Menu

Doctor, el enfermo agoniza

11 octubre, 2012 - Estatal

Rosa María Artal – Comité de Apoyo de ATTAC
El FMI acaba de presentar un informe demoledor sobre las previsiones económicas mundiales, augurando “riesgos alarmantemente altos” de frenazo global. La culpa, explica, la tiene Europa. España es el penúltimo de la fila de 105 países valorados. Sólo estará peor en 2013 y en adelante Grecia. Hasta Croacia, San Marino o Sudán van a comportarse mejor. No digamos ya Kirguistán, Ghana,  Bostwana o Senegal que se encuentran en el grupo de cabeza.
Resulta que el FMI nos había pronosticado el año pasado que en 2013 ya estaríamos recuperados y creciendo al 1,8%. Ahora dice que no, que vamos a bajar un 1,3%, que se añade al 1,5% de este 2012. Y que hasta 2017 no cumpliremos el control del déficit para dejarlo en el 3%. Y que eso va a llevar el paro español a la estratosfera.
El FMI es un médico que sabe diagnosticar el estado del enfermo una vez que lo ve amarillo y con los ojos vidriosos. Pero parece incapaz de reconocer cómo le agravan los tratamientos que le receta. Y en los que sigue insistiendo con pertinaz ceguera. A la manera de la medicina medieval, prescribe sangrías a un paciente aquejado de anemia. En cada visita, lo encuentra más depauperado, pero ladea la cabeza y pincha y recorta un poco más. En aquella época –como en ésta- el índice de mortandad era muy elevado.
Lo peor es que el FMI es solo uno de los portavoces de esta corriente mágica. Aún sale el Eurogrupo a pedir a España que “continúe con su estrategia de consolidación fiscal”, es decir, con las sangrías. El organismo que dirige Lagarde culpa a la UE de la recesión mundial. Es cierto, hasta Alemania –que viene a ser la multinacional farmacéutica que se beneficia de la epidemia- va de capa caída. Pero todos ellos se empecinan en el tratamiento: recortes, sangrados (de la población).
¿No saben lo que tanta gente vemos? Salvo, bien es cierto, la categoría “encuestados de los telediarios”, que vienen a ser los homólogos a “votantes de Bush o Romney”… o del PP. Ay, cuánto dolor nos hubiéramos evitado si nos hubieran hecho caso, si, siquiera, hubieran abierto los ojos y usado la cabeza para algo más que para peinarse.
Algunos parece que no. Así tenemos aquel inefable “tendría” que funcionar… pero no funciona, de Luis De Guindos, que aún debe estar preguntándose cómo se les hundió la empresa, Lehman Brothers si “tendría” que haber ido todo de perlas. O cómo es ministro de economía, aunque seguro que se lo explica conociendo a Mariano Rajoy.
Otros sí lo saben. No tienen más que leer, por ejemplo, entre cientos, a Juan Torres López cuando explica las consecuencias de este “desfase” entre los presupuestos de Rajoy y las previsiones reales:
“En primer lugar, los Presupuestos 2013 están basados en un escenario macroeconómico completamente irreal. Es materialmente imposible que, con las políticas que se están aplicando y con las previstas, así como con la evolución presente de nuestra economía se pueda conseguir que la caída del PIB sea solo del 0,5% en 2013. Como también lo es que el consumo privado disminuya tan escasamente como se prevé (-1,4%), que la inversión solo descienda un 2,1%, frente a la caída de quizá más del 10% que va a tener en 2012, que las importaciones disminuyan tan poco (-1,5%), cuando lo más seguro es que el precio del petróleo suba bastante, o que las exportaciones crezcan un 6% (frente a un 1,6% estimado para 2012) cuando sabemos que nuestra producción de automóviles, por ejemplo, está cayendo un 22%, que las pernoctaciones turísticas disminuyeron un 10% en este verano, o que la economía europea se va a resentir cada vez más por el efecto de las políticas de austeridad.
Lo que hace el Gobierno es recurrir a un viejo truco: se infla la proyección de crecimiento y así las cifras presupuestadas de ingresos son mayores, pudiendo presentar entonces mejores registros de saldo presupuestario”.
Es eso. En la receta funciona, no en la realidad. El enfermo agoniza. Yendo a lo práctico: el triple de caída de nuestra economía indica que… serán precisos más recortes, dirán los médicos medievales. El paciente está ya desahuciado. Solo queda rezar. A lo mejor por eso se han apuntado a la tarea con tal fruición las piadosas damas del PP.
El periscopio
 

ATTAC Mallorca no s'identifica necessàriament amb els continguts publicats, excepte quan estan signats per la pròpia organizació.