Menu

Datos de empleo: sin novedad

3 novembre, 2009 - Treball

Javier López SomozaSistema Digital
Me da la impresión, quizá equivocada pero es lo que me ha parecido advertir, de que los resultados de última Encuesta de Población Activa (EPA), correspondientes al tercer trimestre de 2009 publicados esta semana, han sido acogidos con un mayor desapego que en trimestres anteriores, al menos en la batalla política. No obstante, el dato es tan importante desde el punto de vista social (evidentemente) y de análisis económico que no voy a hurtar una tribuna a su comentario.
Por una parte, parece que el Partido Popular se encuentra absorto en sus cuitas y aunque si bien es verdad que el número de parados bajó en el trimestre de referencia en 14.200 personas, lo que obligaría a estresar sus razonamientos, se trata de un trimestre en el que tradicionalmente baja el paro, y si descendemos un poco más en el análisis de los datos sí se observan tendencias preocupantes. Con respecto a un año antes el aumento del número de parados es de 1,52 millones de personas, si bien inferior al de los trimestres precedentes.
El Gobierno tampoco ha lanzado las campanas al vuelo con este dato. Ya en los días previos a su publicación, las declaraciones de distintos miembros del Gobierno alertaban de lo que podía ser un mal dato. El conocido definitivamente es verdad que no viene a agravar una tendencia funesta, si bien existe cierto consenso en que no es más que un paréntesis y que las expectativas para el último trimestre del año no son halagüeñas
La población ocupada ascendió a 18,87 millones de personas, lo que supone una caída con relación al trimestre anterior de casi 75 mil. La tasa de ocupación desciende nuevamente, al 49,1%, dos décimas menos que en el segundo trimestre.
Todas las grandes ramas de actividad perdieron empleo en el periodo julio-septiembre de 2009 respecto al trimestre anterior, con excepción de los servicios (en este caso sería el elemento estacional el factor explicativo). Si lo comparamos con los niveles de un año antes, las mayores pérdidas de empleo las encontramos en construcción (562,9 mil empleos, -23,3%), seguida de la industria (-14,9%), agricultura (-6,4%) y servicios (-2,8%).
El empleo asalariado mostró un retroceso interanual del 6,5% en el tercer trimestre, mientras que los no asalariados registraron una caída interanual mayor (-10,6%), si bien inferior en cuatro décimas de punto a la del trimestre anterior. Por tipo de contrato, y este es otro indicativo de la intensidad de la crisis, los asalariados con contrato indefinido están intensificando su ritmo de caída interanual (-1,7%), frente al -1,1% del trimestre anterior, se trataría de la mayor destrucción de puestos de trabajo con contratos indefinidos de los últimos 17 años. En cambio, el colectivo de trabajadores con contrato temporal moderó el ritmo de caída interanual (-18,2%), en 1,6 puntos porcentuales, tras más de un año de aumentar con intensidad. De esta forma, la tasa de temporalidad (porcentaje de trabajadores asalariados con contrato temporal sobre el total de asalariados) aumentó en seis décimas en el trimestre, hasta el 5,9%, aunque respecto a un año antes acumula una caída de 3,7 puntos porcentuales. Este dato sería positivo si no fuera porque es el resultado de que el numerador disminuye en mayor cuantía que lo hace el denominador.
Por lo que se refiere a la población activa, ésta se situó en 22,99 millones personas en el periodo julio-septiembre de 2009, cifra que supone una caída de 89 mil personas. Respecto a un año antes esta variable muestra una variación del 0,2%, lo que supone una reducción de un punto porcentual respecto al trimestre anterior. La desaceleración de los datos de la oferta de trabajo en 2009 resulta coherente con la actual fase cíclica de la economía. Es lo que se conoce como “efecto desánimo”, es decir, cuando las personas que quieren trabajar dejan de buscar empleo porque tienen escasas probabilidades de encontrarlo. Es un efecto meramente estadístico, pues cuando se evidencia este hecho, el paro estadísticamente disminuye aunque no haya más personas trabajando. De esta forma, la tasa de paro se situó en el 17,9%, siendo la primera vez que no aumenta en dos años. Los descensos, en tasa intertrimestral, corresponden a los colectivos de mayores de 25 años, de mujeres y de extranjeros. Para este último colectivo estaríamos asistiendo a un proceso salida de emigrantes de España.
En definitiva, los resultados publicados por la EPA no cambian las previsiones de empleo para lo que resta del año y 2010, y nos moveremos durante los próximos trimestres en cifras de paro ligeramente crecientes. No cabe esperar sangrías adicionales como consecuencia de que los efectos más negativos de la crisis puedan haberse superado ya, la atonía prevista para la actividad no permite aventurar recuperaciones de esta tasa.

ATTAC Mallorca no s'identifica necessàriament amb els continguts publicats, excepte quan estan signats per la pròpia organizació.