Menu

Disgresiones de un currante en espera de vacaciones

29 juliol, 2010 - Opinió

Carlos Martínez – Presidente de ATTAC España
Nos han privatizado las Cajas. Ya son banquitos, lo eran ya en su concepción del negocio. Ahora lo son a través de los SIP, la nueva ley etc. etc.,  lo cierto es que el crédito sigue sin fluir a las pequeñas empresas y a las familias. Encima con el tijeretazo, todavía peor, pues también el dinero de bolsillo circulará menos. Está claro, el FMI y la UE quieren empobrecernos para que los ricos lo sigan siendo y acumulen para ser aún más ricos.
ATTAC sigue con su campaña por la Banca Pública, es la única solución a corto plazo.
En Afganistán todas y todos sabíamos lo que pasaba. Esa guerra de ocupación colonial no conseguirá nada y mientras el Estado Español se gasta cientos de millones de euros y recorta gasto público del que crea empleo, pero nó en gasto que sólo genera sufrimiento, muerte e indignidad. Las guerras coloniales siempre las ha perdido Occidente, siempre. Afganistán es además una maraña y el burka una mala excusa, además hay mezclada una guerra civil entre señores fundamentalistas de la guerra. Claro de los fundamentalistas cristianos que sostienen esa cruzada nada de nada. De los fundamentalistas israelitas que siguen asesinando con impunidad, menos.
En Granada, la Granada de Lorca, hay un falangista hijo de falangista al frente del PP y un cuanto menos nostálgico del franquismo, hijo de caciques de una de las comarcas más pobres y de izquierdas de la provincia, al frente de su Ayuntamiento. Ellos son culpables de no querer honrar a las víctimas de la auténtica limpieza étnica que sufrió Granada en 1936 (3500 FUSILADOS Y FUSILADAS SÓLO LOS PRIMEROS MESES en una pequeña ciudad de provincias). Pero claro, hijos de franquistas hay en demasiados sitios de poder y se nota. A casi todos nos toca un hijo de franquista en la escala de mando, de ahí la equidistancia, de ahí la tibia ley que no anula sentencias de muerte e ignominia.
Recuperar la memoria de la República y de lo que supuso y supone el fascismo español es imprescindible para empezar a despertar, y los hijos de los franquistas lo saben. La democracia española es de ínfima calidad, entre la monarquía intocable y PROTEGIDA POR LA CENSURA, la unidad sacrosanta y el poder de la banca, o reaccionamos o no hay nada que hacer y yo como Antonio Fuertes, creo que sí hay mucho que hacer.
Se está preparando la huelga del 29 y ATTAC esta arrimando el hombro a pesar de los calores, los bostezos y las siestas compradas. El trabajo se planifica, hay multitud de reuniones y asambleas, ahora lo que toca es la labor de calle, y sobre todo convertir una reivindicación laboral en un movimiento social y ciudadano, pues no hay crédito fluido, se están recortando inversiones públicas, se está privatizando ya lo poquito que queda, la banca y los poderosos imponen su dictadura y el estado del bienestar está en trance de desaparición, es decir todas y todos tenemos un motivo para movernos el 29 de Septiembre.
El 29S no es momento de reproches entre fuerzas sociales sino de inicio de un camino.
La Izquierda necesita rearmarse de valores. Recomiendo para esto leer a Manolo Monereo, que dio una magnifica conferencia en Málaga sobre el socialismo, que trataré de colgar en este blog. Lo de Socialismo21 es una magnífica iniciativa de unir y refundar la izquierda, pero desde la base, es el Lafontaine colectivo español y es ahora imprescindible.
La Izquierda desde el no sectarismo y el realismo debe hacer frente a la dictadura de los mercados que ATTAC comenzó a denunciar hace ya once años, debo recordar, ATTAC fue quien comenzó a denunciarla cuando casi nadie le hacía caso, y ahora la sufrimos de forma palpable, por eso defender y difundir el socialismo vuelve a ser imprescindible. Además lo que ha fracasado es el capitalismo, ojo, ha fracasado con respecto al bien de la Humanidad y la Madre Tierra, a las y los que agrede sin misericordia.
Portuario en excedencia.

ATTAC Mallorca no s'identifica necessàriament amb els continguts publicats, excepte quan estan signats per la pròpia organizació.