Menu

El dólar en terapia intermedia

24 juliol, 2009 - Opinió

Hedelberto López BlanchRebelión
En los primeros años del siglo XXI los acuerdos y decisiones tomadas por varios países para realizar sus intercambios comerciales les están enviando a Estados Unidos fuertes señales de que más temprano que tarde, el dólar dejara de ser la principal moneda de reserva mundial.
Cada día los socios comerciales de Estados Unidos comprenden que no tienen excedentes para financiar los masivos déficit presupuestarios de Washington que pasan de los dos millones de millones de dólares debido a sus guerras de rapiña por Iraq y Afganistán, la crisis económica, los millonarios rescates a bancos y empresas en bancarrota y los programas de estímulo.
La libra esterlina inglesa que era la moneda internacional en los siglos XVIII, XIX y principios del XX, se derrumbó debido al déficit acumulado por el imperio británico durante la Primera y Segunda Guerras Mundiales, y el ascenso incontenible de Estados Unidos como nueva potencial global.
Desde los acuerdos de Bretton Wood, en 1944, Estados Unidos logró que el dólar se estableciera como moneda de reserva en el orbe y su valor lo garantizaban sus grandes acumulaciones de oro.
En la década de 1970, Washington alcanzó un acuerdo con la OPEP por medio del cual todas sus actividades comerciales petrolíferas se efectuarían con el billete verde, mientras a la par éste le garantizaba un rearme militar a Arabia Saudita y protegería a las monarquías del Golfo de posibles invasiones o amenazas internas.
Desde entonces, Washington también separó el dólar de sus reservas de oro y comenzó a imprimir a diestra y sinistra su moneda con lo cual inundó al mundo con esos papeles sin que estos tengan un valor real con las riquezas del país emisor.
La preocupación por la debilidad y el futuro del billete verde, que Estados Unidos imprime por cantidades sin tener un respaldo en oro, ha motivado que los acreedores extranjeros busquen alternativas a la deuda norteamericana que han comprado y en las cuales tienen sus reservas.
En mayo de 2005, Irán autorizó la apertura de un mercado de petróleo con operaciones en euros, lo cual fue uno de los primeros golpes para el dólar. La República Islámica registró una bolsa de petróleo en la isla de Kish, en el Golfo Pérsico, donde vende crudo en euros y es el quinto mercado de petróleo, después de Nueva York, Londres, Singapur y Tokio donde las operaciones se realizan en dólares.
Dos años antes, Siria había comenzado a cambiar sus reservas por euros; el Banco Central de los Emiratos Árabes Unidos, convirtió en euros el 10 % de sus reservas en dólares; Venezuela siguió el camino hacia la búsqueda de monedas más seguras como euros y yuanes chinos y Suecia recortó sus reservas en dólares a solo el 20% y elevó al 50% las acumuladas en euros, asimismo, el Banco Central de Rusia, según el diario Pravda, tiene la mayor parte de sus reservas en euros.
En marzo de 2009, China y Argentina adoptaron un acuerdo de facilidades recíprocas que les permite saltarse el dólar en sus intercambios comerciales. De esa forma, Argentina comprará productos chinos con una línea de crédito abierta de 70.000 millones de yuanes (unos 10.000 millones de dólares), mientras que Argentina pone a disposición de China una suma equivalente en pesos. Beijing ha firmado convenios similares con Corea del Sur, Malasia, Bielorusia e Indonesia.
Igualmente, el Banco Central de Brasil informó que se alcanzó un acuerdo inicial con China para la sustitución gradual de dólar en las transacciones bilaterales, que serán de 40.000 millones de dólares en el presente año. La formula será la de emplear el real, moneda brasileña, y el yuan, en el comercio chino-brasileño, informó un portavoz del Banco Central de Brasil.
Argentina y Brasil, por su parte, llegaron a un entendimiento para sustituir al dólar en todas sus transacciones comerciales y emplear en su lugar las monedas de sus respectivos países.
