir, tras 10 años desde el Foro Social de Florencia, el primero europeo. Pero desde entonces, a pesar de que ya se advirtió en él acerca de las consecuencias peligrosas del neoliberalismo y de la economía casino, no logramos convencer. La batalla informativa la ganaron los grandes media empresariales y neoliberales. La socialdemocracia nos miro con autosuficiencia e ignoró, hizo algún guiño condescendiente y siguió a lo suyo. Pobrecitos socioliberales, ahora ellos también están en crisis. La derecha se fue consolidando en los gobiernos europeos, y la consecuencia es que todo se ha derrumbado y estallado. Pero, sin embargo, las víctimas del fracaso económico neoliberal son las clases populares. O ¿tal vez ese es su éxito? La guerra de clases de ricos y bancos contra pobres y trabajadores y trabajadoras, es precisamente el destruir sus derechos, acabar con la libertad sindical y asustar, amenazar y acogotar al pueblo europeo, que se acostó creyéndose rico y se ha despertado viéndose pobre.
Ya lo advirtió Florencia hace 10 años. Ya lo avisaron Latinoamérica y Attac en Porto Alegre hace 14, pero nada. Ahora toda nuestra energía se gasta en converger para luchar y reorganizar las clases populares frente al crimen organizado por los capitalistas con demasiadas complicidades. Se han debido despertar los grandes sindicatos y ponerse las pilas o ellos mismos se van al hoyo y los necesitamos, pero para luchar socialmente y frenar todas y todos juntos a esta Europa conservadora, ultraliberal, y encima decadente. Europa “sumergente” necesita laminar derechos y libertades, según los conservadores y liberales, para volver a ser emergente. Pero conforme más recortes y austeridad, más decadencia europea. Lo malo es que sus errores los pagamos nosotras y nosotros.
Hoy se estudian en la Alter Summit la situación y las propuestas a consensuar. Hay seminarios temáticos y específicos. Pero toda esta diversidad tiene un objetivo común. Aprovecho para dar dos toques de atención: el primero a expertos y estudiosos. Ya sabemos lo que hay y tenemos alternativas, ahora vuestras energías deben ir encaminadas a organizarnos y converger. Nos debéis ayudar a crear el sujeto social y político alternativo. Cuando venzamos, nos ayudaréis a llevar el timón.
El segundo a los partidos de las izquierdas. El discurso lo hemos elaborado los movimientos sociales y en los movimientos sociales. Estamos en la lucha y hemos creado nuevas formas de organización y de lucha. No sois ninguna avanzada, -dejo aparte al socioliberalismo, pues se mueve ya en otros parámetros-. Repito, no sois vanguardia ninguna, pues además no sois mayoritarios, luego nos debéis acompañar y debemos converger. No os institucionalicéis y no pretendáis controlar lo que otras y otros hemos construido. De igual a igual, pero sin unos movimientos luchadores y potentes, con ideas y relato y sin unos sindicatos que recuperen la lucha de clases y la combatividad, -estando como están todavía enraizados en el mundo del trabajo-, no hay nada que hacer. No se trata de subir en porcentaje de votos, se trata de emprender la revolución ciudadana a la que llama Mélenchon, de forma clara, pacífica, – siempre que nos dejen – y contundente, para lo cual, hay que converger. Esa es la llamada de Florencia 10+10, la convergencia.
Cristina Asensi de Attac España plantea en una comisión que el problema de estos momentos, no es ya buscar las causas políticas, estas se dan y es la lucha social frente al neoliberalismo, la lucha frente a las situaciones tan dramáticas que se están produciendo, lo importante. En un análisis sobre las derechas y las extremas derechas en Europa, Asensi, piensa que en el Estado español, el PP recoge en su seno ya todas las variantes derechistas y por tanto el problema es cómo frenar sus políticas y sus agresiones a las ciudadanas y ciudadanos y articular una respuesta ya.
Estas reuniones te permiten conectar con los y las representantes de muchos movimientos sociales, sindicales y políticos, intercambiando experiencias. Tal vez me equivoque pero intuyo que los mediterráneos somos los que estamos más movilizados y activos. Lógico. Por ello pensamos tanto Cristina como yo, que es bueno el tratar de establecer una estrategia del Sur de Europa conjunta y buscar acciones comunes.
Hablando de experiencias, en la noche tiene lugar una reunión preparatoria del próximo Foro Social Mundial, que será en Túnez. Una delegación tunecina se reúne con nosotras y nosotros, me siento junto a mi amigo Fathi Chamkhi y cerca de su hija Azza, al tiempo que vivo la emoción de estar sentado junto a personas, activistas de Attac Túnez, la UGTT, de derechos humanos, feministas y luchadores, muchos de ellos sindicalistas, que sí que han hecho una Revolución. Ellos y ellas, los revolucionarios tunecinos necesitan también nuestro apoyo de cara al próximo Foro Social Mundial. Nos cuentan como en Túnez la lucha continua pues los islamistas en el gobierno practican una política antineoliberal y ante esto, han construido un FRENTE POPULAR de Túnez en el que sindicatos, asociaciones y varios partidos de izquierdas y revolucionarios, se han unido al objeto de proseguir la lucha. El objetivo de derrocar la dictadura lo han conseguido, pero ahora el objetivo es buscar la justicia y la igualdad social, el reparto, el antineoliberalismo y para lograrlo están construyendo un actor político, suyo, convergente y Chamkhi es un impulsor decidido. Hagamos caso de los que sí fueron capaces de hacer una revolución. El espíritu de Túnez no fue el facebook, fueron estos hombres y mujeres curtidos en luchas sociales, sindicales y en la cárcel. Azza Chamkhi, veinteañera, con una mezcla de sabiduría y de ingenuidad me pregunta, “Si la situación está tan mal en España ¿Por qué no hacen una revolución?” Yo la miro, sonrío y le contesto con excusas y vergüenza – ya sabes Azza las y los europeos somos miedosos y hace poco creíamos que éramos ricos.
En marzo hay que apoyar a Túnez y deben saber los que en el Reino de España afirmaron que Túnez era su ejemplo, que los revolucionarios de Túnez eran personas que llevaban tiempo luchando, desde feministas a sindicalistas, pasando por militantes de izquierdas, muchos de ellos presos políticos, que supieron conectar con su pueblo y que ahora repito, están formando un Frente Popular, porque la lucha continúa y han de arrebatarle el gobierno a los islamistas.
Finalmente algo se está preparando, y en la próxima crónica le daremos noticia, la Alter Summit o Cumbre Alternativa. La creación de esta cumbre será novedad en Europa, y su estructura es parecida a la Cumbre Social española, aunque – con permiso -, más participativa en su conformación y gestión, es decir es una iniciativa que parte desde abajo y en ella estarán sindicatos, movimientos sociales y populares y grupos ecologistas y por la justicia social, y personalidades.

ATTAC Mallorca no s'identifica necessàriament amb els continguts publicats, excepte quan estan signats per la pròpia organizació.