Menu

"El movimiento neocon, una estrategia mundial que empezó con Thatcher y que Aznar ha suscrito"

8 octubre, 2008 - Opinió

Marcos ParadinasEl Plural
La politóloga estadounidense acudió a España para presentar su libro El pensamiento secuestrado: Cómo la derecha laica y la religiosa se han apoderado de Estados Unidos y ayer ofreció una conferencia en el municipio madrileño de Alcorcón.
“Bush no es un accidente”
Susan George advirtió de que “Bush no es un accidente”. El actual presidente es el resultado de “un proceso de derechización del sistema que comenzó hace 30 años”, explicó. Este proceso ha sido protagonizado por poderosas fundaciones neoconservadoras que “entre 1982 y 2002 han invertido más de mil millones de dólares en apoyar y difundir las ideas conservadoras”, explicó la politóloga.
Inmersión de becados
Las fundaciones “seleccionan a jóvenes brillantes” y financian su formación mediante becas y subvenciones. Después les “colocan en puestos estratégicos cerca de Washington, como ayudantes de juzgados o becarios en la Casa Blanca, aclaró George. Así crean élites intelectuales y responsables políticos afines a las ideas más conservadoras.
“Hegemonía cultural” de la derecha
El resultado es una “hegemonía cultural” de la derecha, que se refleja en un control de las llamadas industrias culturales (cine, libros, medios de comunicación, etc.). En ese sentido, y como El Plural ha subrayado en muchas ocasiones, España parece funcionar como una sucursal de los Estados Unidos: dos ejemplos claros, y vinculados son la Fundación FAES, presidida por José María Aznar, y el no menos neocon Grupo de Estudios Estratégicos (GEES), considerados los pensadores adjuntos al ex presidente español.
GEES y FAES
La relación entre estos dos órganos no es solamente ideológica. El presidente de GEES, Rafael Bardají, no es otro que el director de política internacional de la FAES. Por no hablar de que el propio Bush ha recibido a Bardají en la Casa Blanca al menos en dos ocasiones: en 2004 junto a toda la familia Aznar y en 2005 a la jura del segundo mandato de Bush, con Ana Botella.
“Redes” de la fundación de Aznar
Basta entrar en la página de FAES e investigar en la explicación de “¿Qué hacemos?” para ver las similitudes con lo que explica Susan George: libros, becas, cursos, conferencias, campus, intercambios con Iberoamérica… Toda una estructura dedicada a la “creación de redes” para expandir la ideología neoconservadora.
Libertad Digital, hogar de los neocon
Mientras, GEES es una muestra de la interacción con los medios de comunicación. Desde su columna en Libertad Digital, el grupo ha encontrado una amplia ventana desde la que comunicar su doctrina. Pero no es la única. La propia politóloga Susan George cita a la “fundación ultraconservadora Heritage” cuando habla de estos grupos de difusión ideológica en EEUU, cuyos artículos, casualmente, también acoge el periódico de Losantos, que además, ha declarado en numerosas ocasiones que concibe Libertad Digital como “un auténtico think-tank”.
Aznar y Thatcher
Precisamente Susan George se refiere al ex presidente conservador: “Es una estrategia mundial que empezó con (la ex primera ministra británica Margaret) Thatcher” y que el anterior presidente del Gobierno español, José María Aznar, “ha suscrito”. “Funciona como una teología, una religión, unos valores que suscriben y creen a ciencia cierta”, explicó la politóloga.
La pereza de la izquierda
La derecha en este sentido se ha movido con mucha rapidez, en parte por la complicidad de la izquierda, mucho más perezosa en este campo. Por ello, Susan George instó a la izquierda de todo el mundo a “darse cuenta de que las ideas tienen consecuencias”. “Deben proteger y proyectar sus ideas” y “utilizar los mismos instrumentos” de que se sirven los neoconservadores. En ese contexto se entiende la decisión de José Luis Rodríguez Zapatero de encargar a Jesús Caldera la creación de la Fundación IDEAS, un think tank, una fábrica de ideas con la que competir en las mismas condiciones que lo hace la derecha.

ATTAC Mallorca no s'identifica necessàriament amb els continguts publicats, excepte quan estan signats per la pròpia organizació.