Los ministros de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) aprobaron en junio pasado, un acuerdo macro para establecer el Sistema Único de Compensación Regional (Sucre) como una unidad de cuenta común del grupo, cuyo mecanismo funcionará para transacciones entre Bolivia, Cuba, Ecuador, Honduras (pendiente tras el golpe militar), Nicaragua y Venezuela.
El ministro de Finanzas venezolano, Alí Rodríguez Araque, significó que el Sucre es un punto de apoyo para acuerdos con monedas unitarias que están comenzando a plantearse en otras latitudes como en Rusia y China, con el fin de crear una nueva arquitectura financiera mundial. Ese enfoque, según su valoración, permitirá al mundo librarse de los problemas por las fluctuaciones y el debilitamiento del dólar estadounidense. “Lo ideal es que toda la región latinoamericana y caribeña tenga su propia unidad de reserva”, subrayó. En la ciudad rusa de Ekaterimburgo tuvieron lugar a fines de junio dos importantes eventos enfilados hacia ese fin cuando primero se reunieron los seis países que integran la Organización de Cooperación de Shanghai (OCS) -China, Rusia, Uzbekistán, Kirguistán, Tayikistán, Kazajstán, y como invitados estuvieron, India, Pakistán, Irán y Mongolia- para examinar las posibilidades de intercambio. En el evento se apremió a los miembros a realizar el comercio con sus monedas nacionales o con una futura divisa supranacional para prescindir del dólar,
Aun no había cerrado sus puertas la reunión del OCS, se encontraron en la misma ciudad los integrantes del nuevo grupo denominado BRIC (por la sigla de sus miembros, Brasil, Rusia, India y China), que en la declaración final expresaron que se hacía “muy necesario tener un sistema de divisas estable, de fácil pronóstico y más diversificado”.
En solo una década los cuatro Estados del BRIC han duplico su crecimiento económico y su participación en el Producto Interno Bruto mundial: de 7,5 % en 1998 a más del 15 % en 2008.
Ahora China ha lanzado un programa piloto que permite a los países vecinos cerrar los negocios comerciales con el yuan, sin necesidad de convertir los pagos a otro tipo de divisa. Ya seis compañías de Shangai han firmado contratos con contrapartes en Hong Kong e Indonesia para comenzar los intercambios con la moneda china.
Según los contratos, si las partes tienen yuanes, no necesitan convertirlos ni ingresar al mercado internacional de divisas para cerrar los transacciones. Si la modalidad se expande, esa moneda se podrá utilizar entre China y el grupo de países del ASEAN (Brunei, Birmania, Camboya, Indonesia, Laos, Malasia, Filipinas, Singapur, Tailandia y Vietnam).
Tanto China como Rusia han planteado repetidamente la necesidad de una nueva moneda global para reemplazar al dólar y en la última reunión del G-8, efectuada en la ciudad italiana de L´Aquila el presidente moscovita Dimitri Medvedev dijo en conferencia de prensa que habían discutido la utilización de otras monedas nacionales, incluido el rublo, como moneda de reserva, así como otras supranacionales.
Seguidamente, enseñó como prueba a los presentes una moneda que según el mandatario, representa una “divisa unida mundial futura”, en la que están trabajando.
Para Medvedev resulta completamente artificial el actual sistema unipolar, basado en “un gran centro de consumo financiado por un déficit cada vez mayor y por deudas crecientes, sin las reservas de divisas que antes poseía y con un régimen dominante de evaluación de bienes y riesgos”
Estados Unidos tiene la capacidad de continuar imprimiendo cantidades ilimitadas de dólares para pagar importaciones, costear guerras y mantener más de 750 bases militares en el orbe, pero lo cierto es que el billete verde ya esta en terapia intermedia y si sigue empeorando pueda entrar en terapia intensiva.

ATTAC Mallorca no s'identifica necessàriament amb els continguts publicats, excepte quan estan signats per la pròpia organizació.