Menu

Es hora de indignarnos

23 maig, 2011 - Moviment 15M

Marcos Roitman Rosenmann – Consejo Científico de ATTAC España
Siempre sucede lo imprevisible. En la punta del iceberg una manifestación convocada el domingo 15 de mayo por la plataforma Democracia Real Ya y Juventud sin futuro, cuyo eslogan es sin trabajo, sin casa, sin miedo, sintetiza el estado de ánimo de la generación nacida en los años 80 del siglo XX.
En España, desde el rescate a los bancos y la reforma laboral, el malestar crece y las manifestaciones se generalizan. Los motivos sobran. Unas veces es contra el recorte de las pensiones, el desempleo, el derecho a la vivienda, y otras contra la corrupción, la privatización de servicios públicos como el agua, la salud o los privilegios de la banca. Salir a la calle enarbolando la bandera de la democracia real ya y pidiendo un futuro digno para la juventud no era excepcional. Estaba dentro de lo previsible. Una más entre otras. El resultado era previsible. Como de costumbre, sus convocantes serían tachados de grupos sin proyección y sus participantes, marginales adscritos a los movimientos antisistema. Suma de comunistas, anticapitalistas, radicales, inconformistas e inadaptados. Sin duda pasaría desapercibida. Los periódicos de tirada nacional dirían cuatro tópicos y asunto zanjado. Pero en esta ocasión, algo salió mal. En Madrid, Barcelona, Valencia o Sevilla la convocatoria desbordó los cálculos. Concentró a decenas de miles de jóvenes y menos jóvenes. En la marcha confluyen hombres y mujeres de todas las edades pertenecientes a los distintos sectores de las clases populares. Profesionales, estudiantes, jóvenes en paro, trabajadores en precarios, jubilados y también inmigrantes. A medida que entraba la noche, seguían llegando manifestantes y solidaridades. Los campamentos de protesta se consolidan en las plazas de las principales ciudades: Coruña, Vigo, Zaragoza, Madrid, Barcelona, Granada, Córdoba, Mallorca. No hay ciudad donde el movimiento no crezca. El nombre del movimiento se consolida, toma el día de la convocatoria: 15 de mayo. Su emergencia es un punto de inflexión. Una palabra logra definirlos: indignados.
El primer resultado ha sido la respuesta de la Junta Electoral Central. Reunida de urgencia, por un voto de diferencia emite una resolución obligando al gobierno a disolver los campamentos. El argumento: desestabilizan el proceso electoral y se ubican fuera de los marcos legales. En segundo lugar, tenemos la aparición en escena de los partidos mayoritarios de la clase política. Pasan de ignorar sus reivindicaciones a mostrar asombro y atacar. Atónitos se preguntan: ¿cómo ha sido posible tal desborde popular?
La miopía de sus ideólogos se adueña de las interpretaciones, tanto en la derecha como en el PSOE. En este sentido, recurren a la comparativa. Para muchos son un mal calco de las ocurridas en Túnez, Egipto, Siria, etcétera. En España no tienen futuro. La democracia está consolidada y el voto es una realidad. Esta visión reduccionista coexiste con otras realmente peligrosas. Para el Partido Popular, sus organizadores son izquierdistas manipulados por el gobierno, cuyo fin es desestabilizar las elecciones del 22 de mayo, de manera similar a como lo hicieron, según ellos, cuando perdieron las elecciones generales en 2004. La solución es recurrir a la fuerza pública, reprimir y acabar con ellos. Esta visión es aceptada y difundida por los medios de comunicación de la derecha y cercanos al Partido Popular. ABC, Mundo, La Razón, La gaceta, Radio COPE, Inter-economía. En el otro lado, el PSOE los observa con cautela y considera a sus convocantes, jóvenes desorientados por la crisis, incapaces de entender el hondo calado de justicia social inmersa en sus reformas. En términos absolutos les otorga una parte de razón, pero de inmediato acotan, yerran en el blanco. No se puede responsabilizar a los empresarios, a los banqueros, ni a los partidos políticos mayoritarios de la crisis. Los verdaderos culpables son especuladores desalmados. Por tanto, las reformas han de ser consensuadas con el fin de lograr la estabilidad de los mercados y confianza a los inversores, base para la creación de empleo.
La miopía es general. La prensa extranjera lo considera una protesta parcial. Así destacan la juventud de sus miembros. Sin embargo, el M 15 es el resultado de una larga lucha de muchos sectores sociales afectados por la crisis, donde el malestar confluye evidenciando la falta de democracia y la pérdida de derechos reales en todas las esferas de la vida pública. Si prestamos atención a la plataforma Democracia real Ya, encontramos una trama reivindicativa muy estructurada. Entre sus ocho epígrafes destaca: la eliminación de los privilegios de la clase política, el reparto del trabajo fomentando reducciones de jornada y conciliación laboral hasta acabar con el desempleo estructural. La creación de bonificaciones para empresas con menos de 10 por ciento de contratación temporal. Fomentar ayudas al alquiler para jóvenes y aquellas personas de bajos recursos. Dación en pago de las viviendas para cancelar hipotecas. servicios públicos de calidad. Control de las entidades bancarias. Prohibición de cualquier tipo de rescate o inyección a los bancos. Elevación de los impuestos a la banca de manera proporcional al gasto social ocasionado por su mala gestión. Prohibición de inversión de bancos españoles en paraísos fiscales. Sanciones a la mala praxis bancaria. Aumento del tipo impositivo a las grandes fortunas. Control real del fraude fiscal y la fuga de capitales. Protección de las libertades ciudadanas y democracia participativa. referéndum obligatorios y vinculantes para las cuestiones fundamentales que modifiquen las condiciones de vida de los ciudadanos. Establecimiento de mecanismos reales que garanticen la democracia interna en los partidos políticos. No al control de Internet. Modificación de la ley electoral y reducción del gasto militar. Asimismo, en uno de los panfletos repartidos, titulado Como hackear las próximas elecciones, nos aconsejan: a) no votar en blanco, b) no abstenerse ni practicar el voto nulo. No sirve. Consolidan el bipartidismo y los partidos mayoritarios, y c) votar a un partido minoritario. Hay muchos donde elegir. Examina sus programas y seguramente encuentres alguno que se ajuste razonablemente a tus peticiones.
Este movimiento, heterogéneo y lleno de propuestas, lucha por recuperar los espacios democráticos secuestrados por el mercado. Representa un sentir generalizado de malestar social, por ello ha logrado calar en amplios sectores de la sociedad. Por consiguiente, intentarán acallarlo, infiltrarlo o capitalizarlo. Sin embargo, sus impulsores tienen la cabeza bien puesta y los objetivos claros. Democracia real ya con todas sus consecuencias. Una auténtica revolución en España donde priva la mediocridad. Démosle la bienvenida, puede ser el germen de un nuevo tiempo. Pero también seamos prudentes. Es hora de indignarnos.
Artículo Publicado en La Jornada.

ATTAC Mallorca no s'identifica necessàriament amb els continguts publicats, excepte quan estan signats per la pròpia organizació.