Menu

Emergencia: ya no es tiempo de juegos florales

3 desembre, 2012 - Estatal, Opinió

Rosa María Artal – Comité de Apoyo de ATTAC España
Imaginemos un país donde se “vende” un Banco, el de Valencia, -hundido por el putrefacto PP de esa comunidad durante su larga hegemonía- por un euro. El agraciado es CaixaBank. Y se han ido por el sumidero 5.500 millones de euros de nuestros impuestos que ya hemos pagado y seguiremos pagando en calidad de vida. Imaginemos también un país en el que, 37 años después de su muerte, se rinde homenaje al dictador de cuatro décadas, y ni el gobierno lo impide, ni cruje la sociedad de arriba abajo. Ese mismo ejecutivo que amnistía por dos veces –enmendando la plana a la justicia con empecinado tesón digno de otras causas- a unos condenados por tortura. Del cuerpo de los Mossos de Escuadra. O en el que un chico de 21 años, Alfonso Fernández Ortega, está detenido -sin juicio- en la prisión de Soto desde el 14N, fecha de la huelga general, bajo acusaciones poco claras.
Vamos a imaginar muchas más cosas, por ejemplo, que la OCDE nos pronostique para 2013 el peor año de la crisis, con 6,2 millones de parados, una deuda que dejó Zapatero en 68,5% del PIB y que va a llegar al 97,6%. O que la economía retrocederá el triple de lo que ha manejado el gobierno para elaborar los presupuestos. Más aún, que escuchemos decir al presidente Rajoy: “ Confío en que la OCDE se equivoque”. Y es que su gobierno debió de comprar la bola de cristal adivinatoria en un comercio chino de los que tanto nos gustan ahora. Ya nos venden por la tele las ganas que tienen los millonarios de ese país en venir a residir a España y comprar su permiso de residencia. Por 160.000 euros, viene de regalo con el piso adquirido.
Pero es el momento de contar con otra hipótesis: la oposición política no hace otra cosa que participar en los juegos florales parlamentarios y mediáticos oponiendo tímidas críticas. Alguna enmienda o proyecto que barre la apisonadora del PP, como es sabido, pero que hace quedar bien. Creen.
El PSOE sigue desmoronándose. Ya no le ha faltado más que la trama corrupta que afecta a altos cargos del PSC. Perdió 8 diputados en las elecciones catalanas y sus dirigentes -al igual que los nacionales- “se felicitaron” por el trabajo realizado. Es que las encuestas decían que serían peores los resultados. Grandioso. Es que esta nueva dirección –estatal- “lleva solo 5 meses”. Renovada ella, con caras e ideas sorprendentes y prometedoras, a ver si para 2.050 encuentran la senda perdida y salen del agujero en el que entonces se encuentren. Y en el que, visto lo visto, seguirán congratulándose de lo bien que lo están haciendo.
Lo peor es que la ciudadanía es del palo “yo voto al que tenga posibilidades de ganar”. Y solo ve dos caminos: PP y –todavía- PSOE. La izquierda más real que la que hoy representan los socialistas, ha ganado en Cataluña –si descontamos a ERC más local- 3 escaños que tampoco es para tirar cohetes, por mucho que también “se feliciten” por los resultados. Y aunque UPyD se dio allí un buen batacazo, su ultranacionalismo español gusta en el resto del Estado un poco más. Aunque sea de derechas o de izquierdas según convenga, o haya votado, de la mano del PP, en contra de llevar a cabo un referéndum sobre los recortes. El panorama así es idílico.
La sociedad no puede esperar más. Todo esto y mucho más es real, aunque parezca increíble. Nos encontramos en una situación límite. Achicando el agua que nos anega por todas partes. Con los profesionales de la medicina –todos los sectores: médicos, enfermeras, celadores, auxiliares, administrativos- fuertemente implicados en Madrid para que no nos desmantelen la sanidad pública, hemos de asistir impertérritos a las consignas del PP que insultan nuestra inteligencia diciendo que no se privatiza nada. Ah, vaya, que eso se llama “Plan de externalización de la gestión sanitaria” u “optimización de recursos”. Solo que se entregan al capital riesgo -para comerciar con nuestra salud por definición-  6 hospitales, un centenar de centros de atención primaria, el Instituto de Cardiología y otros servicios. Todo muy rentable. Se ha abierto un negocio de 400 millones de euros ¿Quién lo desprecia? Y ya se sabe que si no obtienen los beneficios deseados, también la Comunidad echará una manita para que se queden contentos.  “Optimizan” sus bolsillos y los de políticos y parientes implicados en esas empresas que es un gusto.
Algo más. Una pregunta clave, si le marean los datos. La medicina es una vocación de servicio público que ha de bregar con las no muy agradables averías que arroja un cuerpo enfermo. Sus profesionales nos están alertando de la gravedad de estas medidas ¿A quién hace Vd. más caso? ¿A su médico o enfermera o… a los desprestigiados políticos?
Volvamos al principio. Hemos enterrado 5.500 millones de euros en un solo banco. Y quedan muchos pufos que cubrir en el sector. Las políticas neoliberales del PP están hundiendo la economía y nuestras vidas a extremos inimaginables. Cada vez pagamos más impuestos por menos servicios. Y nos “modulan” los derechos a diario. ¿Tanto le cuesta deducir a un sector de la sociedad lo que ocurre? ¿Por qué estamos mucho peor que hace un año? ¿Qué inventario ha añadido a todas las “herencias” –propias y ajenas- la actual gestión del PP? ¿En qué se justifican las mermas de sanidad, educación, cultura, ciencia, transportes, servicios… viendo quién se lleva nuestro dinero? 5.500 millones un solo banco, repito. 37.000 entre todos los afectados… por el momento. Los hospitales aún semiprivados “rescatados” con dinero público. Las autopistas. Lo que haga falta. Mientras, un hombre se ha suicidado en Navarra porque le desahuciaban al deber… poco más de 4.000 euros de alquiler. ¿Las estafas continuas nos han “externalizado” el cerebro?
Atascado un sector mayoritario de la ciudadanía en mirar al Parlamento que le representa, que eligió para que cuidara de sus intereses, es hora de exigir a los políticos con dignidad y consciencia que acaben con este sufrimiento. Váyanse si es preciso, hagan huelga total, acudan a los Tribunales internacionales, no secunden más estos atropellos con florituras verbales y ninguna acción efectiva. Evidencien ante el mundo que no son cómplices de una acción de gobierno que degrada nuestra vida, sin que tengamos culpa alguna, y ni figuraba en los programas, ni se anunció -sino todo lo contrario- y nos sirven con continuas mentiras. ¿No ven la desesperación de mucha gente? ¿El atontamiento sumiso de otros? Aparquen el lirio y la hortensia ¡Y hagan algo de una vez!
 El Periscopio

ATTAC Mallorca no s'identifica necessàriament amb els continguts publicats, excepte quan estan signats per la pròpia organizació.